Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

8 Cosas que cada padre le debe enseñar a su hijo varón

1-13-
148k

A pesar de que una madre juega el papel más importante en la vida y crianza de un niño, hay cosas que, sin duda, las hace mejor el padre. Sobre todo, si estamos hablando de un hijo varón.

Piensa: al principio el niño está bajo la supervisión de un profesor en un jardín de infancia, la mayoría mujeres, y luego tiene otro profesor, en la escuela, donde el 90% también son maestras. El pequeño está constantemente en compañía femenina, por lo que carece, en muchos casos, de la figura masculina en su proceso educativo.

Por eso, Genial.guru decidió contarte 8 cosas que puede darle un padre a su hijo.

¿Quién es el mejor compañero para el niño en diversas competiciones y juegos activos, además de sus amigos? Por supuesto, papá. Este es un buen entrenamiento de las cualidades masculinas. A través de estos juegos, el pequeño va a sentir el sabor de la victoria, así como se dará cuenta de la cantidad de esfuerzo que necesita para alcanzarla.

Y para su padre, estos juegos serán una gran oportunidad para explicarle a su hijo que la derrota es inevitable, y si uno se cae, es necesario levantarse y seguir adelante. Porque perder no debe ser motivo de vergüenza.

Para explicarle a un hijo cómo debe comportarse con las mujeres, tal vez sea una buena guía la madre, pero el padre es capaz de mostrar todo a través de su propio ejemplo. Es importante que el niño aprenda de él todo tipo de cosas importantes acerca de las mujeres. No de los amigos, no a través de Internet, sino de su padre, esto es lo verdaderamente importante. Un padre debe llevar a su hijo con él a comprar flores para mamá, ir a un almacén y amablemente hablar con la señora que atiende para que el niño no se avergüence ni tenga miedo a comunicarse con mujeres desconocidas y cosas por el estilo.

Este punto deriva del anterior. Es mejor que el niño conozca estos sentimientos omnipotentes con una charla masculina de hombre a hombre, y cuando llegue el momento. Para el adolescente será un regalo valioso que su padre le hable de su primer amor, primeras citas y conquistas en la cafetería. Y de que es mejor no tener prisa, sino esperar a aquella chica que encienda una chispa en su alma. Y también para la confianza mutua, estas conversaciones serán de gran utilidad.

El padre y sólo el padre puede enseñarle a su hijo cómo ser fuerte y firme, defenderse a sí mismo y sus motivos cuando siente que tiene razón. Aprender a reconocer en qué situaciones es mejor gritar fuerte para que aquel que lo ataca ya no se acerque o mantenga una distancia de un kilómetro o más, y en qué situaciones sería más prudente hacer caso omiso de la provocación y, en silencio, retirarse.
Explicarle a su hijo y demostrar con su propio ejemplo que la bondad no es signo de debilidad, también es competencia del padre.

Para esto, ni siquiera hace falta hacer mucho, simplemente pasar tiempo con tu hijo y hablar con él. De esta manera, el niño entiende que no sólo tiene a mamá con sus exigencias y expectativas, sino también a otra persona con un enfoque diferente.

Por supuesto, los padres necesitan estar unidos en las decisiones que afectan su educación, pero, en términos de su visión del mundo, sus filosofías pueden ser muy diferentes. Y es absolutamente normal. Con la ayuda de su padre, el niño va a ver que hay múltiples perspectivas sobre los mismos fenómenos, aprenderá a analizar y conformar su propia visión de las cosas.

Todo empieza a partir de una edad en la que el niño es muy pequeño. Pero incluso siendo un bebé de tan sólo 6 meses de edad, puede sentir la diferencia entre las manifestaciones de amor masculinas y femeninas. A diferencia de las madres, los padres, en lugar de caricias y roces, prefieren juegos activos con "carácter masculino" como saltos o giros. Las madres tienden a mirar este tipo de muestras con horror en sus ojos, pero al niño jugar así con su papá le aporta una gran cantidad de sensaciones visuales, auditivas y táctiles, así como nuevas experiencias acerca de su propia disposición espacial.

Existen algunas cosas que muchas mujeres no están acostumbradas a realizar y les delegan a los hombres, por ejemplo una fogata, apretar los tornillos, reparar el auto... Incluso si tu hijo es "urbano" al 100%, no hay duda de que saber cómo encender fuego es útil para él en el futuro, al menos para encender una chimenea o una barbacoa. En cualquier compañía, estas habilidades darán a tu hijo 100 puntos más a su favor.

Por supuesto, hablamos de acciones típicas como anudar la corbata, afeitarse, planchar sus camisas... Aunque ahora, la respuesta a cualquier pregunta se puede encontrar en Internet, estarás de acuerdo en que sería mucho mejor que tu hijo lo aprenda de su padre. Y sí, justo el padre y no otra persona más puede demostrarle a su hijo que los hombres también pueden cocinar. Y si no cocina bien, al menos, no pasará hambre.

Basado en material de familylife, markmerrill
1-13-
148k