Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo sobrevivir en mar abierto

--25-
144k

La mayoría de las personas adoran el mar y cada que les sea posible van a la playa. Sin embargo, no hay que olvidar que el agua es tan atractiva como peligrosa.

En Genial.guru nos dio curiosidad investigar cómo hay que actuar si de pronto resultas solo en mar abierto. Descubrimos unas reglas que son fáciles de memorizar. Al cabo, nunca sabemos qué nos espera mañana y más vale estar preparados.

Vence tu pánico

No es de sorprender que una persona que termina en mar abierto siente un miedo salvaje por su vida. Sin embargo, el pánico no te ayudará para nada, solo confundirá tu mente y arruinará el ritmo de respiración adecuado. Por lo tanto, lo primero que debes hacer es intentar calmarte.

Elige el estilo de natación correcto

En esta situación, tarde o temprano tendrás que moverte en el agua. Depende del estilo de natación que elijas si podrás resistir durante mucho tiempo o no. Recuerda la siguiente regla clave:

  • En calma, si el mar no presenta oleaje, es mejor nadar de espaldas. Así podrás relajarte al máximo y respirar mejor.
  • Si, al contrario, existe oleaje, es mejor nadar boca abajo. Por ejemplo, de pecho. Inhala, sumerge la cabeza en el agua y exhala. Si no tienes que mantener tu cabeza sobre la superficie del agua, ahorrarás tus fuerzas.

Encuentra algo que esté flotando

Si terminas en mar abierto después de un naufragio o después de que un avión haya aterrizado sobre el agua, seguramente habrá muchos objetos alrededor que flotan a la perfección. Claro, lo ideal sería si fuera un barco o una balsa, de los que vienen en los cruceros y ferrys.

No olvides la ropa

Recuerda que los rayos solares directos pueden ser muy peligrosos. Por lo tanto, no te quites la ropa que te protege del sol.

Si terminas en el agua semidesnudo, busca algo que te podría cubrir de los rayos solares. Lo ideal sería elaborar una especie de sombrita.

Define tu alimentación

Si tu balsa tiene algún alimento, estaría bien. Si no, no significa que te vas a morir de hambre.

  • Si tienes alimento, distribúyelo en porciones diarias pequeñas. Así la provisión te rendirá más y no tendrás problemas de digestión.
  • Si no tienes alimento, puedes elaborar una caña de pescar de una agujeta y, por ejemplo, un pedazo de lata (para el lanzuelo) e intentar pescar así. Si no tienes estas herramientas, intenta sacar algas con las manos: ahí podrás encontrar algunos peces pequeños.
  • Intenta pescar incluso si tienes alimento. Porque el pescado contiene cierta cantidad de líquido.
  • No consumas alimentos dañados por más hambre que tengas.

Junta líquido

Durante un viaje forzoso en el mar, el agua es más valiosa que la comida. Porque te mueves poco y casi no gastas energía. Pero gastas el líquido todo el tiempo. Recuerda que no se debe beber agua marina.

  • Condensado. Necesitarás una caja, dos recipientes, un material impermeable y unas pesas. Vierte en un recipiente agua marina. Pon el otro a un lado en la caja. Fija sobre ambos frascos un pedazo de tela impermeable, por ejemplo, polietileno, y pon sobre el recipiente vacío una pesa. Pronto se llenará de agua dulce.
  • Agua de la lluvia. Siempre procura que tengas en reserva un par de recipientes para recolectar agua de la lluvia.

Pide ayuda correctamente

Naturalmente, en esta situación querras pisar la tierra firme lo más pronto posible. Sin embargo, debes pensar detalladamente sobre los pasos que vas a dar. Recuerda estas sencillas reglas:

  • Si no sabes dónde estás, rema. Confía en la corriente. Tiene más probabilidades de llevarte hacia la tierra.
  • No te eches al agua al ver un barco a lo lejos. No intentes alcanzarlo. Es mejor enviar una señal usando un espejo o un trozo de lata.
  • No intentes enviar una señal usando fuego, para no poner en riesgo tu refugio temporal en forma de balsa.
  • Si tuviste suerte de rescatar algunos cohetes para enviar una señal, no las enciendas en vano, solo úsalos si ves algún barco a lo lejos.

No pierdas la esperanza

La desesperación es tu peor enemiga. No pierdas la esperanza de que te rescaten. Existen muchos ejemplos cuando las personas fueron encontradas en mar abierto meses después de su desaparición.

Ilustradora Ekaterina Gapanovich para Genial.guru
Basado en material de Survive Nature
--25-
144k