Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Vivo en Israel desde hace 18 años y cada día me sorprenden más las costumbres y tradiciones judías

Hola, me llamo Tatiana. Vivo en Israel desde hace 18 años. Aquí trabajo en una empresa de instalación de aire acondicionado y, junto a mi esposo, crío a nuestros tres hijos. Pero mi mayor pasión es viajar y estudiar las tradiciones del país, que se ha convertido en mi segundo hogar.

Especialmente para los lectores de Genial.guru, contaré cómo se vive en la Tierra Prometida. Apuesto a que tendrás curiosidad por saber por qué aquí se tiran los alimentos antes de Pascua y cómo son las madres judías modernas.

Nuestra familia no se considera numerosa

Tenemos “solo” tres hijos (en la foto salimos mi esposo y yo, así como también mis dos hijos menores y el mayor, con su esposa). Aquí tres hijos en una familia es algo completamente normal. En las familias de judíos religiosos encontramos seis, ocho e incluso 10 hijos: estos nacen mientras la madre puede dar a luz. Tales familias son muy diferentes en estilo de vida a las seculares. Les gusta vivir en comunidades. Las escuelas y los kínder que visitan también son especiales.

En este contexto, las familias israelíes que no viven con base en las leyes de las comunidades religiosas tienen relativamente pocos hijos: solo 3 o 4. Además, la licencia de maternidad en este país es solo de 15 semanas.

El cuidado parental nunca sobra

Cada familia cree que sus hijos son los mejores y los más talentosos. Y, además, el niño debe estar bien alimentado. Durante la comida, la mamá siempre nombra con detalle todo lo que tiene en el menú.

A veces, dicho cuidado puede parecer un poco excesivo, pero aquí se percibe como algo normal. Atar los cordones de zapatos a un niño ya crecido en un club deportivo forma parte del orden natural de las cosas. Tras pertenecer al ejército, los niños ya maduros se vuelven totalmente independientes y rara vez se quedan a vivir con sus padres.

Las abuelas judías están locamente enamoradas de sus nietos

Una de mis abuelas se llamaba Frida. Su casa estaba limpia e impecable como si fuera una sala de operaciones. Para las fiestas, se preparaban las especialidades de la casa, platillos tradicionales del país: pescado relleno, forshmak, budín de arroz y ganso con col estofada.

Nuestra familia también compartía con mis abuelos todo tipo de platillos ricos. Una vez preparé raviolis rellenos de puré de papas y se los llevé a mi abuela. Se los di crudos para que pudiera cocerlos cuando quisiera. Media hora más tarde, mi abuela, muy contenta, me llamó:

— Tania, ¡muchas gracias por los raviolis! ¡Tan deliciosos! Te faltó cocerlos un poco más.

— ¡Abuela! ¡No los cocí en absoluto!

Esta es la esencia de una abuela judía. Lo más importante es decir algo bonito y agradecértelo.

Israel tiene muchas celebraciones familiares

Nunca consigo recordar cuándo es cada día festivo: el Día de la Mujer, de la Familia, Madre, Padre e incluso el de la Abuela o los Bisabuelos. Todas estas no son fechas fijas y aprenderlas se me antoja imposible. Las conozco gracias a los comités de padres en los kínder y escuelas, por recordatorios regulares y por elaborar junto a los niños presentes y manualidades.

Se presta una mayor atención al Día de la Familia. Por supuesto, no es un día libre, pero los empleadores pueden prepararte una agradable sorpresa. Mi esposo este año recibió un cupón para una pizzería donde decía: “Pasa una velada con tu familia”.

Los soldados tienen un salario y días libres

Mira la imagen sobre cómo creció mi hijo. Recientemente, fue dado de baja del ejército. Hacia los soldados aquí, se percibe una actitud muy cálida. La gente desconocida puede pagar por ellos en una tienda o quiosco. Durante la ley marcial, las personas preparan camiones para los soldados llenos de dulces y cosas como calcetines, camisetas y productos para la higiene personal.

Los varones sirven 2 años y 8 meses, y las mujeres, 2 años. Todos los soldados tienen días libres: por lo general, tres sábados y domingos al mes los pasan en casa, y el cuarto fin de semana están de guardia en la base. Además, los jóvenes reciben un salario de entre 100 y 400 euros, y al final de su servicio se les da un bono de entre 2 000 y 4 000 euros.

En las escuelas no es necesario memorizar fórmulas ni escribir composiciones

Los niños israelíes estudian durante 12 años (la escuela primaria, por seis años, secundaria, tres años, por la superior, tres años). Los niños empiezan a ir a la escuela a los seis años y para el primer día ya deben conocer los números y las letras. La instrucción a la lectura en el hogar no está bien vista porque el conocimiento de los textos se realiza de acuerdo con un sistema especial.

