Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Los padres inteligentes nunca dicen a sus hijos estas 9 frases

--2-
53k

De pequeños, a menudo nos hacemos la promesa de no utilizar las mismas frases de nuestros padres cuando seamos adultos. Pero, más pronto que tarde, nos olvidamos de lo prometido. No obstante, los psicólogos están de acuerdo en que determinadas palabras pueden hacer un daño cuanto menos fuerte, si se emplean con los más pequeños.

Es por ello que en Genial.guru hemos elaborado un listado de frases a las que debes renunciar, según los expertos. Esperamos que este artículo te sirva de ejemplo para que actúes como una persona adulta y razonable, sabiendo cómo reaccionar a tiempo.

9. Тú siempre / nunca

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

Por lo general, las palabras "tú siempre / tú nunca" se enmarcan en un contexto negativo: "Tú nunca friegas tus platos", "tú siempre tardas demasiado". Básicamente, esto es igual que poner un estigma. El niño, tras oir estas afirmaciones, solamente entiende "eres malo" y no encuentra razón alguna para no creer lo que le dicen sus padres.

Por lo tanto, renuncia a este tipo de expresiones, reemplazándolas con frases que revelen tu punto de vista sobre lo que está sucediendo sin que aparezca un reproche explícito.

8. Te lo advertí

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

Con este tipo de frases, los padres solo demuestran su superioridad. Que siendo mayor seas más sabio y experimentado que tus hijos, es una obviedad. Al menos hasta cierta edad. Pero para los niños esta frase suena como "yo siempre tengo razón y tú nunca".

En cualquier situación, lo mejor es ayudar al niño a entender qué está haciendo mal o en qué se ha equivocado y cómo podría evitar errores similares en el futuro.

7. ¡Porque lo digo yo!

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

Esta frase supone un verdadero fracaso para los padres. Tan solo significa una cosa: careces de argumentos de peso. El niño es consciente de ello y lo percibe exactamente así.

Es mejor perder un poco de tiempo en explicaciones que criar a una persona con debilidades exageradas a la hora de defender su posición.

6. Eres bueno, te quiero

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

Puede resultar extraño, pero una alabanza en estos términos no es tan buena como parece. Es similar a una adicción: el niño querrá ser alabado, pero los padres no siempre van a estar de buen humor, ni serán capaces de evaluar tal y como se merecen sus logros. Al final, como resultado, el niño puede llegar a pensar que solo lo quieren cuando algo le sale bien. Y si él no puede hacer frente a alguna tarea, sus padres dejarán de quererlo.

En este caso, es mejor utilizar frases del tipo "Me sentí tan bien cuando tú..." o "Me alegra que tú...".

5. No lo haces bien, déjame a mí

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

Estas palabras con frecuencia generan inseguridad en los niños, "fabricando" a una persona que no se siente capaz de terminar bien lo que empieza. Y todo responde a que cualquier obstáculo será percibido como una dificultad insuperable. Mejor dejarlo a todo antes de que la búsqueda de una solución al problema te absorba por completo.

Renuncia a este tipo de expresiones y permite al niño cometer sus propios errores.

4. Los chicos / las chicas no se portan así

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

La imposición de diferentes estereotipos en la infancia temprana puede conducir a dos situaciones diferentes, pero igualmente desagradables.

En el primer caso, los niños seguirán estrictamente los estereotipos impuestos y reaccionarán con dolor a cualquier desviación de la "norma". En el segundo, empezarán con una oposición a tus palabras y acabarán haciendo justo lo que repruebas, como un desafío.

Por lo tanto, es mejor encontrar argumentos de peso para acabar con las lágrimas o la rebeldía de tu hijo.

3. Por qué no eres como...

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

Cualquier comparación entre los niños solo acarrea rivalidad entre ellos. Por supuesto, el niño necesita percibir con firmeza que no es el centro del mundo. Pero una comparación agresiva no te traerá nada bueno. Solo aportará desarrollos innecesarios de complejos y sentirá cada vez "menos amor" por los hermanos o amigos con los que se lo compara.

Es mejor que le digas directamente con qué no estás satisfecho o no te gusta. Muestra a tu hijo que tiene la oportunidad de alcanzar el éxito en algo, independientemente del nivel de éxito cosechado por su hermano o hermana.

2. No sales hasta que termines

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

Este tipo de "negociaciones" funciona con un niño mientras es pequeño. Cuando van creciendo, se dan cuenta de que pueden negociar en sentido contrario. La táctica del "servicio por servicio" distorsiona la percepción del niño sobre por qué hay que hacer unas y otras cosas. Después de todo, deberá recoger los juguetes de la habitación para que esté ordenada y no para que su madre le ponga los dibujos animados.

Para que el niño no desarrolle esta percepción falsa, explícale las verdaderas razones de tu posición y no negocies con indulgencias el comportamiento deseado.

1. Conmigo no debes tener secretos

Haz clic en la imagen para ver la respuesta
Haz clic en la imagen para ver la respuesta

Este tipo de frases solo pueden provocar un efecto contrario. El niño comenzará a mentirte para que te sientas tranquilo y con el tiempo puede que acabe convirtiéndose en un gran actor.

Acepta el hecho de que el niño, especialmente cuando es un adolescente, puede tener secretos que no quiere compartir con sus padres. Por supuesto, debes sinceramente estar interesado en su vida, pero no ir más allá, no te pases de la raya. Todos tenemos derecho a tener y disfrutar de nuestro espacio personal. Tus hijos, también.

Ilustradora Alena Tsarkova para Genial.guru
--2-
53k