Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

De esta forma puedes reconocer un correo electrónico falso

Todos hemos sido víctimas, o lo seremos en algún momento, de los criminales cibernéticos. Y es que los hackers usan métodos cada vez más difíciles de detectar para atacar webs y servicios online. Genial.guru te enseña cómo detectar los correos electrónicos falsos y evitar así caer en la trampa de los cibercriminales.

Un estudio reciente señala que uno de los métodos más utilizados por los cibercriminales para robar datos es el envío de mails en los que se anuncia que la cuenta del usuario va a ser cancelada porque ha estado enviando spam (correo basura) y en los que se solicita introducir contraseñas para evitar el cierre de la misma.

A primera vista, los correos electrónicos falsos parecen reales y, por lo general, simulan comunicados oficiales de proveedores de servicios. En estos mails se pide al usuario que siga un link que lo redirecciona a una web falsa en la que se le solicita introducir contraseñas o datos de pago. Una vez que disponen de esa información, los hackers la utilizan con propósitos maliciosos.

Además, existe la posibilidad de que los archivos adjuntos que se envían en estos correos falsos contengan virus que infectan el ordenador del usuario al abrirlos.

¿Cómo reconocer los correos electrónicos falsos?

  1. Lee el correo detenidamente. Los mails falsos a menudo contienen errores fácilmente detectables, como gramaticales o de ortografía, o errores en los nombres oficiales y de marca, que suelen estar mal usados.
  2. Asegúrate de que el mail va dirigido específicamente a ti. Que no esté dirigido a tu nombre puede ser un indicativo de un correo falso. Las compañías siempre se comunican de forma personal con sus clientes.
  3. Chequea que estés recibiendo el mail en la dirección de correo con la cual te registraste. Los ciberdelincuentes recopilan gran cantidad de cuentas de correo aleatoriamente, o simplemente mandan sus correos a direcciones generadas de forma automática.
  4. Fíjate que la dirección del remitente sea de la compañía de servicios. Si no ves el nombre de la empresa después de la arroba (@), se trata de un correo electrónico fraudulento. Pero ten cuidado porque una dirección de correo electrónico se puede ocultar o cambiar.
  5. No te dejes acosar ni presionar. Las empresas que brindan servicios online no suelen insistir ni obligar al usuario a que dé sus datos personales o a que realice un pago.
  6. Ten cuidado con los vínculos falsos. Antes de hacer clic en los vínculos incluidos en el mail, comprueba que no te enviarán a un sitio fraudulento; para eso, pon la flecha del ratón sobre el vínculo y asegúrate de que la dirección URL que aparece sea la misma que figura en el texto del vínculo.
  7. No descargues archivos adjuntos si no estás seguro de su contenido. Los correos electrónicos falsos pueden contener archivos adjuntos que pueden ser software espía o algún virus.

Además, no olvides equipar tu ordenador con la última versión de un antivirus y actualizarlo regularmente.

Basado en material de 1and1
Compartir este artículo