Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un estudio afirma que caminar a cierta velocidad añade 15 años de vida, aunque se tengan kilos de más

Han pasado años desde que la ciencia demostró que caminar aporta muchos beneficios para el organismo. Pero, además de tonificar los músculos, estabilizar los niveles de insulina y mejorar la salud cardiovascular, ahora se añade una nueva ventaja para quienes caminan a paso rápido: una vida considerablemente más larga.

Genial.guru quiere compartir contigo descubrimientos de la ciencia que afirman que quienes caminan rápidamente tienen una esperanza de vida de hasta 15 años más que aquellos que se mueven lentamente, sin importar cuánto pesen.

Personas con diferentes características

El estudio estuvo a cargo de los investigadores Francesco Zaccardi, Melanie J. Davies, Kamlesh Khunti y Tom Yates, miembros de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, y fue publicado a través de la prestigiada Clínica Mayo. Los científicos trabajaron con una muestra de cerca de 500 000 adultos ingleses de edad mediana, a quienes monitorearon desde marzo de 2006 a julio de 2010. Los científicos tomaron en cuenta variables como el paso al que caminaban, la fuerza de agarre, su IMC, la circunferencia de su cintura y el porcentaje de grasa que tenían en el cuerpo.

La investigación se dividió en un proceso de tres pasos: primero, les dieron seguimiento a los participantes considerando su esperanza de vida en intervalos de 24 meses, teniendo en cuenta su IMC y el paso al que caminaban. El segundo momento se basó en un modelo creado para predecir las tasas de mortalidad de los participantes, tomando en cuenta su edad, y considerando su IMC y la velocidad a la que caminaban. El tercero se encargó de obtener tasas de supervivencia basadas en las tasas predictivas de mortalidad con una curva de supervivencia de 90 años. Este mismo procedimiento se repitió considerando la circunferencia de la cintura y la cantidad de grasa presente en el cuerpo.

La velocidad importa

Es importante aclarar que, para este estudio, se consideró paso rápido caminar a una velocidad de 3 millas por hora (un poco más de 4 kilómetros), es decir, 100 pasos por minuto. Paso lento equivalía a caminar 1 o 2 millas por hora, o 50 pasos por minuto.

Teniendo esto en cuenta, los científicos observaron que las personas que caminaban a paso rápido tenían una mayor probabilidad de vivir más años, sin importar que estuvieran excedidos de peso. Sin embargo, las personas que caminaban a paso lento tenían una menor esperanza de vida, aunque no tuvieran sobrepeso. Esto demuestra que estar en un peso saludable no necesariamente eleva la esperanza de vida, aunque sí es un factor importante que protege a las personas de las temibles consecuencias que acarrea el exceso de peso.

Más años de vida

La edad que se tomaba como punto de partida para estimar la esperanza de vida era de 45 años. Los gráficos mostraron que quienes caminaban a paso rápido vivían más años sin importar cuál fuera su Índice de Masa Corporal (IMC). La esperanza de vida para las mujeres era de 86,7 a 87,8 años, y para los hombres era de 85,2 a 86,8. En contraste, los participantes que caminaban lentamente tenían una esperanza de vida más baja, sin importar cual fuera su IMC: de 72,5 a 85 años en las mujeres y de 64,8 a 81,2 en los hombres. En ambos grupos, es decir, los caminadores veloces y los lentos, que mostraban la misma fuerza de agarre, la menor esperanza de vida era la de aquellos (hombres y mujeres) con un IMC de menos de 20 kg/m2. Comparados con los caminadores lentos con bajo IMC, los caminadores rápidos con un IMC bajo tenían una esperanza de vida mayor de casi 15 años: 14,9 años (mujeres) y 21,4 (hombres).

Empieza a caminar

Si después de leer esto deseas disfrutar de los beneficios de caminar, es conveniente iniciar con un programa que eleve gradualmente el paso y el tiempo de la caminata. A continuación encontrarás consejos tomados del programa de caminata de 12 semanas del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos. Si hace mucho tiempo no te ejercitas, tienes más de 40 años o padeces alguna enfermedad, debes consultar a tu médico antes de empezar cualquier programa de ejercicio.

  • Haz un esfuerzo por caminar, por lo menos, cinco días a la semana.
  • Cada sesión debe iniciar caminando cinco minutos a paso lento para calentar, y debe concluir de la misma forma, es decir, caminar cinco minutos a paso lento para enfriarse.
  • Aumenta la velocidad de la caminata gradualmente hasta que alcances un paso de 5 a 7 km por hora. Cada semana aumenta los minutos que se indican para el tiempo que caminas.
  • Es conveniente que, además de caminar, incluyas rutinas de entrenamientos para fortalecer los músculos, así como 150 minutos semanales de ejercicios aeróbicos moderados, o 75 minutos a la semana de rutinas aeróbicas vigorosas.

12 semanas bastan

El programa de 12 semanas del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre está diseñado para introducir esta rutina en la vida diaria. De acuerdo con la Clínica Mayo, el punto de partida que dicha institución propone es un esquema de entrenamiento como el siguiente:

  • Semana 1: 5 minutos de calentamiento, 5 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 2: 5 minutos de calentamiento, 7 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 3: 5 minutos de calentamiento, 9 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 4: 5 minutos de calentamiento, 11 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 5: 5 minutos de calentamiento, 13 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 6: 5 minutos de calentamiento, 15 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 7: 5 minutos de calentamiento, 18 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 8: 5 minutos de calentamiento, 20 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 9: 5 minutos de calentamiento, 23 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 10: 5 minutos de calentamiento, 26 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 11: 5 minutos de calentamiento, 28 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.
  • Semana 12: 5 minutos de calentamiento, 30 minutos de caminata, 5 minutos de enfriamiento.

¿La caminata es una buena opción para ti? ¿O prefieres otro tipo de rutinas de ejercicio? ¿Cuáles son? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Compartir este artículo