Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Este papá contactó a personas de distintos países para que lo ayudaran a darle a su hija una sorpresa de cumpleaños

Muchos podrán tener su propia versión, pero hay una cosa segura, el amor que siente un padre por sus hijos no tiene comparación con nada. ¿Hasta dónde puede llegar alguien para conseguir una sonrisa de sus hijos? Jeremías, de Córdoba, Argentina, quiso expresar con hechos todo el cariño que siente por su hija con la intención de hacerle entender que no hay imposibles y que el amor debe sentirse y demostrarse en cada oportunidad. Por ello, se las ingenió para darle una sorpresa de cumpleaños única e inigualable a su princesa. Con dedicación y esfuerzo, recopiló carteles de todo el mundo para regalarle un momento de felicidad y un recuerdo muy especial que la acompañe siempre.

¿Cómo lo hizo? Jeremías compartió con Genial.guru todos los detalles de este gran gesto que, sin duda alguna, es conmovedor y muestra que el amor puede llegar tan lejos como uno quiera.

Un amor que llega más allá de las estrellas

Todo comenzó gracias a un juego que tienen entre ellos para saber cuánto y hasta dónde se aman. Pía Eluney, la hija de Jeremías, estaba a punto de dormir y le preguntó a su papá hasta dónde llegaba su amor por ella. La respuesta fue “Más allá de las estrellas”. Con esto, la niña concluyó que, si todo el mundo podía ver las estrellas, entonces todo el mundo era testigo de su amor.

Un regalo único y especial

Pía sabía que su cumpleaños se acercaba y le pidió a su papá que le mostrara cómo todo el mundo podía saber de su amor, en lugar de otro regalo. Buscando la manera de cumplirlo, Jeremías empezó a planearlo todo para sorprenderla. Para lograr su objetivo, empezó a contactar a personas de distintos países, pidiéndoles que hicieran un letrero que dijera cuánto amaba él a su pequeña, que le desearan un feliz cumpleaños y que mencionaran el lugar desde donde le escribían.

La sorpresa que dio una vuelta por tres continentes

Pidió ayuda de sus amigos para que también contactaran a familiares o conocidos que vivieran en otros países. Todos se emocionaron y se movieron para hacer sonreír a la niña. Los usuarios que se sumaron a esta sorpresa tuvieron una respuesta increíble, preguntaban cuánto tiempo tenían para cumplir su misión, se disponían a hacerlo y, además, lo felicitaban por su gran gesto.

A través de las redes sociales, especialmente Instagram, Jeremías comenzó a recibir las fotos de los carteles. En todos, aparecía de fondo un sitio representativo o algo que pudiera distinguir el lugar. En un resultado general, logró recopilar a 3 continentes, 14 países y 16 ciudades en 45 días. “Ojalá todos los padres fueran como tú”, le dijo una persona de Rusia. Este fue el mensaje más fuerte y conmovedor que recibió.

El cumpleaños de Pía

Minutos antes de que dieran las 12 a. m. y empezara el séptimo cumpleaños de Pía, Jeremías seguía recibiendo mensajes con las fotos que había pedido para el regalo. Después de tenerlas todas, las imprimió y las colgó en el cuarto de su hija. Las adornó con luces y, al amanecer, le dio la sorpresa. La niña quedó encantada, corrió a abrazar a su papá y, con lágrimas en los ojos, le dijo “sabía que no mentías, cumpliste tu promesa”. Ese momento fue muy especial para ambos y quedó grabado como uno de los mejores recuerdos de Jeremías. Ahora, el regalo de Pía permanece en su habitación, para que cada noche encienda las luces y duerma con todo el mundo y el amor que le tiene su papá.

Una relación entre padre e hija digna de presumir

Su relación es increíble, hay confianza, se cuentan todo y juntos se proponen metas para cumplir en un futuro. Le preguntamos a Jeremías qué era lo que más deseaba y su respuesta fue “Que nunca deje de ser mi princesa”. Desde la llegada de Pía, hubo un antes y un después en su vida, pues logró comprender muchas de las cosas que sus padres le decían cuando era pequeño. Hasta ese momento entendió lo que significaba amar a un hijo y entregar todo para que fuera feliz. Desde entonces, la niña se convirtió en su todo y hace cualquier cosa por verla feliz y levantarle el ánimo cuando se siente triste. “Pía significa mi fuerza de voluntad y es mi motor para superar todo”.

Lo que más les gusta hacer es cantar sus canciones favoritas, así que juegan a que son artistas y se divierten a lo grande. Otra de las cosas que más los emociona, es ir a ver los partidos de fútbol de su equipo favorito.

Lo que desea Jeremías para Pía

Como cualquier padre, Jeremías quiere ver a su hija feliz, creciendo sana y fuerte. Por ello, intenta enseñarle que la vida no siempre es tan sencilla como parece y que hay que seguir a pesar de los momentos malos que puedan presentarse. La clave siempre está en continuar.

El mensaje detrás de este regalo

No fue solo para expresarle su cariño. Jeremías quería dejarle claro a la niña que todo era posible, y que el amor debía sentirse y demostrarse. “No sé si viviré lo suficiente para verla crecer, fuerte y capaz de lograr todo lo que se proponga, pero mi intención también fue dejarle algo que recordara toda su vida. Que, al visitar esos lugares, se sienta feliz, que sienta que nuestra historia y nuestro amor llegó hasta ese rincón del planeta. Quise dejarle una huella que no vea nadie más, una marca que solo vea ella”, dijo este amoroso padre.

¿Qué opinas de esta historia? ¿Qué serías capaz de hacer por ver feliz a tu hijo? Cuéntanos tus respuestas en los comentarios.

Compartir este artículo