Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Descubre qué quieren decir los niños a partir de sus dibujos

Durante el desarrollo, los niños pueden sorprendernos con fantasiosos dibujos que, para un adulto que lo ha visto todo, son muy difíciles de interpretar. Genial.guru comparte algunas pistas que pueden ayudarte a interpretar los dibujos de tus niños.

En los primeros 5 años, los dibujos de tu hijo van reflejando su desarrollo psicomotriz, por eso, para poder interpretarlos, primero hay que tener en cuenta la edad del niño:

A partir de los 12-18 meses, el bebé puede sujetar un lápiz y dejar marcas o rayones en el papel, de forma casual.

En esta etapa relaciona sus movimientos y los trazos que surgen, y ya puede dirigir el lápiz por donde quiere. La amplitud, la presión y la distribución en la hoja reflejan ya su carácter y su momento de ánimo.

Da un nombre a sus garabatos y empiezan sus dibujos figurativos. Un día te muestra un garabato y dice: “Esta es mamá”. En esta nueva fase, sus explicaciones son más reveladoras que el trazo, la ubicación o los colores elegidos.

La figura humana, lo primero “realista” que intenta dibujar, que al principio es un círculo del que irán brotando piernas y brazos. Los colores no son realistas, responden a su fantasía, y ya revelan su estado emocional.

El dibujo de la figura humana ya refleja la progresiva asimilación de su esquema corporal. Dibuja al personaje-cerilla (ya dibuja la cruz), y a personajes reconocibles por sus rasgos. Luego va incorporando detalles que muestran su evolución mental.

Ahora recuerda, los dibujos de tu hijo son sólo una expresión de sentimientos y deseos que pueden ayudar a saber cómo se siente, por eso es importante que tengas en cuenta que no definen todo.

Existen algunas pistas que te pueden orientar acerca de lo que dice el dibujo de tu hijo, pero son pautas puramente orientativas:

Todo lo que dibuja en la parte superior del papel está relacionado con la cabeza, el intelecto, la imaginación y el deseo de descubrir cosas nuevas. La parte inferior del papel te informa las necesidades físicas y materiales que pueda tener el niño. El lado izquierdo indica pensamientos que giran en torno al pasado, mientras el lado derecho al futuro. Si el dibujo se sitúa en el centro del papel representa el momento actual.

Los dibujos con formas grandes muestran cierta seguridad, mientras los de formas pequeñas suelen estar hechos por niños que normalmente necesitan de poco espacio para expresarse, pero también pueden mostrar a un niño reflexivo o con falta de confianza.

Los continuos, sin interrupciones, suelen denotar un espíritu dócil, mientras el cortado puede revelar a un niño algo inseguro e impulsivo.

Una buena presión indica entusiasmo y voluntad. Cuanto más fuerte sea, más agresividad existirá, mientras cuanto más superficiales sean sus trazos, demuestra falta de voluntad o fatiga física.

El rojo representa la vida; el amarillo, curiosidad y alegría; el naranja, necesidad de contacto social e impaciencia; el azul, la paz y la tranquilidad; el verde, cierta madurez, sensibilidad e intuición; el negro representa el inconsciente; el marrón, la seguridad y planificación. Es necesario añadir que el dibujo de un solo color puede denotar pereza o falta de motivación.

Esas pautas son simplemente pinceladas dentro del gran mundo que es el dibujo infantil y no hay que generalizarlas. Cada niño es un mundo, así como las reglas de interpretación del dibujo infantil. Pero, si algo te preocupa en tu hijo, coméntalo con tu pediatra y, si es necesario, busca un especialista.

Imagen de portada DEPOSITPHOTOS
Basado en material de crecerfeliz, guiainfantil