Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Ejercicio que te ayudará a entender qué siente un niño cuando le gritan

A veces gritamos, intentando liberarnos de las emociones negativas. Y nos arrepentimos mucho si le gritamos a nuestros hijos, pero luego terminamos haciéndolo de nuevo.

Genial.guru encontró un ejercicio excelente que le servirá a cada adulto sin excepción. Y cambiará tu actitud hacia los gritos para siempre.

Este ejercicio te ayudará a ponerte en los zapatos de tu hijo y entender qué siente cuando le gritas.

Cada padre, aunque sea una vez en la vida, ha sentido enojo incontrolable hacia su hijo por sus travesuras. Algunos saben detenerse a tiempo, otros piensan que esto no tiene nada de malo y que todo el mundo se cría así. ¿Pero alguna vez te has puesto en los zapatos de tu pequeño? ¿Quieres sentir plenamente lo que ocurre en su interior cuando le gritas sin pensar?

  1. Siéntate en cuclillas o ponte de rodillas.
  2. Pídele a alguien que te grite sin importar el motivo.
  3. Hazte bolita y repite: "Soy pequeño y solo quiero que me quieran".

Tan solo después de haberlo repetido varias veces sentirás cómo las lágrimas empiezan a caer por sí solas y te sentirás el niño pequeño que fue lastimado.

Existen algunas maneras más de sentir qué es lo que siente tu hijo:

  • Toma una hoja grande de papel en blanco, escribe sobre él el nombre y la edad del niño. Pon la hoja en un rincón y písala, imaginando que tú eres el niño que está mirando a ti, adulto, gritándolo.
  • Pídele a otras personas que te ayuden. Intenta "traducir" las palabras comunes de los adultos en acciones. "¡¡No corras!!", y átate las agujetas. "¡No lo toques!", y amárrate las manos. "¡No grites!", tápate la boca. Siente físicamente lo pesadas que son las palabras que muchas veces les dirigimos a nuestros hijos.
  • Siéntate de espaldas a tu interlocutor y habla con él como si fueran padre e hijo. Así podrás sentir que, para conversar con tu hijo, es importante estar con él, no "a su lado" o "por encima" de él. Es poco probable que logres establecer una conversación de confianza si no interactúas con tu pequeño.
Ilustradora Anna Syrovatkina para Genial.guru