Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Historias de personas a las que no les importa la opinión falsa de los demás

Temiendo perder las últimas tendencias de la moda, muchas personas se olvidan de qué significa ser simplemente una persona buena.

Genial.guru juntó las historias de algunas personas que están felices de llevar una vida ordinaria, sin adornos ni falsedad.

  • Ahora está de moda creer que eres un sociópata: "Soy sociópata, por eso no tengo amigos", "Soy sociópata, y mi gato es mi mejor amigo".
    ¿Alguna vez has visto a un verdadero sociópata? Yo estudié con dos de ellos, y trabajé con uno. Son personas terribles que no saludan a nadie ni hablan con nadie, es imposible trabajar en equipo con estas personas, simplemente pretenden que no existe nadie más que ellos. Tienen un trastorno psíquico de verdad.
    Y si no tienes amigos, no es porque seas sociópata sino porque eres una persona aburrida.
  • Todos mis conocidos van al gym buscando tener una figura bonita y estar seguros de sí mismos. Yo también quiero eso. Pero no todo el mundo tiene tiempo de practicar deporte.
    Soy médico. Me la paso trabajando todo el tiempo, y en mis ratos libres leo materiales que me ayudan en mi trabajo, o asisto a cursos de capacitación. Todo esto toma tiempo y dinero. Mis pacientes agradecidos, ellos son los que me mantienen seguro.
  • Cuando era pequeña, pocas personas tenían mascotas, mucho menos de raza, porque no podían mantenerlas. Las abuelas tenían gatitos y perritos sin raza, a los que querían de verdad. ¡Y ahora todo el mundo es especialista en perros! Husky, pugs, Yorkshire terrier y otros están de moda.
    Mi amiga trabaja en una clínica veterinaria. Dice que le llevan 3-4 animales al día para ponerlos a dormir. Los motivos son: es que orinó en el tapete, rompió el sillón, no está educado, no tengo tiempo para sacarlo a pasear, quiero dormir bien por la mañana. ¿En qué piensan estas personas? Preferiría que todo fuera como antes, no como ahora: "¡Quiero un husky! Oh, no, mejor pónganlo a dormir, ¡ahora los pugs están de moda!"
  • Iba en un autobús, enfrente de mí estaba un chico en un pantalón de mezclilla roto pero muy a la moda. Pero lo divertido es que el joven al parecer no sospechaba que su calzón se veía más que el mismo pantalón...
  • Ahora está de moda presumir los viajes, el trabajo creativo y la ausencia de familia a los 30. Y yo soy feliz de tener a mis 24 un trabajo sencillo, pero útil, una hija, un marido trabajador y un hogar acogedor, a pesar de que seguimos pagando la hipoteca. Y me encanta mi vida ordinaria.
  • Cuando vas por la calle ves que todas las chicas están bellas. Vestidas con ropa bonita, bien planchada. Con un maquillaje lindo y cabello bien recogido. Femeninas e inspiradas. Pero todo eso es falso.
    Vivo en una residencia de estudiantes con la mayoría de las inquilinas mujeres. ¡Y no te imaginas todo este tiradero! Al principio, me la pasaba limpiando. Pero ya me cansé. ¿Qué es lo que les pasa a las chicas? ¿Por qué tener una manicura complicada y un esmalte en gel ahora se cotiza más que ser limpia y ordenada?
  • Ahora está de moda no ver la tele: es una caja de zombies, te daña el cerebro, etc. También pensaba eso, ¡pero no por eso voy a tirarla! Ahora solo veo canales sobre animales, comida y otros programas útiles. Aprendí muchas cosas sobre los tiburones, aprendí a manejar el cuchillo como Jamie Oliver, todos los días aprendo algo nuevo sobre salud, la crianza de los niños, los juegos divertidos. Y puedo ver todo esto con mi hijo. Simplemente debes saber elegir qué es lo que quieres ver.
  • Ahora todo el mundo quiere tener bodas a la moda: los vestidos del mismo color para las damas de honor, la noche de bodas en una habitación de lujo en un hotel... En mi caso, en 1996, la boda era "juvenil", la mayoría de nuestros invitados eran estudiantes. Después de la celebración (en un buffet) todo ese montón se durmió en nuestra casa: yo con mi cuñada en la cama y mi marido, con los invitados en el piso. Y fue muy divertido.
  • Mi hijo está en segundo grado de primaria. Y yo trabajo como consultante en una tienda de ropa, gano un poquito más que una señora de limpieza. Claro que no puedo darme el lujo de gastar el dinero en alguna cosa de moda.
    Mi hijo estudia en una escuela a donde van los hijos de las personas más ricas de la ciudad. Y pago por esta escuela un dineral con tal de que mi niño tenga una educación buena.
    Un día les pidieron escribir un ensayo sobre qué es lo que quieren más que nada y llevar esa cosa a la escuela. Algunos niños llevaron tortugas, perros, su equipo de buceo, una niña trajo una tableta de Apple. Y mi hijo... me llevó a mí. Incluso lloré cuando él estaba leyendo su ensayo.