Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Maneras eficientes de blanquear los dientes sin salir de casa

Todos soñamos con tener una sonrisa de Hollywood. Pero no todo el mundo puede darse el lujo de ir al dentista para someterse al blanqueamiento.

Genial.guru tiene buenas noticias para aquellos quienes ya han perdido la esperanza, y comparte contigo esta lista de las formas más eficaces de blanquear los dientes en casa.

#9. Carbón activado

Blanquear los dientes con el carbón activado es una de las maneras más sencillas y baratas. Solo necesitas aplastar una pastilla con una cuchara, humedecer el cepillo en agua, pasarlo por el polvo de carbón y cepillarte los dientes como de costumbre.

#8. Leche seca y pasta dental

La leche seca no solo blanquea los dientes, sino también los fortalece. Exprime sobre tu cepillo de dientes un poco de pasta de dientes y agrega un poco de la leche seca encima. Cepíllate los dientes como lo haces siempre.

#7. Bicarbonato de sodio y jugo de limón

Aplica una pizca de bicarbonato de sodio sobre tu cepillo dental y exprime unas gotas de jugo de limón encima. Cepíllate los dientes con esta mezcla, pero recuerda que no debes usar este método más de una vez por semana.

#6. Agua oxigenada

Antes de usar el agua oxigenada para blanquear los dientes, asegúrate de que tus dientes no sean demasiado sensibles. Si todo está en orden, puedes simplemente humedecer un disco de algodón con el agua oxigenada y frotar los dientes ligeramente. No uses este método muy a menudo, pues puede dañar esmalte dental.

#5. Polvo para hornear y jugo de limón

Una cucharadita de polvo para hornear y una cucharadita de jugo de limón recién exprimido mezclados pueden hacer un milagro en tan solo 2 minutos. Lo importante es no dejar esta pasta en los dientes durante más de este tiempo.

#4. Sal marina, jugo de limón y pasta de dientes

En un pequeño recipiente mezcla la mitad de una cucharadita de sal marina, el jugo de un limón recién exprimido, y una pequeña cantidad de pasta de dientes. Aplica la mezcla durante un minuto y enjuágate la boca.

#3. Jugo de limón y agua

Revuelve en partes iguales agua y jugo de limón para enjuagarte la boca: esto no sólo te blanqueará los dientes sino que también te servirá de desinfectante.

#2. Vinagre de manzana y agua

Disuelve media cucharadita de vinagre en un vaso de agua. Enjuaga con esta solución la boca cada día antes de cepillarte los dientes.

#1. Fresas

Aplasta una fresa con un tenedor para obtener la consistencia de puré y cepíllate los dientes como si fuera pasta dental.

Y recuerda: no apliques todos estos métodos a la vez y no intentes blanquearte los dientes en casa si tienes problemas dentales.