El horario escolar no incluye Física, Química o Biología. En cambio, encontramos la asignatura de “Ciencias”, la cual, incluye todo lo anterior. Hay pocas fórmulas y no es necesario memorizarlas. Además, tampoco hace falta aprender de memoria poemas, escribir composiciones o ensayos. Pero los alumnos, a menudo, preparan trabajos creativos, proyectos, presentaciones, tanto individuales como en pareja o en grupo.

Es más fácil conseguir empleo con una recomendación

¿Conseguir un trabajo gracias a un conocido? ¡Fácilmente! Esto es exactamente lo que ocurre en Israel: preguntan a los amigos y conocidos si hace falta un trabajador en su empresa. Los empleadores también prefieren seleccionar a personas basándose en una recomendación. Entre 2 aspirantes con las mismas calificaciones, a menudo, eligen a la persona a la que conocen o tienen referencias personalmente.⠀

Aquí es muy popular el lema “Un amigo trae a un amigo”. En la empresa donde trabaja mi esposo incluso se paga un pequeño bono a un empleado que recomienda a un amigo suyo. A mí también me contrataron casi a distancia porque confiaban en mi esposo. Como resultado, obtuve un buen punto de partida para desarrollarme profesionalmente.

Los loros aquí son verdaderas plagas domésticas

El otro día tuvimos una batalla contra los pájaros. Un par de loros verdes grandes han elegido nuestro tubo de ventilación de la cocina. Por las mañanas, se posaban en las cuerdas de tender en el cuarto de baño y mi esposo se comunicaba amablemente con ellos. Y todo estaba bien, pero pronto comenzaron a suceder cosas incomprensibles con la luz: el contador eléctrico comenzó a registrar cortes. Resultó que los loros tocaban los cables.

Ya no había lugar para el amor por los animales. En primer lugar, este mismo loro podría en cualquier momento convertirse en un pollo asado y, en segunda instancia, quemar toda la casa debido a un cortocircuito. Al día siguiente, mi esposo rebosó con espuma de montaje el tubo de ventilación y el filtro de aire.

Cualquier objeto abandonado se considera automáticamente peligroso

Una vez, los policías dispararon a la mochila escolar de mi hijo. ¡En serio! Él la había dejado olvidada en un McDonald’s. La desaparición se descubrió solo a la mañana siguiente, cuando tenía que ir a la escuela. Los camareros de este establecimiento me contaron durante un rato y con mucha emoción que el día anterior tuvieron que llamar a la policía, que acordonó todo el centro y “neutralizó” la mochila

En Israel, este es el procedimiento de actuación con cualquier artículo abandonado y sin dueño. La mayoría de las veces resultan ser simplemente pertenencias olvidadas, pero la seguridad está por encima de todo. Lo más interesante es que la policía nos trajo un formulario para poner una reclamación. Para que escribiéramos la cantidad por los daños causados a nuestra familia como consecuencia de la “neutralización” del objeto. Y eso que yo pensaba que, además, tendríamos que pagar una multa.

Qué es el kósher (o kasher)

Escribo “kasher” y no “kósher”, porque en hebreo esta palabra se pronuncia y se escribe con “a”. Pero en la versión inglesa, por alguna razón, se dice “kosher”.

Kashrut es una lista de leyes sobre cómo debe ser una comida apta para su consumo. “Apta”: así es exactamente cómo se traduce la palabra “kasher”. Los libros del Antiguo Testamento y la Torá describen todas las reglas con respecto a la comida: qué y cómo se consume.

En cada producto o artículo en un supermercado israelí normal y corriente encontramos un sello de “kasher”. Lo pone solo el rabinato local o por el principal. Obviamente, el rabinato no pone estos sellos a diestro y siniestro: los inspectores están presentes por todas partes. Y no trabajan de forma gratuita, sino por un salario considerable.

Los israelíes son verdaderos aficionados al karaoke

Los israelitas tienen dos pasiones: comer y cantar. Para esto, se reúnen en grandes grupos. O bien pueden organizar un concierto verdadero en casa. Sobre todo, en temporada cálida (y la tenemos 10 meses al año).

Además, luchar contra los amantes de las fiestas y el karaoke es inútil. A primera vista, después de las 23:00 horas está prohibido hacer ruido y se puede poner fin a cualquier molestia llamando a la policía. Pero, en realidad, toda la compañía alegre, tranquilamente, se junta para pagar la multa y seguir cantando. Le pregunté a mis amigos, aficionados al karaoke: “¿Y sus vecinos no se quejan por el ruido?”. Su respuesta fue la siguiente: “No, ¡qué va! O bien se suman a nosotros o luego organizan sus propias veladas”.

El helado local se publicita como “auténtico italiano”

Este es el letrero favorito en los carritos de los vendedores de helados israelíes. Pero se fabrican en Israel, todos los sabores y aditivos son locales. Pero en casi cualquier puesto, el helado estará muy rico.

