Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

6 Trucos publicitarios en las etiquetas de champú que te engañan

Muchos champús pretenden ser una especie de elixir mágico: sus fabricantes adoran hablar de sus propiedades curativas (incluso a pesar de todas las leyes de lógica y química). Pero los milagros se acaban justo después de la compra: los ingredientes prometidos o son inútiles o simplemente no existen.

Genial.guru fue de compras y comparó lo que nos prometen las etiquetas con los ingredientes reales de los champús. ¡Algunas cosas nos divirtieron!

Extracto de cachemira

¿Es posible convertir un suéter de cachemira en una infusión? Nuestros conocimientos básicos de química nos dicen que no. Al estudiar bien la etiqueta vemos ahí la lanolina: una cera que se obtiene de lana de borrego. Es eficiente como humectante, pero la palabra "lanolina" no engancha a los compradores, por lo cual los publicistas decidieron cambiarla por "extracto de cachemira".

Minerales marinos

Entre los ingredientes solo encontramos maris sal, sal marina. No es un engaño pero "minerales marinos" suena demasiado prometedor.

Biotina

Se trata de la vitamina B7. Por supuesto que nuestro organismo la necesita, pero en realidad, su deficiencia es un fenómeno muy raro. Debes "esforzarte" mucho para tener déficit de biotina. Por ejemplo, sabotear el funcionamiento del intestino, tomar antibióticos, ser alcohólico o sufrir de una depresión profunda.

A una persona saludable un champú con biotina le ayudará igual que un vaso de agua a un árbol durante una lluvia. Además, el champú interactúa con la piel durante un lapso muy corto, así que la vitamina B7 no tiene ninguna posibilidad de curar el cabello.

Aceite mineral

El epíteto "mineral" se asocia con algo saludable, aunque en realidad, solo habla de la procedencia inorgánica del ingrediente. El aceite mineral de tu champú fue sacado por debajo de la tierra. Para ser más exactos, fue producido del petróleo. Sin embargo, es mejor no decírselo a los clientes. ¿A quién le gustaría ver algo así como "contiene productos derivados del petróleo" en la etiqueta?

Micro cristales líquidos

Suena a un champú "de alta tecnología", ¿verdad? Pero no es así. Nos pusimos a buscar cristales líquidos en la etiqueta. ¿Tal vez el fabricante quería decir que contiene cuarzo? Quien sabe, pero el detalle es que los cristales no pueden pasar al estado líquido.

Vamos a darle otra oportunidad al champú. Dice que contiene cloruro de sodio, sal, en otras palabras. También es un cristal pero en agua se disuelve en iones. ¡Es decir, de ninguna manera es posible aplicar sal en forma de cristales líquidos sobre el cabello!

Micro partículas de diamantes

La etiqueta promete que el champú le da brillo al cabello. Mmm... veamos sus ingredientes: de verdad dice que tiene diamantes, pero en forma de polvo. Ahora la pregunta es: ¿cómo puede brillar un polvo de diamantes (diamond powder)?

¿Has visto un diamante salvaje, aunque sea en una foto? Es un mineral poco vistoso. Se convierte en una piedra brillante gracias al acabado. El polvo de diamantes es un residuo que se usa como abrasivo.

Entre los ingredientes del champú está mica. Sus partículas sí brillan. Técnicamente, el fabricante cumplió su promesa, ¿pero qué tiene que ver el polvo de diamantes?

Conclusión

La mayoría de los champús solo son un producto para lavado del cabello. Si tu pelo se ve demasiado triste, puedes hacerlo lucir mejor pero el efecto no durará mucho tiempo. Elige champús suaves. Evita los champús que usan tensoactivos agresivos. Por ejemplo, sodium lauryl sulfate (lauril éter sulfato de sodio), ammonium lauryl sulfate (laurilsulfato sódico), ammonium laureth sulfate (dodecilsulfato sódico).

¿Quieres tener cabello bonito? Entonces evita el estrés y llena tu organismo de vitaminas.

Imagen de portada depositphotos