Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una pediatra experimentada responde a las preguntas que algunos padres no se atreven a formular a su médico

Hola, amigos. Me llamo María Makarshina. Llevo 20 años trabajando como pediatra en San Petersburgo (Rusia) y durante los últimos dos he llevado un blog donde doy consejos útiles. Trato de proporcionarles a los padres la información que puede ser difícil de obtener de un médico local. Y los más importantes pasan por enseñar a los padres a tomar decisiones de manera consciente y explicarles por qué se prescribe uno u otro tratamiento.

Creo que entre los lectores de Genial.guru se encuentran muchos padres a los que le sería interesante obtener consejos no estándar por parte de un pediatra.

La “garganta inflamada” no es un diagnóstico

“Tu hijo tiene la garganta inflamada”, dice el pediatra. Veamos qué significa eso. Cuando el virus se introduce, se produce una inflamación: los vasos se ensanchan, las membranas mucosas se vuelven de un color más vivo de lo habitual. Este es un estado normal con los resfriados más comunes, no requiere de ningún tratamiento si no se aprecian otros síntomas.

¿Cuándo hace falta nuestra intervención?

  • Con un dolor de garganta fuerte, cuando el niño presenta dificultades para tragar saliva. Esto, por lo general, ocurre durante una amigdalitis bacteriana aguda.

  • Dolor de garganta fuerte unilateral. Puede ser un síntoma de un absceso paratonsilar. En este caso, es necesario realizar una exploración urgente por parte de un otorrinolaringólogo.

  • El dolor de garganta moderado durante 2-3 días es un compañero habitual de las enfermedades respiratorias agudas. Mientras tanto, el niño bebe bien y no rechaza por completo la comida. Para aliviar los síntomas se puede recurrir a los enjuagues o aerosoles con medicamentos antiinflamatorios. Pero si la garganta no duele, no debe tratarse.

Las reglas principales durante la fiebre

  • Es necesario dar de beber al niño con más frecuencia. La cantidad de líquido debe ser tal que el paciente tenga la orina de color claro.

  • Los medicamentos antipiréticos no se administran para bajar la temperatura hasta la normal, sino para reducir las incomodidad que presenta el niño, como analgésico, o bien para reducir la pérdida de líquidos. Lo importante es no caer en la exageración. Un deseo frenético de ver los dichosos 36,6° C en el termómetro conduce a una sobredosis de antifebriles, que es mucho más peligroso que la fiebre en sí misma. Si marcaba 39,6 °C y la temperatura llegó hasta 38 °C, es más que suficiente.

  • Los medicamentos adecuados para los niños son el paracetamol y el ibuprofeno. No te orientes por la dosis recomendada en las instrucciones, aprende a calcularla por tu propia cuenta en función del peso de tu hijo, no resulta complicado. O bien, pide que lo haga el médico.

Sobre los bloqueadores de virus

Por primera vez, me enteré de la existencia de estas “bolsas milagrosas” por pacientes que las habían comprado en el extranjero. Pero ya el año pasado, esta novedad japonesa se hizo muy popular: constantemente veo a los niños con bloqueadores de virus.

Para entender cómo funcionan estas cosas, tuve que traducir documentos japoneses. Resultó que el bloqueador de virus es solo una bolsa con una perforación, donde está metido el dióxido de cloro. Es un producto para desinfectar el agua de la piscina, blanquear la celulosa, desinfectar instrumentos médicos e incluso agua potable.

La efectividad de su forma gaseosa apenas se ha estudiado. Además, no conocemos la concentración de dióxido de cloro en el espacio que rodea al niño cuando le ponemos esta bolsa. Quiero decir con esto que no podemos, como mínimo, garantizar su seguridad.

Los niños no necesitan antibióticos por inyección

Siempre veo cómo a los niños les prescriben las inyecciones de antibióticos. Quienes recibieron cefalosporinas por inyección saben lo doloroso que es (incluso con novocaína o lidocaína). Hasta a los adultos esto les provoca la sensación de que les cortan por dentro con un cristal. Mientras que algunos médicos, a menudo, aconsejan que a los niños se les administre el antibiótico a base de agua, temiendo una reacción alérgica aguda al anestésico.

Los estudios afirman que no hay beneficio alguno en las inyecciones. Tomar el medicamento por vía oral no es menos efectivo en casos de infección leve o moderada. La vía de administración intravenosa está justificada en niños que presentan un cuadro grave de la enfermedad, ya que este mecanismo permite crear rápidamente la concentración necesaria del medicamento en el cuerpo.

El trauma psicológico en el niño, esto es lo que debe ponerse en primer lugar. Los psicólogos afirman que un tratamiento doloroso afecta en gran medida a la psique del pequeño, socavando su confianza en el mundo y la fe en sus padres que “no pudieron protegerlo”.

