Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una madre acompañó a su hijo invidente a un concierto de Iron Maiden y le narró todo lo que ocurrió en el escenario

La complicidad que puedes tener con tu mamá no tiene comparación con ninguna otra cosa. Una madre es capaz de hacer todo por ver feliz a su hijo, y, sin importar las circunstancias, es seguro que hará hasta lo imposible para acompañarlo a cumplir sus sueños más grandes. Roberto es un hombre invidente amante de la música. Le pidió a su madre que lo acompañara a un concierto de Iron Maiden, una banda de metal pesado, y ella no dudó en compartir ese momento con él. Pero, para que su hijo no se perdiera los detalles del evento, le narró todo lo que ocurrió en el escenario, algo que, sin duda, será inolvidable para ambos.

Roberto y su mamá compartieron con Genial.guru cómo fue su experiencia. Aplaudimos el gran gesto que tuvo esta maravillosa mujer, y es por eso que queremos compartir esta historia contigo. Ambos son un gran ejemplo de amor incondicional y una muestra de que las posibilidades son infinitas cuando estamos dispuestos a vivir y disfrutar.

Un concierto mágico

El concierto en cuestión tuvo lugar en el Palacio de los Deportes en la Ciudad de México. Roberto, quien vive en Toluca con su madre, le pidió que viajaran para asistir al evento. Cuando llegaron al lugar hicieron fila para entrar y, desde ese momento, otros de los asistentes comenzaron a darse cuenta de lo que estaba pasando entre este par de cómplices. Fer Barbosa, un fanático de la banda que había asistido junto con su papá y su hermana, quedó conmovido por el gran gesto que tuvo la madre de Beto al acompañarlo a un concierto de ese tipo. Sin embargo, no quiso acercarse a ellos en ese momento.

Durante el concierto, la madre de Beto le narró todo lo que sucedió en el escenario. Sin embargo, esta no es la primera vez que viven una experiencia así, pues la señora ha llevado a su hijo a otros espectáculos con anterioridad. “Para mí es muy importante acompañarlo en sus aventuras porque eso me da más seguridad de que mi hijo estará bien, y es muy gratificante compartir estos momentos con él. Roberto me ha enseñado a confiar y a divertirme”, comentó su mamá.

Cuando el concierto terminó, Fer volvió a encontrar a Roberto y a su mamá en un puesto de playeras. Ella estaba explicándole a su hijo cómo era cada prenda para que él se las imaginara y pudiera elegir cuál comprar. Al ver la escena, el corazón de Fer se quebró y quiso ayudar un poco, así que empezó a explicarle a Beto cómo eran los diseños, algo que fue muy difícil. “No me quedé con las ganas y felicité a la señora. Le dije que ojalá hubiera más madres como ella, que acompañan a sus hijos en cada paso para cumplir sus sueños. Fue una muestra de amor gigantesca”, comentó el muchacho en una publicación de Facebook. Además, en una entrevista dijo que estaba sorprendido porque su madre, por ejemplo, jamás asistiría a un concierto así, e incluso ella le había quemado algunas playeras de sus bandas favoritas cuando era joven.

Un final feliz y un cumpleaños lleno de sorpresas

Gracias a la publicación de Fer, en la cual contó la historia de Beto y de su mamá, la anécdota comenzó a viralizarse en la red. Días después del concierto tendría lugar el cumpleaños de Roberto, y el grupo de Iron Maiden México quiso darle una sorpresa. Para ello convocó a los seguidores de la página para que se sumaran a la felicitación masiva y grabaran un video para el cumpleañero. En su cumpleaños, algunos de los integrantes de este grupo visitaron a Beto y a su mamá para entregarles algunos regalos. Para que todos fueran testigos realizaron una transmisión en vivo y compartieron esa experiencia con los seguidores que formaron parte de la dinámica. El festejado recibió una playera, una máscara, una chamarra y una taza de Iron Maiden. Incluso le escribieron una carta en braille para que él mismo pudiera leerla.

Y eso no fue todo, pues su mamá también recibió algunos obsequios en agradecimiento por haber acompañado a Beto al concierto. “Mi mamá significa todo para mí. Me sentí muy feliz de que estuviera conmigo en un momento tan especial”, aseguró Roberto. Iron Maiden es su banda favorita, y, aunque perdió la vista en 2003 y le ha resultado difícil lidiar con eso, él invita a todas las personas con esta u otra condición a que sigan luchando para vivir y disfrutar de su vida, pues el tiempo no se detiene ante nada.

Él no se detuvo y continúa cumpliendo sus objetivos. Actualmente estudia una maestría en ciencias, y su sueño más grande es pertenecer al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y trabajar como profesor. Cuando se presente la oportunidad le gustaría asistir a otros conciertos, especialmente de bandas como Judas Priest, AC/DC y Slayer. Sin dudas, esta es una historia conmovedora que puede inspirar a muchas personas en el mundo, ya que demostró que el amor de madre es infinito y dejó en claro que las pequeñas acciones pueden lograr una gran diferencia en la vida de alguien.

¿Qué opinas de esta historia? ¿Qué mensaje le enviarías a Roberto y a su madre? Cuéntanos en los comentarios.