Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Inventos latinoamericanos que cambiaron la historia

A veces damos por sentado herramientas que utilizamos en el día a día y olvidamos que la mayoría son producto de años de investigación por parte de inventores. Entre ellos, contamos con numerosos ejemplos de latinoamericanos adelantados a su tiempo que se atrevieron a pensar sin límites y a materializar el futuro. Hoy merecen nuestras gracias.

Hoy, Genial.guru quiere admirar contigo estas creaciones de inventores latinoamericanos para resaltar que el poder creativo es innato a todos los pueblos, solo hace falta estudio y dedicación.

1. Cohetes, ideados por el peruano Pedro Paulet

Le llaman el padre de la era espacial y no es por poco. Nació en la ciudad de Arequipa en 1874 y, aun siendo niño, leyó De la Tierra a la Luna de Julio Verne, lo que le inspiró para trabajar en viajar al espacio.

Estudió gracias a una beca en la universidad de La Sorbona en París. Aun en Francia, se abocó en el proyecto de construir una máquina voladora que llegara al espacio utilizando un motor alimentado por combustible líquido en lugar de pólvora. Nunca vio el cohete materializado, pero el mundo se peleó por su diseño y la fórmula de su combustible, incluyendo Hitler, quien la deseaba para despedir misiles, y Henry Ford, quien quería que arrancara sus autos.

Un prototipo se puede ver en el Museo Aeronáutico del Perú.

2. La televisión a color, creada por el mexicano Guillermo González Camarena

Nació en Guadalajara en 1917, pero de muy pequeño se mudó a Ciudad de México. Era un niño muy listo; armaba sus propios juguetes e incluso impulsaba algunos con electricidad. Su interés por la ingeniería se vio patente cuando, con 17 años, creó una cámara de televisión ensamblando partes de radios sin uso.

El evento lo animó a enfocarse en dar color a las pantallas de televisión, lo cual creía posible. A los 21 años, puso a prueba su ingenio emitiendo la primera transmisión a color de televisión en su país gracias a lo que nombró “adaptador cromoscópico para aparatos de televisión”.

3. El avión fue inventado por el brasileño Alberto Santos Dumont

Si bien Santos Dumont nació en Brasil, poco después, su familia se mudó a París, donde pasaría la mayor parte de su vida. En 1898, empezó la construcción de globos esféricos que hacía volar sobre la ciudad, pero pronto se dio cuenta de que aquella forma no facilitaba la elevación, por lo cual se inclinó a diseñar dirigibles más cilíndricos.

Sus numerosos intentos de vuelo lo convirtieron en el hombre de moda en París, más aún cuando inició un servicio de viajes en sus máquinas como entretenimiento para los parisinos. Con los años volvió su atención de los dirigibles al diseño de los aeroplanos, llegando a volar 220 metros a unos 6 metros de altura con su avión Nº 14 bis en 1906.

4. La píldora anticonceptiva fue inventada por el químico mexicano Luis E. Miramontes

Nació en Nayarit, México, en 1925 y de joven cursó la carrera de ingeniería química en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su intelecto y trabajo destacaban. Con solo 25 años, ya trabajaba en los laboratorios Syntex, donde, junto con su director de tesis, Carl Djerassi, propuso a su empresa la elaboración de un anticonceptivo oral a base de esteroides. Un año después, ya había descubierto el compuesto químico que dio lugar a la pastilla, y la produjo en conjunto con el doctor Gregory Pincus.

5. Dactiloscopia comparada, ideada por el argentino Juan Vucetich

Aunque Vucetich nació en Croacia, emigró al poco tiempo a Argentina con su familia. Cuando tenía 30 años, ingresó a laborar para la policía de la provincia de Buenos Aires, donde se le encomendó establecer un sistema de identificación de personas confiable en 1891.

Basándose en las investigaciones de huellas dactilares del científico Francis Galton, Vucetich crea un sistema de clasificación de personas más fiable y lo pone en marcha en la nueva Oficina de Identificación. Un año después, identifica a su primera sospechosa, Francisca Rojas, la primera persona condenada con la evidencia de sus huellas dactilares.

6. El bypass vascular fue producto de la inteligencia del argentino René Favaloro

Favaloro nació en La Plata en 1923, donde estudió medicina. Al graduarse, empezó su profesión ejerciendo como médico en el Hospital Policlínico y luego en el pueblo rural de Jacinto Arauz.

Decide tiempo después especializarse en Estados Unidos en cirugía de tórax, donde ideó la técnica del bypass para restaurar la circulación de sangre a un órgano que tenga una arteria bloqueada. Es una de las intervenciones al corazón más frecuentes y su valor es incalculable, ha salvado varios millones de personas.