Cómo aplicar los lavados nasales

Es necesario, no simplemente verter la solución salina en la nariz, sino eliminar por completo toda la mucosidad. Cuando el niño está sano, hace falta llevar a cabo lavados nasales solo después de visitar un centro infantil o lugares públicos, donde abundantes virus y bacterias atacaron a la membrana mucosa durante mucho tiempo.

El lavado nasal se vuelve relevante cuando se producen enfermedades del tracto respiratorio superior. Este procedimiento, aunque no acelera la recuperación, alivia los síntomas, reduce la congestión nasal y disminuye la necesidad de gotas vasoconstrictoras.

Desde el punto de vista de la eficacia, es preferible una solución hipertónica ligera entre el 1,5 y el 3 %: diluye mejor la mucosidad y reduce la congestión nasal. Es importante recordar que este tipo de soluciones no son recomendadas para niños menores de un año.

Por qué aparece un tapón de cerumen en el oído

La tarea principal del cerumen es proteger la piel del canal auditivo de posibles infecciones y una sequedad excesiva. Sale al exterior por sí solo y este es exactamente la cera que vemos en la oreja y que eliminamos durante el lavado o con los bastoncillos de algodón. Pero a veces algo no va bien y se forma un tapón en el canal auditivo externo.

Las principales razones de su aparición son las siguientes:

  • tendencia a sufrir alergias (el cerumen se vuelve más seco y difícilmente sale al exterior);

  • una limpieza poco cuidadosa y demasiado frecuente de las orejas con bastoncillos de algodón (la cantidad del cerumen aumenta en respuesta a la irritación);

  • uso constante de auriculares o audífonos.

Los pacientes se quejan de tener una sensación de congestión en el oído, a veces, como si fuera un hinchazón, dolor o disminución auditiva. Los niños muy pequeños pueden tocarse la oreja, sin poder explicar qué es lo que les está molestando. En todos estos casos, se debe contactar con un otorrinolaringólogo que extraerá el tapón mediante un lavado, una succión, o con la ayuda de una herramienta especial.

Por qué aparecen en el niño las ojeras

Las ojeras pueden indicar la existencia de una enfermedad, pero si, por lo general, el niño está sano, estas pueden ocurrir por una de las siguientes razones:

  • Características fisiológicas: una piel fina, existencia de muchos vasos sanguíneos que están ubicados cerca de la superficie (por lo general, alguno de los padres sufre del mismo problema).

  • Un hábito infantil de despertarse a menudo por la noche pidiendo beber o tomar el pecho. Debido a esto, el tejido adiposo que rodea el globo ocular acumula exceso de líquido (como resultado, por la mañana se aprecia hinchazón de los párpados y el tono azulado).

  • Falta de sueño, uso de aparatos electrónicos antes de dormir, permanecer durante mucho tiempo delante de la computadora o la televisión, falta de movimiento y aire fresco, así como estrés crónico en la familia o la escuela.

Cómo evitar la aparición de mocos interminables en el kínder

En el kínder, el niño se ve obligado a permanecer en un espacio cerrado junto al grupo, donde cada uno tiene su propia microflora nasofaríngea, familiar para él y ajena para el resto. Nuestro sistema inmunológico acabará declarándole la guerra a cualquier nuevo agente infeccioso que llegue a las membranas mucosas,

Para entrenar al sistema inmune, no es necesario crear condiciones propias de un invernadero, lavar el departamento con agentes antibacterianos o limitar el círculo de amistades en el niño. Está claro que, durante una epidemia de gripe, no vale la pena llevar contigo al niño de compras, pero tampoco es necesario rechazar ir a un cumpleaños infantil solo porque allí puede haber otros niños enfermos.

Cómo es mejor entrenar el sistema inmune de manera natural: andar descalzo por casa; lavarse la cara con agua fría; pasear mucho en la calle; dormir con aire fresco; permitir a un niño mayor de 2 años no ponerse los guantes cuando dice que no tiene frío.

Por qué el niño se despierta por la noche

Las parasomnias (episodios de trastornos del sueño) durante la fase del sueño lento (no REM) se observan principalmente en niños mayores de 18 meses.

  • Un despertar irregular, cuando el niño lloriquea, a menudo dice “no”, “vete”. Es casi imposible calmarlo. Dura entre 5 y 30 minutos y puede aparecer en la segunda mitad de la noche. No afecta a la calidad del sueño, durante el día el niño se siente muy bien. Esta condición generalmente desaparece por sí sola cuando cumple los 5 años.

  • Miedo nocturno. La cima está entre los 4 y los 12 años. Ocurre en el primer tercio del sueño nocturno. El niño se despierta de repente con un fuerte grito. Puede presentar sudoración, taquicardia, respiración acelerada. El pequeño está desorientado, el habla es incoherente, puede levantarse de la cama y salir corriendo a algún lado, no responde a las palabras y acciones de los padres. La mirada se vuelve “hacia adentro”. Al calmarse, se duerme rápidamente y por la mañana no se acuerda de nada.

