Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Principios educativos de la familia real británica que puedes aprender

--2-
32k

Según los cuentos y las lecciones de historia, los hijos de reyes duermen en sábanas de seda, comen de platos bañados en oro y se divierten tanto como pueden a toda hora.

Genial.guru decidió averiguar cómo educan a los herederos de la corona más famosos del mundo: George y Charlotte, los hijos de los Duques de Cambridge, Guillermo y Catalina.

Spoiler: ¡tienen que arreglar sus habitaciones ellos mismos!

12. Tener un título real no es razón para llevar una vida repleta de ocio

La familia de los duques de Cambridge cuenta con solo una niñera que ayuda a los padres con los pequeños. Las responsabilidades de alimentarlos, bañarlos y pasear recaen sobre los progenitores. El papá Guillermo también va a trabajar, se dedica a pilotar un helicóptero del servicio médico de emergencias, algo que los niños conocen muy bien.

11. Respetan el trabajo de los demás

Los bisnietos de la reina Isabel desde una edad temprana ya entienden que el trabajo de cualquier persona es algo valioso, ya sea el esfuerzo de una madre preparando la cena o las tareas de las personas que arreglan su habitación. Es por eso que George y Charlotte son conscientes de que no pueden ignorar las comidas y les tocará a ellos recoger todo aquello que hayan desordenado.

10. La familia es lo más importante en la vida

A sus 4 años de edad, George ya cuida de su hermana menor y, según afirma Kate, van convirtiéndose en grandes amigos. Los niños desde una edad temprana ya conocen la historia de su familia y a menudo visitan la tumba de su abuela, la princesa Diana. Kate y Guillermo tratan de pasar el máximo tiempo posible con sus hijos. A George, por ejemplo, le encanta hablar con su padre sobre muchas cosas del mundo y a Charlotte le gusta cocinar junto a su madre.

Incluso durante la cena, los pequeños, en contra de las tradiciones preexistentes, se sientan a la mesa, compartiéndola con los adultos.

9. Todos tienen derecho a expresar con libertad sus pensamientos y sentimientos

En contra de lo que prevalece en la tradición acerca de criar en la familia real a personas "moderadas", Kate y Guillermo desarrollan activamente en sus hijos la inteligencia emocional.

"Viendo cómo los niños interactúan entre sí en la escuela, entiendo que vivimos en un tiempo completamente diferente. Vienen a reemplazarnos las generaciones que no tienen miedo alguno de hablar abiertamente sobre lo que realmente les preocupa", asegura el príncipe Guillermo.

8. Sobre todo, la formación educativa

La lectura de libros es el pasatiempo favorito del príncipe George y la princesa Charlotte. Y su mamá a menudo lleva a los niños a ver exposiciones y museos. El favorito de los pequeños el Museo de Historia Natural de Londres. "A los niños les encanta venir aquí. Y no solo por los dinosaurios, se lo aseguro", precisa la duquesa.

7. El amor por el deporte es imprescindible

Los duques de Cambridge son famosos también por su afición a los deportes: Kate disfruta jugando al hockey sobre césped y Guillermo juega fútbol, ​​baloncesto y polo. El príncipe George y la princesa Charlotte todavía no están mostrando mucha simpatía por el deporte, aunque los padres están seguros de que los niños acabarán siguiendo sus pasos.

6. Estricto cumplimiento del protocolo y de las normas de la sociedad, sin importar la edad, en lugares públicos

Los niños saben con seguridad qué se entiende por mala conducta o rabietas durante los eventos públicos y actos en sociedad. Ellos serán castigados con la salida inmediata del lugar en el que se encuentran. El príncipe George se ha aventurado varias veces a romper esta regla en un parque infantil con alguna rabieta: fue enviado a casa inmediatamente.

5. En casa se permite la relajación

"Todavía no se han roto nada, pero siempre lo intentan. George corre, empuja las cosas, salta por toda la casa. Por favor, díganme que con el tiempo esto resultará más fácil", confiesa el príncipe Guillermo.

4. Los castigos físicos están del todo prohibidos

Por muy mal que se comporten los pequeños, los Duques de Cambridge nunca recurren al castigo físico. Con frecuencia, los padres inventan sus propios métodos para influir en su conducta. Así, si el príncipe George tiene una rabieta, su mamá Kate enseguida inventa una manera de redirigir la atención de su niño enojado. Por ejemplo, comienza a cantar en voz alta y, a veces, ¡ella misma se tira al suelo y grita!. Suele funcionar y los niños, con la boca abierta, se calman.

3. La tableta y el ordenador son cosas de adultos

El príncipe George y la princesa Charlotte pasan mucho tiempo fuera, corriendo por los charcos y montando en bicicleta. Les está estrictamente prohibido manejar aparatos electrónicos. Kate y Guillermo creen que este tipo de "juguetes" no son necesarios ahora y esperarán hasta que tengan más edad. Pero, eso sí: la pelota, saltar la cuerda y los juegos al aire libre son perfectos para el desarrollo de la fantasía y la imaginación.

2. Sí a los dibujos animados

La televisión en la familia de los duques sí se permite. Sin embargo, solo a la hora estrictamente establecida. Los niños de la familia real ya tienen sus dibujos animados favoritos: Charlotte con frecuencia pide que le pongan "Peppa Pig" y George adora "Sam el bombero".

1. Consumo razonable como forma de vida

Kate y Guillermo están a favor de un consumo consciente.

Esto se aprecia cuando rechazan las compras de nuevos artículos de moda. Muy a menudo, en las fotos podemos observar cómo el príncipe George y la princesa Charlotte visten con prendas de sus padres e incluso con la ropa infantil de su tío Harry.

Si hace falta comprar algo nuevo, la duquesa opta por la ropa de marcas al alcance de muchos, haciendo caso omiso de las consideradas lujosas.

--2-
32k