Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

14 Razones por las que querrás inscribir a tu hijo en una escuela finlandesa

1-14-
102k

De acuerdo con las investigaciones, los alumnos finlandeses están entre los mejores del mundo. Al mismo tiempo, ellos pasan en la escuela menos tiempo que los niños de otros países y sólo gastan treinta minutos al día en sus deberes escolares.

Genial.guru te cuenta cuál es el secreto de la educación finlandesa que provoca admiración en todo el mundo.

#14. Todo gratis

La educación finlandesa es gratuita. Al igual que todo lo demás: la comida, las excursiones y los útiles escolares. Si los niños viven a más de 2 kilómetros de la escuela, cuentan con el servicio de autobús escolar, que los lleva a las clases y de vuelta a casa. Todo esto está financiado por el gobierno: el 12,2% del presupuesto total del país se destina para la educación.

#13. Trato individual para cada alumno

En la misma clase, los alumnos pueden realizar tareas de diferentes grados de dificultad: dependiendo de lo que puedan y sepan hacer. Los niños con las habilidades físicas y mentales diferentes estudian juntos. Si un niño no entiende algo, los maestros organizan para él clases individuales. Adicionalmente se enseñan otras materias, por ejemplo, idiomas natales para los hijos de migrantes.

Se cree que cada alumno puede elegir qué es lo que más le conviene: cuando la clase le parece aburrida, puede hacer otra cosa. Por ejemplo, leer un libro o coser.

#12. Cada alumno sólo conoce sus calificaciones

El rendimiento escolar en Finlandia se evalúa de 1 a 10. Sin embargo, en la escuela primaria las calificaciones no existen del todo. A partir del tercer y hasta el séptimo grado, las notas se dan "en palabras": desde "mediocre" hasta "excelente". Cada alumno conoce sólo sus calificaciones, no las de sus compañeros. Tampoco se acostumbra a regañar a los niños por su rendimiento. Las notas se usan para motivar al alumno a perfeccionar sus conocimientos y para corregir su plan de estudios individual.

#11. Puedes ir a las clases incluso vestido de pijamas

En las escuelas finlandesas no existe el uniforme. Los niños pueden asistir a las clases como quieran: no existen reglas para la ropa. Muchas veces los niños ni siquiera se ponen calzado y andan en calcetines.

#10. Durante la clase, puedes sentarte en el sillón o incluso acostarte sobre el tapete

Los niños aquí no están obligados a sentarse en sus pupitres. Durante las clases pueden sentarse en los sillones o en el piso. En los días de calor, las clases se llevan a cabo al aire libre, en el patio de la escuela.

#9. Las tareas escolares son muy pocas

Los maestros finlandeses creen que los niños deben descansar y pasar el tiempo con sus padres, no haciendo las tareas. Los deberes escolares toman muy poco tiempo y son bastante entretenidos: por ejemplo, en las clases de historia a un niño le pueden pedir entrevistar a su abuela para descubrir cómo era la vida en los años 50 y buscar diferencias entre aquella época y la actualidad.

#8. Y los exámenes no existen del todo

Los maestros finlandeses dicen: "Debes preparar a los niños o para la vida o para los exámenes. Nosotros elegimos lo primero". Por lo tanto, en las escuelas de Finlandia casi no existen exámenes. Los maestros de vez en cuando pueden hacer tests, pero el único examen obligatorio es el test estándar al terminar la escuela preparatoria a los 16 años.

#7. En algunas escuelas finlandesas todas las materias fueron canceladas

Una de las novedades del sistema educativo finlandés es estudiar fenómenos enteros en vez de materias separadas (phenomenon based learning). Los alumnos tienen "módulos" de 6 semanas, durante los cuales estudian el mismo tema desde puntos de vista diferentes. Por ejemplo, el tema de la migración se estudia desde el punto de vista de geografía (¿de dónde vienen?), historia (¿qué sucedió ahí antes de la migración?), cultura (¿qué tradiciones tienen?). Los niños mismos inventan preguntas y buscan respuestas a ellas.

#6. También tienen el recreo más largo del mundo

No importa qué tan fantásticas sean las clases, la hora favorita de cualquier niño es la del recreo. Los alumnos finlandeses descansan al menos 15 minutos después de 45 minutos de clases.

#5. Los maestros en Finlandia son geniales

El concurso en la facultad pedagógica en la Universidad de Helsinki es de 20 personas por una plaza. Hay 10 veces más maestros que las vacantes. El salario promedio de un maestro es de 3500 euros. Ser maestro en Finlandia es muy prestigiosos y sólo los mejores se quedan con estas plazas.

No existen planes de estudios estrictos. Cada profesor decide por su cuenta qué métodos y qué libros usará. Además del maestro, siempre está presente en todas las clases su asistente, que ayuda a los niños a hacer las tareas.

#4. Aquí sólo te enseñan lo que te servirá en la vida

En las escuelas finlandesas sólo enseñan lo que les servirá a los niños en la vida real. En las clases de natación, los niños aprenden cómo saber si una persona se está ahogando y cómo ayudarla. En las clases de hogar, aprenden a cocinar, tejer y coser. Mucha atención se le presta a cuidar el medio ambiente. Pero también crear una página web para los estudiantes finlandeses no es nada difícil. Lo más importante que les enseñan en estas escuelas es la habilidad de aprender y adaptarse a lo nuevo, al mundo que siempre está cambiando. No tienen que aprender nada de memoria porque siempre pueden echar un vistazo a Wikipedia.

#3. Todas las escuelas son igual de buenas

En Finlandia no se acostumbra ser quisquilloso a la hora de elegir la escuela: todo el mundo va a la que quede más cerca de su casa. Aquí no existen escuelas de "elite", todas son iguales: no importa dónde viva el niño, tiene acceso a la escuela con maestros calificados, materiales de calidad y alimentación saludable.

#2. Los alumnos mismos eligen qué es lo que van a comer

La alimentación en las escuelas finlandesas es variada y gratuita, del tipo "buffet". En la página de la escuela se publica el menú para todo el mes: cada alumno puede entrar ahí y agregar al "carrito de compras" todo lo que le guste. El menú toma en cuenta cualquier tipo de dieta, también hay comida vegetariana.

#1. En las escuelas se hacen fiestas nocturnas

A veces los niños llevan con ellos bolsas para dormir y, junto con los maestros, se quedan en la escuela durante toda la noche: ven películas, juegan, duermen en el gimnasio y por la mañana desayunan helado. ¿A cuál niño no le gustaría una escuela así? ¡Nosotros también iríamos día y noche!

Bono

En las bibliotecas finlandesas trabajan los perros "para leer" entrenados para inculcarles a los niños el amor por la lectura: escuchan cómo los niños les leen libros o cuentan cuentos.

Imagen de portada depositphotos, depositphotos
1-14-
102k