Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo Zaha Hadid, en la que nadie creía, se convirtió en la Mozart del mundo de la arquitectura

El 31 de octubre, nació una de las arquitectas más prominentes de nuestra época: Zaha Hadid, cuyo nombre en árabe significa “brillante”. En 2019, habría cumplido 68 años. Negaba la perspectiva habitual de las cosas, sus proyectos se consideraban demasiado locos e irrealizables, perdía licitaciones durante 17 años, pero al final cambió por completo el mundo de la arquitectura.

En Genial.guru, siempre nos han fascinado las formas futuristas de los edificios de la gran arquitecta, que todavía se están construyendo después de la muerte de Hadid, y esperamos que su historia te inspire a hacer realidad las ideas más atrevidas.

La superestrella de la arquitectura nació en 1950 en Bagdad

Zaha nació en una familia iraquí bastante rica, por lo que las historias sobre una infancia difícil no tienen nada que ver con ella. Por cierto, las famosas modelos de Gigi y Bella Hadid no son familiares de Zaha, aunque su padre también está asociado con el negocio de la construcción.

Inicialmente, la chica quería ser matemática e incluso estudió esta ciencia en la Universidad Americana de Beirut. Sin embargo, en algún momento, se dio cuenta de que su corazón ya no estaba en los números, sino en las formas, y se centró en la arquitectura.

Pronto, Hadid se fue a Londres, donde conoció al famoso arquitecto holandés Rem Koolhaas. El talento de la joven llamó la atención del holandés y se convirtió en su mentor.

El maestro llamó a la chica “un planeta en su propia órbita”. Después de su graduación, Koolhaas invitó al joven Hadid a trabajar en su oficina en Róterdam. Pero, 3 años más tarde, Zaha decidió que estaba lista para comenzar su propia carrera independiente y regresó a Londres.

Durante 17 años, los proyectos de Hadid fueron rechazados, y ella misma fue llamada “arquitecta de papel”

Habiéndose sumergido en el mundo de la arquitectura, Hadid presentaba muchos proyectos, pero una y otra vez se enfrentaba a las críticas. A pesar de todos sus esfuerzos, hasta principios de los 90 no se construyó un solo edificio diseñado por ella.

Al mismo tiempo, los proyectos de Zaha ganaron importantes concursos internacionales, pero todos ellos permanecían como letra muerta, porque se consideraban locos: demasiado fantásticos e irrealizables. Todo lo que le quedaba a Zaha es continuar trabajando con la esperanza de progreso en la arquitectura.

En 1982, al parecer, tuvo un golpe de suerte: se aprobó el proyecto de Hadid de un club deportivo en la cima de las montañas en Hong Kong. Sin embargo, después de un año, el cliente canceló la construcción, quedándose solo con los dibujos del proyecto.

Con el dinero ganado, Zaha decidió abrir su oficina, que en 30 años se convirtió en un verdadero imperio. Además, Zaha no se rindió y, gracias a su perseverancia y carácter fuerte, continuó creando sus proyectos locos y fascinantes al mismo tiempo.

Construyó su primer edificio a los 44 años. Era una estación de bomberos

A la izquierda está el edificio residencial IBA, a la derecha está la estación de bomberos Vitra.

En 1993, se realizó el primer proyecto de Hadid: una pequeña estación de bomberos para la empresa de muebles Vitra, que se convirtió en una verdadera obra de arte. Para ese momento, era una nueva palabra en el mundo de la arquitectura. El edificio realmente impresionó a todo el mundo con su forma: las losas de hormigón curvadas e inclinadas parecían congelarse en un baile majestuoso.

Además, el mismo año se construyó otro edificio diseñado por Zaha: edificio residencial IBA. Cabe mencionar que fue ayudada por feministas locales que lucharon para aumentar la presencia de mujeres en la arquitectura alemana moderna.

Zaha era admiradora de Kazimir Malévich y del constructivismo

Hadid era una gran admiradora de la obra de Kazimir Malévich y la vanguardia rusa en general. Zaha nombró su tesis, el proyecto del puente habitado sobre el Támesis, en honor del artista ruso: “Tektonik de Malévich”.