Junto a las cubetas de helado y sorbete, encontramos recipientes con aditivos para yogurt congelado. Lo compro con más frecuencia que el helado normal: pido que mezclen con el yogur diferentes aditivos. Como resultado, obtienes un vasito con un contenido de un color, no muy apetitoso, pero con un sabor original.

En julio, el mar se convierte en una “sopa de medusas”

Estas criaturas literalmente ocupan todo el mar cálido. Las medusas incluso a veces no se ven, pero te pica el agua repleta de sus células. Todos los israelíes saben que no hay nada que hacer en el mar en el mes de julio. La costa está vacía, a lo largo del borde del agua ondean banderas negras. Y si se encuentran superhéroes nadando, son turistas a los que olvidaron advertir sobre tal “detalle”.

Si pese a todo, has sufrido una picadura (al principio y final de temporada no siempre se tiene seguridad de si el agua resulta peligrosa o no), debes enjuagar la zona con agua marina y aplicarle jugo de limón o vinagre. Puedes pedir un limón a los socorristas o en las cafeterías de la playa.

El 31 de diciembre y el 1 de enero son días laborables

Los israelíes no celebran el Año Nuevo ni la Navidad. Cuando la Noche Vieja cae de un viernes a un sábado, nos alegramos mucho de poder celebrar nuestra fiesta favorita tranquilamente. De lo contrario, tenemos que pedir un día libre en el trabajo y acordarlo con nuestros superiores, que tendrán ese día a mucha gente ausente por el mismo motivo.

La Navidad es generalmente una cosa extraña de la que nadie sabe nada. Y no importa que las raíces de esta fiesta estén precisamente en Israel, para los locales es una celebración ajena que a nadie le importa. Salvo a los árabes cristianos. Al menos, en sus barrios se respira un ambiente festivo, no tan vivo como en otros países, pero con una semejanza a los mercadillos navideños y con decoraciones en sus calles.

La lluvia y la nieve generan en el país un estado de colapso

La lluvia torrencial comienza aquí con gotas del tamaño de un dedo. Corrientes de agua fluyen por las calles, inundando los edificios, mientras que las carreteras sufren un continuo atasco. Los israelíes, al borde de un ataque de pánico, se ponen al volante y todo comienza... Algunos se arrastran como un caracol, otros corren como balas y hay quienes tocan la bocina sin parar. Pero cuando empieza a nevar con fuerza, las carreteras incluso se cortan por completo hasta que la zona queda del todo despejada.

En una mañana particularmente nublada, en los chats de la escuela, a menudo, aparecen las preguntas sobre quién va a ausentarse en clase. Cómo pueden ir los niños bajo la lluvia: se mojarán y enfermarán. Y la administración de la escuela lo entiende: incluso si media clase se queda en casa debido a las precipitaciones, no habrá sanciones.

Para la Pascua hebrea, se debe tirar del hogar una parte de los alimentos

Durante la celebración de la Pascua, en cada casa israelí decente, todo el mundo come matzá crujiente, huevos duros sin aliño y mojan las hojas de lechuga en agua salada. Todo esto simboliza el éxodo del pueblo israelí de Egipto hace unos 4 000 años.

Antes de que se llegue a esta fiesta, hace falta retirar de la casa todos los alimentos que contengan levadura o harina. Los más entusiastas queman estos productos en una hoguera y el resto los guardan en un cajón o se los da a alguien para guardar. Deshacerse del exceso de comida es una buena razón para despejar todos los armarios y rincones más alejados de la casa. Los departamentos israelíes brillan por su limpieza. Mientras que muchos, por Pascua, también renuevan los muebles.

En abril se producen tormentas de arena

En primavera, a menudo se produce un fenómeno de viento seco, además, con una tormenta de arena. Los vientos del desierto generan una bruma sofocante cuando el aire se derrite y una persona en la calle se siente como un pastel dentro de un horno. Con mucha frecuencia, el viento seco viene acompañado de una “cortina” de arena o polvo. ¿Has oído hablar del “sol blanco del desierto”? Este es un buen ejemplo de ello: detrás de la capa de polvo, el sol se vuelve de un color blanco vivo.

Esta “suerte” dura de 2 a 3 días, pero sucede que puede prolongarse durante una semana. Por norma general, incluso las personas con buena salud sienten malestar. ¿Qué se puede hacer en estos casos? Los locales se quedan en el mar. Es mano de santo: agua fresca, plana y en calma, como un espejo. Otra buena opción son los museos, las exposiciones y otras salas con aire acondicionado. Y también hace falta beber mucha agua fría y limpia.

