Genial
Genial

10 Tesoros que se encontraron bajo el agua y que dejaron muchas preguntas que contestar

Si te digo que te imagines un tesoro en el fondo del mar, seguro que pensarás en un cofre sumergido, cargado de piedras preciosas, monedas antiguas y espadas. Pero los tesoros que se encuentran en el mar son muchas veces descubrimientos que no solo no tienen nada que ver con esa imagen de nuestra imaginación, sino que ni siquiera tienen explicación.

Acompáñanos en Genial.guru a conocer estos tesoros subacuáticos fuera de serie.

1. Un cementerio de trenes. “¿Cómo?” es una de las mil preguntas que nos hacemos

Sería raro estar buceando y encontrarse con un tren sumergido, pero ¿se imaginan más? Pues unos arqueólogos encontraron cerca de las costas de Nueva Jersey trenes que datan de 1850. Lo más extraño es que no hay ningún registro de que se hayan construido ni de que se hayan perdido.

Los exploradores creen que las locomotoras se perdieron cuando eran transportadas por barco desde Boston a otra ciudad de la costa este de EE. U.U. después de que una tormenta los impulsara hacia el mar u obligara a los marineros a tirarlos para que el barco no sucumbiera por el peso.

2. Naufragio de Salcombe, el descubrimiento que conmocionó a los historiadores

En 2010, un grupo amateur de arqueólogos marinos que inspeccionaba las costas de Devon, Inglaterra, se topó con un naufragio a solo 10 metros de profundidad que yacía allí hacía 3000 años. El barco, que databa de la Edad del Bronce, iba cargado con más de 250 lingotes de cobre, 27 de estaño, una espada de bronce y varias joyas de oro.

Quizás no fue el hallazgo más rico de la historia, pero sí que sorprendió a los historiadores, pues reveló que los vínculos de Gran Bretaña con Europa en la Edad del Bronce, así como las habilidades marineras de los contemporáneos, eran más desarrolladas de lo que se creía.

3. Cuando por casualidad se encontró la ciudad que se creía un mito, Tonis — Heracleion

Se creía que Tonis-Heracleion era una ciudad mítica hasta que, en el año 2000, el arqueólogo marino Franck Goddio la encontró por casualidad mientras buscaba barcos de guerra de Napoleón en la costa de Alejandría.

Si bien autores clásicos como Herodoto la mencionaban en sus escritos, en un momento desapareció sin dejar rastro, hasta que se le descubrió 1 200 años después. Aún nadie sabe cómo ni por qué se hundió.

4. La inexplicable bolsa de Esmeraldas

En 2010, Jay Miscovich compró un mapa del tesoro a un amigo. Si bien todos pensaron que era una locura, Miscovich proclamó que había encontrado una bolsa llena de esmeraldas procedentes de un barco español del siglo XVI.

Sin embargo, al poco tiempo se empezó a dudar de su historia, ya que se encontró que las gemas habían sido protegidas con un esmalte industrial moderno. Al parecer, todo había sido planeado por Miscovich.

5. Un monolito de la Edad de Piedra en el mar

En 2015, unos científicos encontraron un monolito de piedra de 10 000 años de antigüedad en un área llamada el Banco Pantelleria Vecchia.

Se dice que el área no se sumergió en el mar sino hasta hace aproximadamente 9 350 años, por lo que los investigadores creen que la creciente marea obligó a los residentes a migrar durante la Edad de Piedra, dejando atrás su inmenso monolito.

6. La computadora más antigua del mundo, el mecanismo de Anticitera

En 1900, después de que unos buscadores de esponjas buscaran refugio en la isla griega de Anticitera durante una tormenta, se encontraron con un objeto inusual. Estaban frente a la primera computadora de la historia.

Se cree que el dispositivo se fabricó para predecir fenómenos lunares o servir en la navegación. Lo sorprendente es que fue creado por una persona o equipo griego con conocimientos de astronomía e ingeniería tan adelantados para su época, que hasta hoy a algunos científicos les cuesta creer que la pieza tenga más de 2 000 años.

7. Un botiquín de 2 000 años que no se sabe a qué civilización perteneció

Cuando en los años 80 se investigaba un barco hundido en la época romana, se encontró un botiquín con pastillas. Las tabletas estaban tan bien selladas que pudieron sobrevivir milagrosamente dos milenios bajo el mar.

Las pastillas contenían extractos de hierbas y plantas como apio, zanahorias, repollo, alfalfa, castañas, hibisco, etc. y confirman los ingredientes que los textos médicos clásicos mencionaban. Se cree que se habrían utilizado para tratar dolencias gastrointestinales de los marineros.

8. Un cementerio bajo el agua

Arqueólogos subacuáticos mexicanos encontraron en un cenote en Yucatán unos 120 cuerpos humanos que datan de entre los años 125 y 236 d. C. Gracias a la mezcla de agua salada y dulce en la cueva, los ornamentos que llevaban los cuerpos pudieron mantenerse por casi 20 siglos.

Los científicos explican que, para los antiguos mayas, las cuevas y cenotes eran sagrados, pues se consideraban entradas al inframundo. Es por eso que funcionaban también como lugares de entierro y veneración a los muertos.

9. Un continente perdido (¿Qué?)

National Geographic anunció en el 2011 que fueron descubiertas en el océano gigantescas piezas de Gondwana, un antiguo continente que comprendía lo que hoy es África, América del Sur, Australia, la Antártida, el subcontinente indio y la península arábiga.

Para poder explorarlo más, se necesitaba llegar a aguas profundas, y eso fue exactamente lo que hicieron. Los científicos descubrieron muchas características únicas durante su búsqueda: por ejemplo, la presencia de gneis, granito y arenisca, piedras que están ahora perdidas dentro de las rocas que conforman los Himalayas.

10. El monumento Yonaguni, la formación submarina que divide a los científicos

En 1995, un buceador se alejó demasiado de la costa de Okinawa y se quedó estupefacto cuando se tropezó con una construcción de piedras colosales que encajaban perfectamente para edificar un monumento, así como esculturas, lo que parecen ser escaleras, calles pavimentadas y plazas. Los científicos creen que el monumento, ubicado en la costa sur de la isla de Yonaguni, Japón, tiene alrededor de 10 000 años.

Y aunque la mayoría del mundo quedó sorprendida ante el descubrimiento, otros científicos que han estudiado la formación están convencidos de que los bloques se formaron naturalmente con movimientos tectónicos.

¡Cuántos más tesoros inesperados estarán escondidos en la inmensidad del océano! ¿Crees que algún día llegaremos a conocerlo todo a profundidad? Comparte tus reflexiones en los comentarios.

Genial/Historias/10 Tesoros que se encontraron bajo el agua y que dejaron muchas preguntas que contestar
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos