Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Con estos 8 hábitos aprenderás a dormir muy bien y despertar con ganas de cambiar el mundo

--5-
19k

La naturaleza del sueño es un campo sin fin para las investigaciones de científicos de todo el mundo. Y de allí salen hechos realmente interesantes.

Así, por ejemplo, ya inventaron un método de decodificación del sueño, con la ayuda del cual pueden identificar las imágenes que ve la persona mientras duerme con un 60 por ciento de eficacia. Y el experimento con 60 parejas demostró que las discusiones y problemas en la relación están directamente vinculados con la calidad del sueño.

¿Pero qué tiene que hacer uno si no puede dormir bien? A veces es difícil levantarse de la cama en la mañana y en la noche. Justo a la hora de dormir, te atacan todos los pensamientos que no has tenido durante el día.

Genial.guru te comparte los secretos de cómo dormir y despertar bien, confirmados por los que saben del tema.

1. Mantén tus pies calientes y la cabeza fría

Los estudios han demostrado que si tienes tus pies bien abrigados, vas a conciliar el sueño mucho más rápido. Los que duermen con calcetines no necesitan mantas adicionales porque no sufrirán cambios bruscos de temperatura corporal y, por consecuencia, no se despertarán de noche por esta razón.

¿Y qué pasa con la cabeza fría? Pues, es porque solo en un ambiente bien ventilado la persona puede relajarse al máximo. Ya eliminamos este problema, desaparecerán las pesadillas y regresará un sueño saludable. El balance de temperaturas es la regla número uno.

2. Prepárate a dormir con anticipación

El entrenador de fitness Craig Ballantyne desarolló su propio sistema que ayuda a recuperar las fuerzas durante la noche y sentirse con energía durante todo el día siguiente. Su fórmula "10-3-2-1-0" se trata de ciertas limitaciones en los hábitos que nos pueden arruinar el sueño:

  • 10 horas antes de dormir: nada de cafeína.
  • 3 horas antes de dormir: eliminar bebidas alcohólicas y comida.
  • 2 horas antes de dormir: posponer los quehaceres laborales o de negocios.
  • 1 hora antes de dormir: cero pantallas, solo libros de papel.
  • Despertar con las primeras notas del despertador.

No es un hábito muy difícil para desarrollar. 21 días y te sentirás mucho mejor.

3. Encuentra una pose para dormir

¿Se te duermen las piernas después de estar en la cama, te duele la espalda o el cuello y la cara se te hincha en las mañanas? Si es así, entonces es hora de cambiar de pose.

Los doctores dicen que lo más favorable para nosotros es dormir sobre el costado izquierdo. Esta posición contribuye a un aumento adicional de la sangre, mejora el flujo linfático y activa el sistema digestivo.

Por esto, si sueles dormir en tu lado izquierdo, tendrás menos probabilidades de desarrollar problemas con tu sistema inmunológico.

Y si aún no estás listo para cambios tan radicales, puedes mantener las curvas naturales de la columna o quitar tensiones en las rodillas con la ayuda de una almohada o una manta. El suave soporte te ayudará a dormir bien en cualquier posición.

4. Produce melatonina

Como ya sabemos, la melatonina es la hormona del sueño y regula los biorritmos del ser humano. Y, por supuesto, si no tienes la suficiente en tu cuerpo, sufrirás de insomnio. Nuestros malos hábitos y trabajo de noche inlfuyen de forma negativa en la producción de esta hormona. Otro dato importante es que la melatonina ralentiza el proceso de envejecimiento.

Para llenar los vacíos se recomienda consumir bananas, pavo, queso, nueces y semillas. O sea, productos ricos en triptófano. Y para fines preventivos, puedes tomar un curso de melatonina, habiendo consultado previamente con tu médico de cabecera.

5. Acuéstate y despierta con tu ser amado

¿Quién nos motiva en la vida, si no es nuestra media naranja? Así que, ¿por qué no se programan para acostarse antes de lo normal juntos? Si van a tener un día lindo en familia, no será tan difícil despertar temprano.

Abrazos, besos, un cariñoso "lindos sueños" y un "buenos días" de nuestros seres amados nos sintonizan con las emociones correctas, las que manejan nuestro sueño y el despertar. Los científicos dicen que el dormir con tu pareja baja el nivel de cortisol. El exceso de esta hormona puede afectar negativamente nuestro cuerpo.

6. Calcula la etapa del sueño rápido

Durante nuestro sueño nocturno atravesamos 5 etapas: somnolencia, sueño ligero, sueño interino, sueño profundo y sueño rápido. Las primeras 4 son las etapas de sueño lento y la quinta se parece al estado de actividad.

Sin embargo, los científicos descubrieron que en la fase de sueño rápido nuestro cerebro procesa y distribuye la información. Un despertar brusco durante esta etapa puede acarrear distorsiones psíquicas. Por lo cual, al terminar el ciclo, se puede despertar de una forma fácil y rápida cuando estés en la frontera entre el sueño rápido y la somnolencia.

En general, las etapas de sueño lento duran entre una y dos horas y la del sueño rápido, 5 a 20 minutos.

Haciendo los cálculos, entendemos que un despertar fácil puede suceder cada 2 horas y 20 minutos.

Y recuerda que lo mejor para nosotros es despertar sin la ayuda del despertador. El cuerpo sabe perfectamente bien cuándo tiene que hacerlo. Es una lástima que los horarios de los trabajos no se hagan en base a estos conocimientos.

7. Aprende de la sabiduría del Este

Los monjes tibetanos creen que el estado de ánimo influye en la salud humana. Si quieres reforzar el flujo de energía y dirigirlo en la dirección correcta, puedes hacer unos ejercicios al despertar. Si presionas ciertos puntos del cuerpo, mientras aún estás en la cama, se activará tu actividad cerebral, tendrás más energía y hasta estarás más sano.

  • Haz un suave masaje de tus ojos con los nudillos de los dedos gordos. Así arreglarás tu sistema nervioso.
  • Aprieta el abdomen e ínflalo. Veinte repeticiones y te olvidarás de estancamientos de sangre y bilis en el cuerpo.
  • Dobla las rodillas y presiónalas al pecho. Agarra tus piernas con los brazos. Este pequeño masaje de espalda, pecho y abdomen te activará y estarás listo para el largo día.

8. Inventa un ritual matutino por el cual querrás levantarte temprano

Sabemos que los cambios no son fáciles, pero lo valen. Si quieres ser feliz, sano y tener mucha energía, tienes que esforzarte. Pero no olvides tu motivación.

Puedes prepararte unos mensajitos con palabras de aliento y ponerlos al lado de la cama o despertador, en el baño o en la cocina. Solo tú sabes qué tienes que poner en estos mensajes. Si un simple "Soy genial" te saca de quicio, inventa tus propias motivaciones.

Otra buena idea es pasar la mañana a solas con una taza de café, planificando el día tranquilamente mientras tu familia aún no se ha despertado.

Imagen de portada depositphotos.com
--5-
19k
Compartir este artículo