  • Sonambulismo. La cima se alcanza entre los 8 y 12 años. El niño puede sentarse o gatear en la cama, caminar por casa, realizar acciones extrañas. La necesidad de una revisión médica y su valoración lo determinará un neurólogo. Puede ser prescrita la monitorización vía video-EEG durante sueño o una polisomnografía.

Por regla general, las parasomnias poco frecuentes, 1-2 veces al mes, no requieren de una revisión. Pero si se repiten con más frecuencia, es mejor pedir ayuda a un especialista.

Cómo comenzar a darle alimentos sólidos

Con frecuencia, las madres temen que el bebé se atragante y posponen demasiado la introducción de una alimentación sólida. Les cuento lo que hace falta saber.

  • La fisiología de la masticación y de la deglución en el niño es tal que el reflejo faríngeo aparece mucho antes de que un trozo llegue a la raíz de la lengua.

  • Durante la comida, el niño debe sentarse recto (nada de posiciones “reclinadas”).

  • Mientras el niño no haya desarrollado el agarre de pinzas y agarra la comida con toda la mano, los trozos deben tener forma alargada, de unos 7-8 cm de largo.

  • Está prohibido darle todos los productos redondos, lisos y pequeños: frutos secos enteros, bayas, pasas, aceitunas, palomitas de maíz, gominolas pequeñas y caramelos.

A qué edad se puede comenzar a viajar con el niño

Puedes empezar a viajar con tu hijo prácticamente desde cualquier edad, pero es necesario entender claramente el propósito de tu viaje. Si vas a ir a un país cercano por un corto periodo de tiempo porque has encontrado un vuelo a buen precio y estás cansada del día de la marmota, admítelo con sinceridad: vas de viaje para descansar tú y tu esposo. No te engañes a ti misma diciendo que el mar y el sol durante 12 días beneficiarán a tu hijo.

No hay nada de malo en el hecho de que una madre quiere disfrutar de nuevas impresiones. Solo es necesario pensar en cómo minimizar los riesgos para el niño: que no se enferme, que no sufra de un golpe de calor, no se queme por el sol y que se le garantice una alimentación adecuada.

Pero si vas para pasar 3-4 semanas o más, debes pensar en cómo hacer que las vacaciones sean lo más confortables posible. No emprendas un viaje cuando el calor arrecia o todo el mundo está de vacaciones. Por ejemplo, agosto es el mes de vacaciones de los europeos, por lo que los centros turísticos están abarrotados y el riesgo de contraer infecciones se dispara.

Cuál es la diferencia entre el test de Mantoux y Diaskintest

El test de Mantoux, Diaskintest y otros métodos de diagnóstico no se llevan a cabo por pura formalidad y tampoco porque sin ellos no aceptarán a tu hijo en un centro infantil, sino para contar con un diagnóstico temprano por una posible infección de tuberculosis. Tienes derecho a rechazar la prueba, pero debes estar preparado para tener la cita con un médico especialista en tuberculosis.

Según datos recientes, el tamaño de la prueba de Mantoux no sirve para evaluar la inmunidad posterior a la vacunación. Es decir, una reacción negativa de Mantoux en un niño vacunado con BCG no significa la ausencia de inmunidad y la ineficacia de su vacunación.

El Diaskintest en personas sanas siempre da negativo y las reacciones alérgicas inespecíficas son extremadamente extrañas.

Por qué los niños se quejan de que les duelen las piernas

Muchas personas están familiarizadas con esta situación: llega la noche, un niño en edad preescolar (o estudiante de primaria) se despierta llorando y señalando a sus piernas, pantorrillas, corvas y, con menos frecuencia, sus muslos. Normalmente, le duelen ambas piernas y, precisamente, estando en reposo. Con frecuencia, a esto le precede un gran esfuerzo en la víspera: un entrenamiento o un largo paseo y, por la mañana, todo desaparece. En cuanto a lo demás, el niño está absolutamente sano.

Estos son los así llamados dolores de crecimiento. Se supone que están relacionados con un crecimiento óseo más rápido y un crecimiento más lento de músculos, tendones y fibras nerviosas. Otra hipótesis es un bajo umbral de dolor. Una cosa se sabe a ciencia cierta: los dolores de crecimiento desaparecen en el 100 % de los casos tras cumplir el niño los 12 años de edad.

Cómo ayudarlo:

  • Hacerle estiramientos después del ejercicio; y en caso de los episodios frecuentes, todos los días antes de que se acueste.

  • Darle un baño tibio antes de que duerma, hacerle un masaje de los músculos de las pantorrillas.