Aquí se instala un mercado nabateo único

Los nabateos, hace miles de años, guiaban caravanas a lo largo de la ruta del incienso desde Arabia hasta Europa. Transportaban resinas preciosas, incienso, especias, a veces oro y piedras. Ahora, de aquellas ciudades solo quedan ruinas. En uno de estos lugares llamado Mamshit, dos veces al año se celebra un mercado nabateo: un auténtico bazar oriental.

En él, puedes ver cómo se tejen las alfombras, se soplan artículos de vidrio, se elaboran cestas, tuestan nueces, fabrican joyas y bisutería. Para los niños, organizan talleres y venden todo tipo de golosinas, como nueces tostadas con azúcar y canela o piruletas. Al igual que en otros parques nacionales, la entrada es de pago: cuesta alrededor de 6 USD por adulto.

A los turistas, por las mañanas, les sirven ensalada y queso

Tocino, salchichas, embutidos: todo eso no forma parte del desayuno israelí. La mayoría de los hoteles y cafeterías en Israel siguen el kashrut, que prohíbe la mezcla de productos lácteos y cárnicos. Por lo tanto, el desayuno aquí es tradicionalmente “de lácteos”, mientras que el almuerzo y la cena, “de carne”.

Un turista, no preparado para esto, puede quedar desagradablemente sorprendido por la ausencia de salchichas en el desayuno. Pero los hoteles ofrecerán una gran selección de quesos variados, productos a base de requesón y yogurt, pasteles, postres, ensaladas, huevos y pescado (esto no es carne, por eso se permite).

En febrero, los almendros están en flor

Febrero en Israel ya es primavera. Un día, unos amigos nos llevaron a ver los almendros en flor en Ein Karem, un pueblo en las afueras de Jerusalén. Me pareció que estábamos en un cuento de hadas, en el bosque mágico de Narnia, cuando solo había nubes blancas de flores a nuestro alrededor.

“Almendra” en hebreo es “shaked”, lo que significa “el que hace guardia y vigila”. Resulta que este árbol vigila la llegada de la estación cálida. Y cuando florece el “shkedia” (almendro), esta es una señal de que ha llegado la primavera. En el centro del país, los lugares de floración más bellos se encuentran desde Latrún hasta Jerusalén.

Y en abril, florece el desierto

Camino de Eilat, vimos arbustos florecientes en el mismo corazón de piedra del desierto, en el cráter Ramón. Por cierto, este cráter realmente tiene la forma de un corazón. A lo largo del camino, dentro del volcán y más al sur, todo está lleno de flores rojas, amarillas y color frambuesa.⠀

Esta parte del desierto florece precisamente en abril y los lugares más coloridos que he visto son Borot Lutz y la Reserva Natural de Avdat. Esta explosión de colores no ocurre todos los años, sino solo después de un invierno lluvioso. Este año fue precisamente así: en el cráter Ramón todavía queda un mini lago.

Consejos si vas al Mar Muerto

Todos los hoteles, a la orilla del Mar Muerto, se concentran en un solo lugar: Ein Bokek. Allí puedes alojarte a tu gusto: en hoteles que van desde las 3 a las 5 estrellas. Es mejor solicitar desde el principio pensión completa, tres comidas al día, porque prácticamente fuera del hotel no hay ningún lugar para comer. Solo se pueden encontrar unos cuantos quioscos con hamburguesas y cafeterías en los centros comerciales.

Después de bañarse en el mar, primero es necesario quitarse la sal. Para hacer esto, la playa de la ciudad cuenta con duchas gratuitas. Los servicios y vestuarios cuestan 0,5 USD. El barro curativo es importado, no está presente de forma natural en la playa.

Para el ocio, solo se ofrece ir de compras a los pequeños centros comerciales. Al fin y al cabo, la gente va al Mar Muerto, no para unas vacaciones activos, sino para una renovación física y mental.

Bono: toda la verdad sobre las madres judías

La actitud de las madres israelíes hacia sus hijos, al parecer, siempre será la misma. Incluso si sus “pequeños” ya tienen más de 40 años y llevan casados ​​mucho tiempo.

  • “Y recuerda, hijo, quien quiera que sea ella, no me gusta”.

  • “Izia, hijo, ven aquí y escucha a tu madre”.

  • Una madre hebrea cree que el feto no puede considerarse viable hasta que se haya graduado en la Facultad de Medicina o la de Derecho.

  • — “¡Mamá! ¡Me voy a tirar por tu culpa por la ventana!”.
    — “¡Hijo! ¡Pero primero ponte el gorro!”.

  • Madre judía, a su hijo:
    — “¡Ve a casarte, vete! ¡Haz de tu madre una huérfana!”.

  • — “Cariño, hijo, ¿ya has cenado?”.
    “Mamá, ya estoy casado”.
    “¡Lo sé, por eso te pregunto!”.

¿Alguna vez has estado en Israel? ¿O simplemente piensas visitar este país para conocer sus tradiciones?