Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

¿Estás seguro de que no tienes estos 10 indicios inquietantes que podrían hablar de una adicción?

A muchos de nosotros nos gusta relajarnos un poco al final de la semana laboral. Algunos lo hacen viendo televisión, otros con una copa de vino. Hay personas para las que despertarse con dolor de cabeza el sábado en la mañana es algo común. ¿Cómo entonces encontrar esta fina línea que separa un ritual agradable de una enfermedad?

Normalmente la adicción comienza de forma imperceptible para la persona, su familia y amigos. En Genial.guru te mostramos 10 indicadores peligrosos que deberían alarmarte.

1. Tomas más que antes

Cuanto más tomas, más se acostumbra tu cuerpo al efecto del alcohol. Si notaste este cambio, no vayas por otra copa. Para un momento y piensa si estás seguro de que quieres pagar con tu salud por esta sensación.

2. Sobrepasas tu límite

Si te pones algunos límites es porque ya no te tienes mucha confianza. Como si tu subconsciente te gritara: "¡Para!" Y si violas las promesas que tú mismo hiciste, debes confesar que el alcohol se está convirtiendo en un problema para ti.

3. Cuando la resaca cambia tus planes

Si ya has tenido la experiencia de despertar con dolor de cabeza y de mal humor después de haber tomado la noche anterior, no es nada grave. Se convierte en un problema cuando sucede a menudo. Si al menos una vez a la semana pides el día libre y cancelas las reuniones con tus amigos porque te sientes mal después de una fiesta, de seguro tienes que cambiar algo en tu vida.

4. Sin pasatiempos

¿Olvidaste de todos tus pasatiempos favoritos y no comenzaste ningún otro? Será porque en tu vida apareció algo que te quita toda la energía. No te justifiques con la sobrecarga en el trabajo. Recuerda que un paseo en bicicleta o una tarde de tejer relajan mucho más que una botella de vino.

5. Comenzaron los problemas estomacales

Todos saben que las bebidas alcohólicas le hacen daño a nuestro cuerpo. Si comenzaste a tener indigestión, lo primero que te recomendaría cualquier doctor sería una dieta con cero alcohol.

6. Te aburres con tus amigos

Un indicador alarmante podría ser también un formato diferente de tus reuniones con amigos. Si ahora se reunen sólo para tomar, algo está mal. Recuerda lo que hacían antes, si iban a acampar o caminaban por la ciudad y aún así lo pasaban de maravilla. Sin la bebida.

7. Inventas rituales alcohólicos

Lo peor para el alcoholismo no es la cantidad, sino la persistencia. Por esto, revisa si ya comenzaste a tener tus rituales especiales, como, por ejemplo una copa de vino en la cena "para el apetito", o una cerveza al final del día para relajarte y quitar el cansancio laboral. Debes tener mucho cuidado con esto.

8. Te preocupa que no te alcance

Otro indicio preocupante es cuando tratas de llegar a una condición "indicada" de intoxicación y por esto compras licor de más. Notas cuántas botellas quedaron en la fiesta, tomas más en casa hasta que te emborrachas.

9. El alcohol no se acumula en tu casa

Si antes tenías una colección de botellas que esperaban una fiesta, ahora con esta adicción no se te acumula en casa nada que tenga alcohol. Por supuesto, después compras más.

10. Proteges a los tomadores

Cualquier tomador se convierte en un hermano para ti. Si escuchas alguna discusión sobre famosos que sufren de alcoholismo, los comienzas a defender.

¡Muy importante!

Mira la imagen. Incluso si no eres adicto aún, cada copa acerca tu hígado a este estado. Sus células mueren y en lugar de ellas aparecen células de grasa. Esto hasta se ve feo. Un hígado así ya no funciona al 100% y trae bastante dolor a su dueño.