Además, en las primeras obras de Hadid, se pueden notar los obvios paralelos con el constructivismo ruso. Por ejemplo, si comparamos su famosa estación de bomberos Vitra con las obras de los constructivistas, se hace evidente una cierta similitud.

La arquitecta logró construir dos edificios importantes en Rusia. El primero fue la mansión futurista del empresario Vladislav Doronin, el segundo fue el centro de negocios de Moscú Dominion Tower, diseñado en el estilo de vanguardia.

En el futuro, Zaha se centró por completo en los estilos como la vanguardia y el futurismo.

Hadid recibió el “Óscar” en el mundo de la arquitectura y acusaciones de la falta de funcionalidad de sus edificios

Según Zaha, un verdadero interés hacia su trabajo fue despertado solo después de que ella participó en la construcción del Centro de Arte Contemporáneo en Cincinnati. Además del hecho de que fue el primer museo en Estados Unidos diseñado por una mujer, en la obra se veía claramente el estilo de Hadid; las paredes montadas una encima de la otra, esquinas afiladas y formas inesperadas.

Sin embargo, un verdadero triunfo para Hadid fue el año 2004: su proyecto del Centro de Deportes Acuáticos de Londres recibió el Premio Pritzker, que se considera un Óscar en el mundo de la arquitectura. Zaha fue la primera mujer en recibir este premio.

Después de eso, Hadid se convirtió en uno de los arquitectos más demandados del mundo, pero este título le gastó una broma cruel. El hecho es que pronto los críticos comenzaron a acusar a la mujer de estar demasiado interesada en la autoexpresión, olvidando la funcionalidad de sus edificios.

Por ejemplo, después de la inauguración de su triunfante Centro de Deportes Acuáticos, algunos espectadores de las filas superiores se quejaron de que, debido al sofisticado techo del edificio, no podían ver lo que pasaba en las piscinas de la arena.

Otro ejemplo es el Museo MAXXI de Arte Moderno de Roma. Los expertos lo encontraron inapropiado para exhibir objetos de arte. El hecho es que, el edificio es un laberinto largo y retorcido de un piso, además no es del todo claro qué objetos de arte se pueden exponer allí. Además, el museo resultó ser tan enorme que incluso las pinturas más grandes se perdían por completo en su interior. Por lo tanto, el edificio MAXXI se ha convertido en un monumento a sí mismo.

Sin embargo, los proyectos de Hadid no dejaron indiferente a nadie, y su estilo se convirtió en uno de los más reconocibles del mundo.

Zaha fue llamada la “reina de la curva” gracias a su método creativo

The Guardian apodó a Hadid como la “reina de la curva”, que “liberó la geometría arquitectónica”. Es cierto que, Hadid dedicó toda su vida a la destrucción de los estereotipos y los cánones generalmente aceptados, yendo más allá de los límites del espacio habitual. Además, ella negó la geometría y recurrió a la perspectiva distorsionada, otorgando prioridad a las líneas curvas.

Zaha solía lograr sus objetivos y no permitía que nadie dudara de sus obras. Aparentemente, fue una de las razones por las cuales sus increíbles proyectos, que a menudo rozaban los límites de lo físicamente posible, después de todo se hicieron realidad.

Por cierto, la oficina de Zaha Hadid fue una de las primeras en cambiar a un enfoque paramétrico en el diseño. Este enfoque permitió procesar grandes cantidades de datos, sobre la base de los cuales fue posible formar una estructura de edificios muy compleja. Además, la construcción de los edificios de las formas más increíbles se ha hecho posible gracias a los materiales compuestos que ayudaron a realizar los proyectos más fantásticos de la famosa arquitecta.

En general, el enfoque de Hadid a la arquitectura puede llamarse artístico. Ella rechazó el funcionalismo y el racionalismo y se basó únicamente en su imaginación.

Año tras año, los proyectos de Hadid se volvían cada vez más elaborados y caros

Al principio y a la mitad de la primera década de los años 2000, Zaha hace realidad sus ideas ambiciosas. Todo el mundo ya está familiarizado con el estilo artístico de Hadid, e incluso tiene imitadores. Sus edificios no son solo objetos en el espacio, sino verdaderas obras de arte. Se comparan con naves espaciales, ya que se ven tan inusuales para el ojo humano.

