10 Mitos acerca de los eclipses en distintas partes del mundo que muchos todavía creen

Chile y Argentina experimentaron hace muy poco un eclipse solar, momento en que se observó en plena tarde cómo quedó oculto el Sol por unos minutos. Pero fueron muchos los que se quedaron con más ganas del evento astronómico. El 16 de julio se dejará ver otro eclipse, pero de Luna, en casi todo el mundo. Antes de que estos fenómenos se convirtieran en todo un revuelo, muchos pueblos antiguos interpretaban los eclipses como algo completamente diferente.

Genial.guru elaboró una lista de mitos sobre los eclipses y el significado que muchos pueblos les dieron.

Qué es un eclipse

El eclipse es un fenómeno de luz en el que un cuerpo celeste es bloqueado por otro. Se puede presentar de dos formas: solar o lunar. Ambos ocurren cuando se alinean con la Tierra en momentos determinados. Por eso, el pasado 2 de julio, Argentina y Chile pudieron presenciar un eclipse solar, algo que sorprendió a muchos, pues nunca antes lo habían experimentado. Además, bastantes viajaron a las zonas donde el eclipse sería mejor apreciado.

Mitos sobre los eclipses que algunos pueblos del pasado creían

1. Chile

El estudio de la Luna, el Sol y los cuerpos celestes siempre ha fascinado al ser humano. Sin embargo, los primeros habitantes de la Tierra tenían percepciones erróneas sobre los eclipses. Chile no estaba muy lejos de eso. “Para nuestros primeros antepasados, era un fenómeno en el que la fuente vital de energía desaparecía, sin saber si su abandono sería transitorio o definitivo. Para los pueblos antiguos, las deidades vivían en el cielo, y un eclipse podría significar la manifestación de la furia divina”, cuenta Mario Hamuy, Premio Nacional de Ciencias Exactas de Chile, en su libro El Sol negro.

2. México

Según una investigación del Dr. Roberto Castro, en México se creía que las mujeres embarazadas estaban en peligro al estar expuestas a eclipses solares o lunares. Los mayas temían que los bebés nacieran con malformaciones si eran “devorados por la oscuridad”.

Otro mito que los mayas creían era que un eclipse tenía poder por sobre la vida de las personas, como la aparición de las tzitzimime, mujeres que volaban y se comían a los hombres e impedían que el Sol naciera durante el evento astronómico.

Un evento importante es el ocurrido el 13 de marzo de 1325, bautizado como la fecha símbolo del combate entre el Sol y la Luna, a su vez representada en la batalla de Huitzilopochtli y Coyolxauhqui. “La leyenda de Coyolxauhqui y su desmembramiento por Huitzilopochtli son la explicación del fenómeno de las fases de la luna que muere para dar paso al nacimiento del Sol”, destaca el artículo.

3. Vietnam

Otras culturas, como la vietnamita, pensaban que el eclipse era un demonio que consumía el Sol y la Luna. Pero esta historia tiene algo más particular, ya que supera otros mitos conocidos, pues ese “monstruo” al que tanto temían era una rana gigante, conocida como Raju, que provocaba los eclipses.

4. China

En China, a diferencia de los primeros ejemplos, pensaban que un eclipse era un perro negro (Tiangou) que se comía el Sol. En el momento en que ocurría el hecho, las personas comenzaban a gritar y se conmocionaban al punto de empezar a golpear ollas y tambores para alejar a la mitológica imagen.

Hay otra historia que dice que los astrónomos de hace más de 4 000 años no pudieron predecir un eclipse por estar borrachos y fueron asesinados. Eso provocó que una persona escribiera un poema en honor a su historia, que dice: “Aquí yacen los cuerpos de Ho y Hi, cuyo destino, aunque triste, era visible; fueron ahorcados porque no pudieron advertir el eclipse que era invisible”.

5. Estados Unidos

En este país tenían una visión algo más romántica sobre el hecho, pues la tribu Tlingit considera que la Luna y el Sol eran una pareja. Por eso, cuando aparecía el eclipse, significaba que ellos necesitaban un “momento a oscuras”, relata este artículo sobre el tema.

6. La India

Al igual que Vietnam, en la India también creían que una rana se comía el Sol, pero este final es muy interesante. La historia dice que Raju se hizo pasar por un dios para robarse la inmortalidad, pero el Sol y la Luna lo descubrieron y lo delataron ante Vishnu, dios del hinduismo. Sin embargo, y según el relato, Raju tomó un poco de vida eterna, pero antes de terminar de tragarla, Vishnu le cortó la cabeza y el ladrón recibió un castigo eterno.

7. Egipto

Egipto es un caso particular ya que, hasta ahora, no se han encontrado referencias sobre los eclipses durante la época en la que la civilización egipcia adoraba al Sol. Pero hay documentación que avalaría el calendario Cairo en el que se hacían predicciones con descripciones de fenómenos astronómicos. Otra teoría dice que, los días de eclipse, la serpiente gigante Apep (reina de la muerte) destruía el bote en el que navegaba el dios del Sol, Ra.

8. Perú

Aunque no hay evidencia escrita sobre lo que los incas hicieron ante la presencia de los eclipses de Sol o de Luna, eran muy supersticiosos. De hecho, creían que un eclipse traía consigo graves consecuencias. Pero hay otra versión, idéntica a la de los estadounidenses, que dice que, posiblemente, los incas también pensaban que la Luna y el Sol tenían una relación y lo celebraban a más no poder.

9. Escandinavia

Al parecer, durante los eclipses, los vikingos hacían mucho ruido para espantar a Sköll y Hati, hermanos que se encargaban de perseguir a los caballos Arvak y Alsvid y al dios Máni, así como también al Sol y la Luna. ¡Y provocaba cosas insólitas! Según relata London Evening Post de 1748, una anciana se asustó tanto con el eclipse que se metió a una habitación, se cortó un brazo y murió desangrada.

10. Jamaica

Según la historia, en 1504, Cristóbal Colón y parte de su tripulación quedaron atrapados en Jamaica. Esto provocó gran desesperación, pues no eran bienvenidos y debían quedarse por meses hasta retornar a casa.

Un año antes, en 1503, había comenzado una tensión entre las tribus jamaiquinas y Colón, que, necesitado de comida, amenazó a los pobladores con esconder la Luna si no recibía alimentos. El navegante no les mentía, pues en sus barcos estaban las herramientas para predecir la llegada del eclipse. Por eso, cuando el eclipse lunar estaba a punto de aparecer, Colón volvió a amenazarlos diciendo que, si no lo alimentaban “la Luna se teñiría de sangre y llamas y el Sol no saldría más”. Los indígenas no tuvieron más remedio que darle de comer, pues les aterrorizaba que tal cosa pasara.

¿Conoces otro mito cultural sobre los eclipses? ¿Cómo ha sido tu experiencia con ellos y que piensas de su aparición? ¡Comparte tus comentarios!

Compartir este artículo