Genial

Esta ingeniera hizo que los astronautas de los programas Apolo volvieran a casa y queremos que su historia se sepa

Cuando se habla del programa Apolo 11, uno siempre piensa en los hombres que hicieron la hazaña de tripular por primera vez un viaje hacia la Luna y de regreso. Sin embargo, detrás de todo el éxito estaba Frances Northcutt, una joven que trabajaba día y noche calculando la trayectoria de los astronautas para que pudieran regresaran a la Tierra. Ella se convirtió en la primera mujer en trabajar como ingeniera matemática en el centro de control para las misiones Apolo de la NASA y su aporte sigue destacando después de 50 años, a pesar de que abandonó el área espacial para defender los derechos de las mujeres.

Genial.guru comparte el importante rol que esta joven tuvo dentro de la NASA y cómo sus cálculos matemáticos sirvieron para que los primeros hombres en viajar a la Luna regresaran a casa sin dificultades.

El rol de Frances fue primordial para las misiones Apolo

El programa Apolo de la NASA necesitó de un enorme equipo para lograr la llegada del hombre a la Luna. Se cree que 400 000 personas, entre ingenieros, programadores, científicos y técnicos, colaboraron en las distintas misiones espaciales. Entre ellos estaba Frances “Poppy” Northcutt, de 25 años. Northcutt era la encargada de realizar los cálculos para conocer la trayectoria de las naves para regresar a la Tierra. Una de las ocasiones en las que aplicó su diseño fue para que tres astronautas del Apolo 11, que partieron con dirección a la Luna un 16 de julio de 1969, volvieran a este planeta sin problemas.

Desafiada a lidiar con los estereotipos de la época

Frances tenía muchas capacidades en las matemáticas, pero en esa época tuvo que lidiar con los estereotipos de un trabajo que normalmente hacían solo los hombres. Los desafíos para cualquier mujer profesional en los 60 era dedicarse a ser enfermera, maestra o secretaria.

“Tanto hombres como mujeres podían ingresar a la universidad o trabajar, pero el destino lógico para ellas era el matrimonio y tener hijos. Una vez casada, la mujer se dedicaba a la casa”, explica la socióloga de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, Silvia Lamadrid, sobre la construcción sociocultural de género durante la década de 1960.

La carrera en matemáticas le permitiría tener mejores oportunidades

La ingeniera, nacida en Manny, Luisiana, en 1943, creció en Texas, lugar donde estudió matemáticas porque, según su criterio, tendría mayores oportunidades. De hecho, ella comenzó su carrera como informática y, posteriormente, se sumó como miembro del equipo técnico para el programa Apolo.

Frances trabajaba en la corporación aeroespacial estadounidense TRW Systems, una empresa contratista que colaboró con la NASA para el programa Apolo y construyó el motor de descenso para el alunizaje y otros proyectos.

Un cálculo capaz de determinar la trayectoria con la dirección correcta de vuelta a la Tierra

La propia ingeniera recuerda el esfuerzo y sacrificio de tener que colaborar con el proyecto y reconoció que vivía para eso. El descanso no existía, pues, hasta en esos momentos, debía trabajar.

Entre las labores de Frances estaba la de calcular los ángulos de encendido de los propulsores de la nave espacial y el tiempo de trayectoria del mismo para saber que los astronautas recorrían la dirección correcta de vuelta a la Tierra. “Si la nave estaba fuera de ese corredor, podía quemarse”, enfatizó.

Un complicado momento con Apolo 8

Tripulación en órbita lunar, Apolo 8

A pesar de la presión sobre ella por ser la única mujer en el centro de control de la misión, Northcutt no se afligió. Según sus propias palabras, ella sabía que era tan capaz e inteligente como los demás ingenieros del programa.

Durante la misión Apolo 8, cuando los astronautas se preparaban para salir de la cara oculta de la Luna, se quedaron sin comunicación. Así que, en ese momento, todos en la sala de control se inquietaron y llegaron a pensar lo peor. Tras unos segundos, todo volvió a la normalidad.

La responsabilidad de Frances era enorme. Por su función, debía tomar una decisión para hacer que los hombres volvieran a la Tierra lo más rápido posible y de manera segura. Afortunadamente, no fue necesario aplicar un plan B. “Es difícil maniobrar una situación así. Por ejemplo, se pensó que se habían estrellado frente a la Luna. Todo quedó inmóvil”, explica la ingeniera en el documental MAKERS: Women in Space.

Apolo 8 fue la primera misión tripulada y Frances, junto con otros científicos, programó las computadoras para evaluar si era posible llegar a la Luna, algo que logró en 1969 con Apolo 11.

El agradecimiento de un país por prevenir un terrible final

En 1970, la joven todavía trabajando para la NASA. Colaboró para la misión del Apolo 13, que tuvo que abortar su alunizaje debido a una explosión en el tanque de oxígeno. Justo en ese momento, Northcutt estaba viajando, pero de inmediato se sumó a los ingenieros del programa y comenzó a planificar la trayectoria para traerlos de vuelta a la Tierra.

Gracias a eso, la mujer y el resto del equipo recibieron la Medalla Presidencial de la Libertad, uno de los más grandes reconocimientos otorgados por el presidente de Estados Unidos a quien contribuya a la seguridad, intereses del país, la paz en el mundo y otras actividades.

Su nueva misión: las causas feministas y los derechos humanos

Tras las misiones de Apolo, Frances estudió abogacía debido a que experimentó el sexismo de primera mano y conoció las discriminaciones que otras mujeres sufrían en sus trabajos. Su mayor impulso fue la ola feminista de principios de los 70 en Estados Unidos. De hecho, antes de culminar sus estudios como abogada, fue elegida como la primera “Defensora de las mujeres” en la ciudad de Houston, Texas. Al graduarse, trabajó como fiscal, siendo la primera en ese rol dedicada a ver delitos graves para la unidad de violencia doméstica.

Hoy en día, asiste a charlas y eventos sobre el programa Apolo y participa activamente como defensora de los derechos de las mujeres y las personas transgénero.

¿Sabías que una mujer había jugado un rol tan importante en estas reconocidas misiones? ¡Cuéntanos en los comentarios!