Cada proyecto siguiente de Hadid es más impresionante que el anterior. Por supuesto, todas sus ideas cuestan mucho dinero. Por ejemplo, la construcción del Centro de Dongdaemun Design Plaza en Seúl y el Centro Heydar Aliyev en Bakú costó cientos de millones de dólares.

Al mismo tiempo, el mundo se enfrenta con la crisis financiera de 2008 y se esfuerza por ahorrar. Más tarde, Zaha se somete a las críticas por el hecho de que el espacio en sus proyectos se usaba de manera ineficiente. Sin embargo, la superestrella de la arquitectura rechaza todas las acusaciones y logra encontrar a sus clientes. En China, así como en los países petroleros del Medio Oriente, la economía está en orden, por lo que pueden permitirse construir los edificios más caros.

En ese momento, fueron llevados a cabo tales proyectos de Hadid como un hotel de 40 pisos en la ciudad china de Macao, el edificio de ópera en Guangzhou, la universidad politécnica en Hong Kong y el complejo Galaxy SOHO en Pekín.

Escándalos relacionados con la construcción de estadios en Catar y Japón

Desafortunadamente, los últimos años de la vida de Zaha Hadid se vieron ensombrecidos por incidentes muy desagradables en varios países. Por ejemplo, durante la construcción del estadio diseñado por ella en Catar, fallecieron varios obreros. El famoso nombre de la arquitecta sirvió como detonante para los periodistas, apareciendo en los medios en un contexto negativo, aunque el diseño del edificio en sí no era peligroso para las personas.

Luego, muchos críticos encontraron la forma del estadio de Catar demasiado extravagante e incluso provocativa: a alguien le pareció que la parte superior del edificio parecía a los órganos genitales femeninos. Al mismo tiempo, la misma autora se quedó indignada, y calificó de ridículas a estas asociaciones, aclarando que esta forma del estadio fue inspirada por el barco árabe tradicional.

Durante la construcción del Estadio Olímpico de Tokio surgió otro problema. El proyecto parecía demasiado costoso: eran necesarios 2 mil millones de USD para implementarlo. La prensa japonesa incluso comparó este estadio con una tortuga marina, que arrastraría a Japón al fondo.

Más tarde, el gobierno decidió renunciar a este proyecto costoso a favor de una opción más democrática.

Incluso después de la muerte de la arquitecta, en todo el mundo se están construyendo edificios diseñados por Hadid

Zaha Hadid murió a la edad de 65 años a causa de un ataque cardíaco en una clínica de Miami donde fue tratada por bronquitis. Uno de sus últimos proyectos realizados fue un edificio residencial en Nueva York.

Así como la arquitectura era el único amor de Hadid, sus proyectos le reemplazaron la familia. Sin embargo, la labor principal de la vida de la gran mujer arquitecta sigue vivo: el relevo fue tomado por su socio en el estudio de arquitectura Patrick Schumacher. Juntos trabajaron durante 28 años, por lo que Patrick comparte plenamente los principios del trabajo de Zaha. Actualmente, la oficina está implementando más de 30 obras inacabadas de Hadid y sigue elaborando los diseños nuevos. Recientemente, se completó el Centro Internacional de Cultura y Arte de Meixihu en la ciudad china de Changsha.

Además, el 25 de septiembre de 2019 fue inaugurado el aeropuerto internacional de Pekín-Daxing, el más grande del mundo.

En 2020, en la capital de Arabia Saudita, está prevista la inauguración del metro, cuya estación principal fue diseñada por Hadid. La parte principal de la estación estará hecha de mármol blanco y las paredes estarán decoradas con placas de oro. Según la autora, se inspiró en las dunas de arena de Arabia Saudita.

Pero, todavía no son todos los proyectos de la “reina de la arquitectura” que pronto serán presentados al mundo. Así que no hay duda: Zaha Hadid sigue con nosotros.

¿Quizás ya tuviste suerte de ver con tus propios ojos algunos edificios de Zaha Hadid? ¿O tal vez te gustaría verlos?