Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo viajar con niños en avión en total paz y tranquilidad

--7-
16k

Volar en avión es una prueba complicada para los niños, los padres y los pasajeros que los rodean. Los niños tienen dificultades para soportar los cambios de presión, también se marean. Sentarse en un lugar por un tiempo superior a una hora tampoco es una tarea fácil, incluso para un adulto.

Genial.guru recopiló consejos de psicólogos y otros padres que te ayudarán a hacer el viaje tranquilo, con paz, para que sea agradable para todos.

Regla principal: los niños perciben el estado emocional de sus padres. Si la mamá se pone nerviosa porque el vuelo se retrasa o el taxi llega tarde, eso lo transmite al niño.

Eso pasa debido a un cambio brusco de presión. A veces, es acompañado de un dolor de oídos. Existen varios métodos para combatirlo.

Para niños de 1 a 3 años:

  • Dale un chupete o biberón, o amamántalo.
  • Si al niño le gusta copiarte, prueba bostezar o, simplemente, abre la boca.
  • Prueba utilizar tapones infantiles para los oídos, le ayudarán a estabilizar paulatinamente la presión dentro de los oídos gracias a que los niños no sienten molestia.

Para niños con más de 3 años:

  • Bostezar bien o abrir ampliamente la boca.
  • "Abrir" los oídos: cerrar la boca y tapar la nariz con la mano, procurar exhalar el aire.
  • Meter en la boca caramelos o chupa-chups, tomar alguna bebida con pajita o comer algo ligero, por ejemplo, un trozo de pan o una manzana.
  • Probar con tapones infantiles.

Si el niño está resfriado, tiene la nariz tapada o la garganta inflamada, los médicos recomiendan utilizar unas gotas que calmen las mucosas o tapones infantiles. Consulta antes del vuelo.

Para niños de 1 a 3 años:

  • Un sueño agradable

Muchos padres intentan ajustar el vuelo según el horario y la rutina diaria del niño. Si no lo consiguen, entonces, 5-6 días antes del vuelo empiezan a cambiar paulitanamente la rutina para que el sueño coincida con el tiempo de vuelo. Una o dos horas antes del vuelo, puedes pasear con el pequeño por el aeropuerto. Justo antes del embarque, hacerle un masaje tonificante en la habitación infantil, darle de comer y cambiarle el pañal. Hacerlo a bordo del avión es bastante incómodo. Algunos niños se duermen más rápido si los meces en brazos, paseando por el pasillo del avión.

  • Alimentación

A los niños les es más fácil soportar el vuelo con ayuda de comida, sobre todo, si hablamos de sus golosinas favoritas. Haz de esto un juego: llévate a bordo galletas infantiles en forma de letras o animales, y gomas en forma de ositos o gusanitos.

  • Actividad física

El avión para un niño es un juguete enorme. Anda con él por el pasillo explicándole cómo está construido y sus partes. Visita a las azafatas para ver cómo se guarda la comida y la bebida para pasajeros. En algunos vuelos internos incluso puede que te permitan entrar en la cabina del piloto.

  • Juegos y entretenimiento

Elige el asiento con ventanilla. Respira al cristal para que se empañe e invíta a tu pequeño a que dibujen juntos con los dedos. Prueba a buscar en el cielo nubes que parezcan animales. Se venden pegatinas para ventanas con forma de animales, son fáciles de pegar y despegar y, con su ayuda, puedes hacer un verdadero circo sobre la ventanilla.

Juega al fútbol de aire con una servilleta: despliega la mesa, toma una servilleta y apriétala para que se haga una bola, así podrás soplar por ambos lados sin que se caiga de la mesa.

Prueba usar libros interactivos, normales y cosidos (sólo sin sonidos), con pequeñas ventanitas, con piezas que se muevan, sobres y figuritas que se abran. Los niños pueden llevarse horas mirándolos y jugando con ellos.

Puedes jugar con el niño a los gestos, con sus dedos, con las palmas de las manos, con vasitos de papel escondiendo algo adentro. Puedes esconder algunos objetos y jugar también a 'frío o caliente'. Prepara en casa marionetas para colocarlas sobre tus dedos (ejemplo abajo) y desarrolla una mini-obra teatral directamente sobre la mesa desplegable.

Para niños con más de 4 años:

  • Sueño agradable

Para que al niño le sea cómodo dormir en el asiento, llévate un cojín para el cuello o una manta. Pídele a la azafata que te facilite un asiento en la parte trasera del avión, si hay disponibles, para que el niño pueda tumbarse a lo largo de 2-3 asientos.

  • Juegos y dibujos animados en una tableta con auriculares

Ayudan a distraer la atención del niño, pero ten cuidado, a veces, los niños podrían también marearse por hacerlo.

  • Juegos

Prueba juegos infantiles para viajes, por ejemplo, UNO, Activity Travel, o juegos rompecabezas de Leonardo. Recuerda los juegos sobre el papel de tu infancia, el 3 en raya, laberintos, los 'barquitos', fútbol...

  • Actividades creativas

Existen los denominados scratchboard (siguiente foto) donde el dibujo va apareciendo a medida que se raspa la superficie y también álbumes para colorear con agua, algo que ayudará a entretener al niño durante el viaje y conservar su espacio de alrededor sano y salvo.

  • El juego "A bordo" (para niños a partir de los 3 años)

Vamos a convertir el vuelo en una verdadera aventura: al despegar, el niño obtiene una lista con tareas que tendrá que realizar antes de que termine el vuelo. Si todas las misiones están cumplidas, el capitán lo premiará con la ayuda de una de las azafatas.

Qué hacer:

  1. Haz una lista de tareas. En ella, describe las actividades y pon una casilla frente a cada tarea. Es su check-list.
  2. Inventa las tareas y escoge las preguntas. Es importante calcular bien el tiempo para que sea suficiente, así estará entretenido durante todo el vuelo.
  3. Prepara un grand prix, por ejemplo, un juguete nuevo. Dáselo a la azafata al comienzo del vuelo explicándole la situación.
  4. Actúa: Antes del vuelo, entrégale al niño el check-list y un rotulador. Explícale las reglas del juego. Cumpliendo las tareas, él mismo tendrá que marcar las casillas en la lista. Cuando todas las tareas están cumplidas, el niño pulsará el botón para llamar a la azafata y obtendrá su recompensa.

Niños entre 1 y 3 años:

Con cuidado, sóplale la cara, salpica un poco de agua en su rostro. A los niños los suele calmar las caricias, una voz tranquila, un masaje ligero, mecerlos. Distrae su atención, sonríe, abraza al niño, ofrécele un juguete o una bebida.

Niños mayores de 4 años:

Tras aplicar una técnica de respiración, proponle hablar tranquilamente sobre los problemas. Haz junto a tu hijo 10 respiraciones profundas. Pregúntale si lo entendiste bien, dale la oportunidad de expresarse. Ofrécele una bebida, un libro o un juguete. Abrázalo, eso le ayudará a combatir con más rapidez el estrés.

--7-
16k