  • En caso de dolor intenso, darle al niño ibuprofeno o paracetamol, asegurando una ingesta adecuada de calcio con los alimentos y la ingesta adicional de vitamina D.

Por qué pueden aparecer manchas negras en los dientes

En algunos niños se forman manchas negras en la parte cervical del diente, que a menudo se fusionan en una línea oscura. Los médicos denominan este fenómeno la placa de Priestley.

Qué sabemos:

  • no es una enfermedad de los dientes o las encías, sino la presencia de un tipo especial de bacterias;

  • el color negro probablemente está relacionado con la formación de sulfuro de hierro, a partir del sulfuro de hidrógeno, producido por bacterias;

  • dicha placa contiene más calcio y fósforo que la incolora habitual;

  • su apariencia está relacionada con las propiedades especiales de la saliva (nivel alto de calcio y fósforo y bajo de glucosa);

  • las características de la saliva y la microflora, que conducen a la formación de dicha placa, también protegen contra la caries;

  • es más común en niños que nunca han sido alimentados con leche de fórmula en biberón.

En la actualidad, la placa de Priestley se reconoce como un problema puramente estético. Se puede eliminar solo por un dentista, pero es probable que después de algún tiempo vuelva a aparecer. En los adultos, este problema no se produce.

Lista de chequeo de salud dental

  • Tratamientos contra la caries de la madre antes, durante y después del embarazo: las bacterias cariogénicas se transmiten al niño “de manera hereditaria”.

  • Limitar el uso del biberón entre las tomas con algo que no sea agua. Infusiones de frutas, leche de fórmula, jugo: todo eso no debe darse al niño en las pausas entre las comidas.

  • Limitar el uso del biberón a partir de un año de edad, lo ideal sería quitarlo por completo. Para hacerlo, a partir de unos 8 o 9 meses, se debe comenzar a enseñar al niño a beber de una taza.

  • No dar la leche de fórmula por la noche al pasar el año de edad.

  • Limitar el uso del chupete al pasar el año de edad. Está demostrado que a la formación de la mordedura afecta usar el chupete y chupar el dedo si esto continúa pasados los 4 años de edad.

  • Equilibrar la alimentación, limitar el consumo de azúcar y harina. Por cierto, la bollería no es menos, sino incluso puede ser más perjudicial para los dientes que las bebidas azucaradas. El azúcar disuelto en agua se elimina rápidamente con la saliva, mientras que los productos de masa se pegan a los dientes, lo que acarrea su presencia por mucho más tiempo en la cavidad bucal.

Lista de chequeo para un niño en edad escolar

A qué se debe prestar atención, incluso si no se observan problemas a primera vista. Debo admitir que no voy a escribir sobre el régimen del día, la alimentación adecuada, la limitación de las bebidas azucaradas y de la comida rápida. Hablaré sobre los estudios que vale la pena realizar.

  • Análisis clínico de sangre: una vez al año (principalmente para excluir deficiencias de hierro).

  • Niveles de ferritina sérica si se observan alteraciones en la analítica de sangre o síntomas de deficiencia de hierro latente.

  • Niveles de vitamina D si se registran resfriados frecuentes, somnolencia inexplicable o apatía.

  • TSH (hormona estimulante de la tiroides): detección de una disfunción de la tiroides. Es necesario hacer a las niñas adolescentes con un ciclo menstrual irregular, niños de ambos sexos con sobrepeso y con antecedentes familiares de enfermedades de la tiroides.

  • Perfil lipídico: a los 15 años. Para los niños con sobrepeso: una vez cada 2 años.

  • ECG: a los 15 años. A los niños que hacen deporte de manera profesional: cada año.

  • Revisión realizada por un oftalmólogo: anualmente.

  • Examen ortopédico: control de la postura y de la pisada, una vez al año durante el período de crecimiento activo.

  • Para niños varones: chequeo realizado por un urólogo, a la edad de 14-15 años. Para las niñas, revisión del ginecólogo pediátrico cuando se les establezca el ciclo (o si este no se establece durante seis meses desde el comienzo de la primera menstruación).

Y para concluir: los médicos también somos personas

También tenemos hijos. Entiendo cómo se siente una madre cuando su hijo tiene 39 °C de fiebre durante seis días sin otros síntomas visibles de alguna enfermedad.

Te puede parecer que el médico presta poca atención a tu hijo, que es poco amistoso con los pacientes y que no quiere percibir la gravedad de tu problema. Pero esto no es así. Los médicos lo entendemos todo, pero no todos quieren y no todos saben cómo mostrar sus sentimientos.

Sí, somos también humanos y no somos perfectos.

¿Estás de acuerdo con el enfoque de la doctora Makarshina? ¿Qué preguntas te gustaría hacerle a tu pediatra?

Compartir este artículo