Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Cosas que tienes tener en cuenta en el comienzo de un nuevo año escolar

--7-
11k

El regreso a clases puede ser estresante, no sólo para los niños, sino también para sus padres. Y no se trata únicamente de comprar todo lo que hace falta para ir a la escuela, sino también de estar capacitado psicológicamente para el nuevo año escolar.

En Genial.guru, te contamos cómo preparar a tu hijo para que se sienta cómodo al empezar cada nuevo periodo.

Elige una mochila que no vaya a deformar la columna vertebral infantil. Dicho esto, puedes dejar que tu hijo escoja el color y el estampado: eso lo ayudará a percibir el regreso a clases como un acontecimiento alegre, relacionado con algo agradable. Déjalo también elegir su ropa para la escuela. Si en el colegio se utiliza un uniforme, que es igual para todos, el niño puede escoger el suéter, la blusa o la camisa.

Esto no quiere decir que debas comprar lápices, bolígrafos o cuadernos de baja calidad. Con el fin de no gastar dinero extra en material escolar, puedes unirte a otros padres y comprar entre todos los útiles escolares al por mayor.

Es muy importante que el niño tenga su propio escritorio para estudiar y hacer los deberes. Es mejor que la computadora esté en otro sitio, de lo contrario, va a distraer la atención del niño. Además, el escritorio debe tener suficiente espacio para que pueda tener a mano su material y no pierda tiempo buscándolo.

Presta atención a la selección de la silla con el fin de que ésta proporcione una postura ergonómica y cómoda. La altura de la silla debe ser ajustable. También es importante que el respaldo tenga el soporte lumbar. Pero los apoyabrazos de la silla no son necesarios: al escribir, el niño se apoyará sólo en uno de ellos, y esto puede provocar una desviación de la columna vertebral.

Para que un niño estudie bien en la escuela, se sienta menos cansado y más sano, elabora un horario. Es importante seguirlo a rajatabla y definir con claridad, no sólo la hora de despertarse e ir a dormir, sino también la de hacer los deberes, disfrutar de juegos activos y del descanso. Es mejor que la rutina diaria se cumpla también durante los fines de semana y las vacaciones. Te mostramos este horario a manera de orientación, ya que este varía de un colegio a otro, y en función del país.

Muchos padres, queriendo preparar al niño para ir a la escuela, se empeñan en enseñarles todo el contenido del plan de estudios del próximo año. Naturalmente, el niño llegará bien preparado para el año escolar; sin embargo existe la posibilidad de que se aburra en algunas clases, puesto que ya tiene algunos conocimientos en ciertas materias y, por ende, de que pierda el interés.

Durante las vacaciones de verano, los niños pierden la costumbre de escribir a mano. Es pues recomendable que, antes de comenzar el año escolar, los prepares haciéndoles pequeños dictados. Esto no sólo los ayudará a repasar lo aprendido el año pasado, sino que también ejercitará los músculos de la mano para las cargas futuras.

Si quieres preparar al niño para el reencuentro con sus compañeros de clase, unos días antes del regreso a la escuela puedes organizar una reunión general, por ejemplo, un picnic en el parque, un día de campo o ir juntos al cine. Si no has podido hacerlo antes, también puedes hacerlo apenas empiecen las clases.

A veces, un niño obtiene malas calificaciones simplemente porque no consigue leer bien lo que está escrito en la pizarra o en el libro de texto. Sin embargo, si el niño es tímido, puede no contar que tiene este problema, ni siquiera a sus padres, o bien no percibir que lo sufre. Por lo tanto, es recomendable planificar una revisión con un oftalmólogo.

El comienzo del año escolar supone un gran estrés para el niño. Por lo tanto, te aconsejamos no inscribirlo en todas las materias extracurriculares (música, danza, pintura, etc.) al comienzo del año lectivo: esto puede provocar más cansancio, y afectará el proceso de aprendizaje. Dale la oportunidad de adaptarse a las nuevas condiciones y al horario, sobre todo si es su primer año escolar, si va a una escuela nueva o si pasa de kínder a primaria.

Al empezar el año lectivo, muchos padres exigen a sus hijos sacar buenas calificaciones. Eso no es bueno, ni para los alumnos más pequeños que, al principio, no suelen obtener notas por su trabajo, ni para los que llevan varios años yendo a la escuela, pues las expectativas no cumplidas afectan negativamente la psique de un adolescente.

Así pues, en vez de hablar de los buenos resultados, insiste en la importancia de conocer gente nueva y obtener conocimientos interesantes y útiles para la vida.

Una postura incómoda durante las clases, una disminución de la actividad motora, mochilas demasiado pesadas, todo esto provoca una desviación en la columna vertebral. Para prevenir esta enfermedad, no sólo se debe seleccionar cuidadosamente los muebles y la mochila, sino también elegir el ejercicio adecuado.

Además, es recomendable consultar a un ortopedista antes del comienzo de clases: este puede recomendarte ejercicios de gimnasia preventiva para evitar una desviación, o tratar esta enfermedad en sus primeras etapas

Si el niño va a una nueva escuela o cambia de clase, trata de que conozca a alguno de sus futuros compañeros y profesores. Además, ayúdalo a adaptarse a un espacio nuevo: visita la escuela junto a tu hijo unos días antes del inicio de clases para que pueda ver las aulas en las que va a estudiar.

Enseña a tu hijo a cocinar platillos básicos, a secar ropa y zapatos mojados, a fregar los platos y otras cosas sencillas del hogar. Además, enséñale a ser autosuficiente preparándose para dormir, déjalo preparar la mochila él mismo, escoger la ropa para el día siguiente. No estará de más recordar al niño las normas de higiene, como por ejemplo, lavarse siempre las manos después de ir al baño y antes de ir a comer.

Imagen de portada depositphotos
--7-
11k