Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
10 Historias que demuestran que para tener éxito no necesitas tener educación superior

10 Historias que demuestran que para tener éxito no necesitas tener educación superior

--4-
40k

El mito de que para tener éxito debes tener educación superior desde hace tiempo está desmentido, gracias a los ejemplos de personas talentosas que lograron grandes alturas sin tener diploma (Bill Gates y Steve Jobs, por ejemplo). Pero ¿cómo les va a las personas comunes que en sus tiempos dejaron sus estudios?

Genial.guru juntó algunas historias y consejos de usuarios de Internet que te ayudarán a entender qué tan necesario es tener un diploma para hacer una carrera profesional exitosa.

  • Tengo 26 años y doy dueño de 27 florerías. Me ayudó a alcanzar el éxito una frase que escuché a los 18 años: "No eres un mal chico, pero no tienes dinero". Y empecé a tomar venganza. Con 50 dólares en la bolsa y una carcacha de auto, mi compañero y yo empezamos a llevar flores a domicilio. Tres años después, la chica autora de aquella frase, se interesó en mí, pero me di cuenta de que ella no valía la pena. Dejé la universidad en el segundo año: tenía que hacer un examen y pagarles el sueldo a mis empleados el mismo día. Elegí la segunda opción.
  • Recién ahora, después de recibir dos diplomas diferentes, me di cuenta de que ¡ya no tenía que despertarme a las 7 de la mañana para ir a la escuela! Ahora tengo que levantarme a las 6 para ir al trabajo.
  • En el segundo año de universidad, una maestra me puso una calificación tan mala que me corrieron de la escuela. Decidí no perder el tiempo, me dediqué a trabajar de forma freelance y rápidamente gané muchos clientes. Cuando logré regresar a la uni, ya tenía un ingreso estable de 300 a 500 dólares. Pero entendí que la escuela limitaba mi crecimiento. Así que preferí enfocarme en el trabajo e hice bien: primero tuve un pequeño estudio, luego un startup y ahora, una corporación enorme. No recuerdo cómo se llamaba la maestra, pero ¡le agradezco de todo corazónel hecho de haberme expulsado!

  • Estudiaba en una academia jurídica. Durante mis estudios empecé a trabajar en un banco. En un año y medio recorrí el camino desde ser un empleado raso hasta el supervisor de toda una rama. Y todo con los estudios no terminados. Pronto sentí que el trabajo no me parecía interesante. Mandé el banco al carajo y me dediqué a las ventas por Internet. Pensaba terminar mis estudios, pero me di cuenta de que no lo necesitaba, así que dejé la universidad y seguí perfeccionándome en mi especialidad nueva. En todos los trabajos posteriores sólo una vez me pidieron enseñar un diploma que comprobara mis estudios, pero bromeé que lo había perdido y no insistieron. Les interesó más mi experiencia y conocimientos y, cuando los presenté, el asunto del diploma quedó en el olvido.

  • Graduarse de la universidad y encontrar un trabajo de acuerdo con tu especialidad es como DiCaprio y los Óscar: tienes los conocimientos, pero de todas formas no puedes encontrar el trabajo. Al menos, no desde la primera vez.

  • En 5 años he trabajado en 3 empresas donde mis jefes eran personas sin un diploma. Y yo, teniendo 2 títulos, ni siquiera soy candidato para algún puesto directivo.

  • Si quieres tener tu negocio propio, necesitas la habilidad que no te enseñan en las universidades: la habilidad de tomar decisiones y ser responsable por ellas. Si quieres lograr ciertas alturas, necesitas trabajar 12 horas al día (como mínimo), estudiar constantemente y dejar de hacer tonterías. Mi trayecto desde ser un estudiante que dejó la universidad hasta el dueño de una empresa de publicidad me tomó 6 años. Esto incluye un montón de libros leídos, una gran cantidad de deudas y riesgos, canas y el hecho de que hasta ahora no puedo decir que estoy seguro de qué sucederá mañana.

  • Hoy mi hermana se graduó de la universidad. Le enseñó su diploma a mamá y ella le dijo: "Guárdalo, luego se lo enseñarás a tus hijos".
  • El verano pasado, una amiga mía decidió viajar a Polonia para trabajar. Llegó y le dicen que, en vez del trabajo prometido, recogería fresas. No le gustó la idea y les empezó a decir que tenía dos diplomas y que estaba calificada para otras cosas. El empleador le contestó: "Pues si quieres, mientras recoges las fresas, te vamos a aplaudir".
  • Mi hijo me hartó con sus frases: "¿Por qué debo estudiar si Bill Gates nunca se recibió y es multimillonario?" o "¡Steve Jobs tampoco iba a la universidad!". No aguanté más y le traje un procesador de una PC desmontado, corté Wi-Fi en casa y le dije: "Si logras montar el procesador sin Google de tal forma que funcione, ¡tienes mi permiso para dejar la uni!". En dos horas, mi hijo me buscó para pedirme: "Papá, conecta el Wi-Fi, ¡necesito hacer la tarea!".
--4-
40k