Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
6 Sencillos experimentos para niños que limitan con la magia

6 Sencillos experimentos para niños que limitan con la magia

--7-
117k

Hacer que tus hijos vean en ti a un mago es muy sencillo. Solo necesitas tener manos hábiles e imaginación infinita. Lo demás lo hará la ciencia.

Genial.guru juntó para ti 6 experimentos científicos que harán que tus hijos crean en los milagros.

Experimento # 1

Necesitarás una bolsa de cierre hermético, agua, colorante alimenticio de color azul, manos adicionales y un poco de imaginación.

Pinta una pequeña cantidad de agua con unas 4-5 gotas de colorante azul.

Para mayor credibilidad puedes dibujarle nubes y olas y luego verterle el agua pintada.

Después de esto, sella la bolsa y con una cinta adhesiva pégala a la ventana. Tendrás que esperar un poco el resultado pero lo vale. Ahora tendrás tu propio microclima en casa. Y tus hijos podrán ver cómo cae la lluvia a un pequeño mar.

Revelación del truco

El planeta Tierra tiene una cantidad de agua limitada y por ello desarrolló un fenómeno llamado "la circulación del agua en la naturaleza". Bajo la luz solar cálida el agua en la bolsa se evapora. Al enfriarse arriba nuevamente obtiene forma líquida y cae como precipitaciones. Podrás observar este fenómeno un par de días. En la naturaleza este fenómeno jamás se acaba.

Experimento # 2

Necesitarás agua, un frasco transparente con una tapa (es preferible que sea un frasco largo), detergente para lavar platos, lentejuelas y mucha fuerza.

Llena el frasco con 3/4 de agua, agrégale un par de gotas de jabón líquido. Luego de algunos segundos agrega el colorante y las lentejuelas. Esto te ayudará a observar mejor el tornado. Tapa el frasco, gíralo en espiral y observa.

Revelación del truco

Cuando giras el frasco con movimientos circulares, creas un tornado de agua que luce como un mini tornado. El agua gira alrededor del centro del tornado debido a la fuerza centrífuga. La fuerza centrífuga es la fuerza dentro del objeto o líquido (como agua) en relación al centro de su trayectoria circular. Los tornados también suceden en la naturaleza pero son mucho más temibles.

Experimento # 3

Necesitarás 5 vasos pequeños, 1 vaso de agua caliente, una cuchara, una jeringa y un niño curioso. Skittles: 2 rojos, 4 anaranjados, 6 amarillos, 8 verdes y 10 morados.

Vierte en cada vaso 2 cucharadas de agua. Cuenta la cantidad necesaria de dulces y distribúyelos en los vasos. El agua caliente les ayudará a derretirse más rápido. Si te das cuenta de que los dulces se tardan en derretirse, pon los vasos en el microondas durante 30 segundos. Después deja que el líquido se enfríe a temperatura ambiente.

Con una jeringa o un gotero grande vierte los colores en un frasco empezando con el más espeso y denso (morado) y terminando con el menos denso (rojo). Gotea el jarabe con mucho cuidado, de lo contrario todo se mezclará. Al principio es mejor gotear a las paredes del frasco para que el jarabe baje solo al fondo. Como resultado, tendrás una mermelada de arcoíris de Skittles.

Revelación del truco

Como ya habrás adivinado, se trata de la densidad del jarabe. Cuanto más denso, más pesado es, y por eso se asienta abajo, al mismo tiempo que el jarabe menos denso se queda en la superficie.

Experimento # 4

Necesitarás un limón, un hisopo, una botella, cualquier adorno que quieras (corazones, lentejuelas, perlitas) y un mar de amor.

Imagen: Un lugar para tu mensaje secreto

Exprime un poco del jugo de limón en el vaso y humedeciendo el hisopo con el jugo, escribe tu mensaje secreto.

Para ver la frase, caliéntala (plancha la hoja, caliéntala sobre la estufa o en el microondas). Precaución: no dejes que tus hijos realicen este paso.

Revelación del truco

El jugo de limón es una sustancia orgánica capaz de oxidarse (producir una reacción con oxígeno). Al calentarse, obtiene un color café y "se quema" más rápido que el papel. El jugo de naranja, la leche, el vinagre, el vino, la miel y el jugo de cebolla dan el mismo efecto.

Experimento # 5

Necesitarás unos gusanitos dulces, bicarbonato de sodio, vinagre, una tabla para cortar, un cuchillo filoso, dos vasos limpios.

Corta cada gusanito en 4 partes. Es mejor humedecer el cuchillo previamente con agua para que el dulce no se pegue. Disuelve en agua 3 cucharadas de bicarbonato de sodio.

Luego pon a tus mini gusanitos en la solución con el bicarbonato y espera durante 15 minutos. Luego sácalos uno por uno y ponlos en el vaso con vinagre. De inmediato empezarán a llenarse de burbujas y, bailando, suben a la superficie.

Revelación del truco

Cuando pones a los gusanos remojados en el bicarbonato, el ácido de vinagre empieza la reacción con el bicarbonato de sodio. Esto hace que los gusanitos se llenen de burbujas de dióxido de carbono, las cuales hacen que los gusanitos se suban a la superficie. En la superficie las burbujas se revientan y el gusanito cae al fondo formando nuevas burbujas, las cuales nuevamente lo llevan a la superficie. Así sucederá hasta que los gusanitos se liberen de todo el bicarbonato de sodio. Para un mayor efecto, es mejor utilizar alrededor de 4 gusanitos para que puedan "bailar" libremente en el vaso.

Experimento # 6

Necesitarás uno-dos huevos, cinta adhesiva, un calcetín y una olla con agua.

Antes de empezar el experimento puedes iluminar el huevo con una linterna. Luego envuelve el huevo con la cinta adhesiva para que cubra cada parte del huevo.

Toma el calcetín y pon el huevo aproximadamente en el medio; enrolla los extremos.

Toma el calcetín por ambos extremos, gira el huevo de tal forma que gire alrededor de su eje. Para saber si el huevo está listo, ilumínalo nuevamente con la linterna. Cuando deje de verse transparente, puedes cocerlo.

No retires la cinta, cuece el huevo, de vez en cuando moviéndolo en la olla. Apaga el fuego dentro de 10 minutos, deja que se enfríe y cuando lo peles, verás un milagro como este.

Basado en material de  playdoughtoplato.com, lmagic.info, wunderkind-blog.ru y minieco.co.uk
--7-
117k