Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

¿Por qué los niños franceses no hacen berrinches?

--8-
86k

Si alguna vez has viajado a Francia, seguramente has notado que los niños ahí se ven bien educados, inteligentes y alegres. Rara vez hacen pataletas, comen tranquilamente y siempre saludan a sus vecinos.

Genial.guru descubrió cuál es el secreto de las mamás francesas.

Primer año de vida

Ser una mamá primeriza en Francia significa regresar al trabajo 10 semanas después del nacimiento del niño y gastos económicos fuertes. De acuerdo con la ley, la mamá puede cuidar al bebé durante más tiempo, conservando su lugar de trabajo, pero cobrando en vez de su sueldo un subsidio pequeño. Cuando llega la hora de regresar a la labor, el bebé queda en una guardería o con una niñera. Desde una edad muy temprana el niño está rodeado de personas ajenas, se adapta más rápidamente y se vuelve menos dependiente de sus padres.

Los niños franceses duermen en sus camas

A partir de temprana edad, las mamás acostumbran a sus hijos a dormir en sus camas separadas y, de ser posible, en cuartos separados. Si en el transcurso del día el niño se despierta y empieza a llorar, la mamá espera un par de segundos antes de acudir a revisar qué sucedió. Así, paso a paso, el bebé empieza a acostumbrarse a dormir solo.

La técnica de la bondad

Los padres franceses intentan darle al niño tanta libertad como pueda asimilar. Son pocas las veces que encontrarás a los padres subiéndose a una resbaladilla en un parque infantil. Tampoco se meten en los conflictos de los niños, dejándole a su hijo a aprender a defenderse.

El momento importante para todos los padres es aprender a separar las travesuras pequeñas y los errores graves. Solo los últimos se castigan seriamente, porque un castigo de la misma intensidad para ambos tipos de fallas no le enseñaría al niño la diferencia entre estas cosas.

No los encomiendan a sus abuelos

El papel de las abuelas y los abuelos en la crianza de los niños no es muy notorio. Por lo general, se reúnen durante los fines de semana o las fiestas. Es más frecuente ver a las personas de tercera edad tomando un cafecito o una copa de vino en algún restaurante que paseando con sus nietos.

La cultura de la comida en la mesa

La comida es una parte importante de la vida de cualquier francés. Las pausas para comer duran 2 horas, de 12 a 14. Los franceses creen que es importante reunirse todos juntos a comer aunque sea una vez al día. Tanto los niños como los adultos comen los mismos platillos, la comida infantil en Francia casi no existe. Los padres no obligan a los pequeños a comer algo nuevo si no les gusta, pero siempre insisten en que deberían probarlo.

Inculcan los buenos modales

Los padres desde temprana edad les enseñan buenos modales a sus hijos. Un niño francés suele saludar a los invitados y a los vecinos, comportarse tranquilamente haciendo fila y ceder su asiento en el transporte público a los ancianos. Las palabras "gracias", "buenos días", "por favor" y "adiós" son esenciales para los niños.

Empiezan la educación en casa

Es muy común que un niño francés de 5 años aún no sepa leer. Los padres lo toman tranquilamente. La infancia es una época increíble cuando puedes aprender a soñar, a conocer el mundo exterior, a ser educado y responsable. A los 6 años, el niño aprenderá a leer y escribir y memorizará los números.

El domingo es un día familiar

Los domingos son los días para salir en familia al parque, a pasar un día de campo o pasear en bicicleta. Los franceses respetan este día y procuran hacer todas las compras y limpieza el sábado.

Les dan dinero para sus gastos

En los supermercados, los niños no suelen hacer pataletas por las golosinas que sus padres se niegan a comprarles. Esto se debe a que todos los dulces extra o los juguetes se pueden comprar con el dinero que tienen para sus gastos. Los niños empiezan a recibir el primer dinero a la edad de 7 años. Por lo general, su monto mensual equivale a la edad del niño.

Imagen de portada Kannaa, t.tomsickova
--8-
86k