7. La tecnología del teléfono inalámbrico fue obra del brasileño don Roberto Landell de Moura

Don Roberto Landell de Moura fue un sacerdote católico brasileño que en 1899 logró transmitir un mensaje de audio de voz humana a 7 km de distancia sin utilizar cableado por primera vez en la historia. “El aparato transmisor recoge cada palabra con toda naturalidad” anunciaba el diario el Jornal do Commercio.

Había estudiado ciencias físicas en Roma y, aunque la novedad del teléfono era palpable, don Roberto pensó ir más allá. Fue así como logró aquella transmisión de voz. Poco después se le otorgarían las patentes de sus invenciones, el teléfono inalámbrico, el telégrafo inalámbrico, y el transmisor de onda.

8. Hoy contamos con la vacuna contra la lepra gracias al médico venezolano Jacinto Convit

Mientras estudiaba medicina en la Universidad Central de Venezuela, el doctor Martín Vegas invitó a Convit a acompañarlo a la casona del lazareto de Cabo Blanco, una casa de pacientes infectados con lepra.

En esos años, los enfermos contagiados sufrían graves prejuicios sociales. Algunos eran encadenados y otros eran escoltados por policías, ante lo cual Jacinto Convit exigía un trato humano para sus pacientes. La experiencia le inspiró a especializarse en dermatología, decisión que no solo cambiaría su carrera, sino al mundo. Fue así que creó la vacuna contra la lepra, luego de una intensa investigación.

9. El bolígrafo fue invención del argentino Ladislao José Biro

Fue en Hungría donde Biro nació y vivió hasta los 41, años pero a esa edad se mudó a Argentina y se nacionalizó luego de que su país se aliara con la Alemania nazi. Biro es famoso por ser el creador del bolígrafo común, la primera persona en producir y comercializar un bolígrafo de punta redonda y tinta seca.

En la década de 1930, descubrió que las tintas de imprenta secaban de modo rápido, y decidió crear una pluma que trabajara con una tinta similar. Una vez en Sudamérica, su hermano químico, Georg, perfeccionó la fórmula de la tinta.

Poco después patentó su invento y lo comercializó mundialmente, siendo uno de los primeros lugares en usarse los aviones de las fuerzas Aliadas en la Segunda Guerra Mundial.

10. Le debemos las fotografías al brasileño Hércules Florence

Junto a Niepce, Daguerre, William Fox Talbot e Hippolythe Bayard, Florence es considerado el padre de la fotografía gracias a que, en 1833, inventó un método fotográfico para reproducir imágenes en papel. De hecho, fue el único de los 5 que llamó a su creación “fotografía”.

Aunque nació en Francia, migró a Brasil siendo aún muy joven. Allí, durante una época de premuras económicas, se dispuso a buscar el modo de reproducir imágenes captadas con la cámara oscura en papel para obtener un ingreso rápido. Lo logró empleando nitrato de plata, sin saber que era un proceso similar al que Niepce, Daguerre, William Fox Talbot e Hippolythe Bayard estaban investigando al otro lado del charco.

11. Los códigos Captcha, producto del genio guatemalteco Luis von Ahn

Cuando Luis tenía 8 años, no había otra cosa que pidiera más que un Nintendo. En cambio, su madre le obsequió una computadora. Ese regalo cambiaría su vida, pues a partir de entonces, se enamoró de la informática.

Con solo 13 años, ya había creado su primer programa de computadora. Estudió en la Universidad de Duke y más adelante en Carnegie Mellon. Con esa preparación, creó un sistema de comprobación de usuarios, identificando en línea a los humanos entre los robots digitales, lo cual evita que las cuentas de robots envíen correos basura. Poco después, Google compró su invento.

12. El stent expandible fue idea del argentino Julio C. Palmaz

Julio C. Palmaz estudió medicina en la Universidad Nacional de La Plata y se trasladó a Estados Unidos para especializarse en radiología en la Universidad de Texas, donde elaboró el stent expandible. Este dispositivo inflable reabre las arterias coronarias obstruidas, rehabilitando la circulación de sangre al corazón.

Su compromiso profesional es indiscutible, pues hasta la fecha, siguen sus investigaciones para perfeccionar el stent y para idear nuevos dispositivos médicos que salven las vidas de sus pacientes.

¡Qué orgullo debe sentir la comunidad latinoamericana! ¿Conoces la historia de algún compatriota tuyo que quisieras que Genial.guru comparta con toda nuestra comunidad? ¡Cuéntala en los comentarios!

Compartir este artículo