Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Estas chicas compartieron con todo el mundo por qué se emocionan con cada kilo de su cuerpo

--5-
66k

Mientras una parte de las mujeres del planeta piensa en cómo desaparecer esos kilos de más, otras se esfuerzan para subir de peso.

Genial.guru está impresionado con las historias de las chicas que no cuentan los kilos perdidos sino los ganados. A pesar de todas las dificultades psicológicas y físicas, aprendieron a amarse tal y como son. Todo el mundo debería aprender de su fuerza de voluntad.

Hayley Harris

Hayley Harris acepta que empezó a pasar hambre para acercarse al ideal de la mujer frágil y esbelta que vio en las revistas de moda. La chica abrió su cuenta en Instagram mientras estaba internada en un hospital donde recibía tratamiento para su trastorno alimenticio. Hayley afirma que precisamente el apoyo de sus suscriptores la ayudaron a superar su enfermedad. Ahora la chica es una activista que se manifiesta en contra de la propaganda de la esbeltez.

Courtney Black

Todavía hace unos años Courtney Black pesaba alrededor de 45 kilos. Trabajaba como modelo de fitness y le parecía que los músculos se ven bonitos solo en caso de una esbeltez absoluta. Redujo su dieta a 800 kcal diarias y literalmente se atormentaba con el hambre, por lo cual terminó en un hospital. Después de su rehabilitación, Courtney empezó a consumir 2000 kcal al día. Y ahora es una instructora de fitness exitosa.

Sarah Ramadan

Ella es Sarah Ramadan. La diferencia entre ambas fotos es de 2 años y 20 kilos. A los 18 años la chica sufría de una depresión que la llevó a la anorexia. "Viví demasiado sintiendo culpa por las calorías que consumía", admite Sarah en su Instagram. Ahora se dedica al bodybuilding y está completamente contenta con su cuerpo.

Margherita Barbieri

Margherita Barbieri trabajó de bailarina. Tras haber recibido varios rechazos en audiciones importantes decidió que no estaba lo suficientemente esbelta. Y literalmente empezó a pasar hambre. Llevó su peso corporal a 25 kilos. Ahora Margherita entiende que la salud está por encima de todo y afirma que su nuevo cuerpo le gusta mucho más que el anterior.

Aroosha Nekonam

Hoy Aroosha Nekonam es una bloguera de fitness y entrenadora personal exitosa que tiene filas de clientes. En su Instagram aceptó una vez: "Querido cuerpo, perdóname por haberte tratado mal". Después de terminar la universidad, Aroosha, perfeccionista por naturaleza, decidió hacer una dieta que luego se convirtió en una pesadilla.

Connie Inglis

Connie Inglis padece de anorexia desde la adolescencia, es decir, desde hace 10 años. A veces logra subir de peso, a veces tiene recaídas. Precisamente por eso abrió una cuenta en Instagram. Aquí la chica recibe apoyo de sus suscriptores y publica cosas motivadoras. Por ejemplo, fotos de los dulces que más intenta comer.

Erika The Tiger

Erika "La tigresa" (Erika The Tiger) padecía de anorexia y bulimia desde que tenía 16 años. Como muchas otras chicas jóvenes, creía que era demasiado gorda y un día simplemente dejó de comer. Luego empezó a odiar su esbeltez y ocultarla debajo de la ropa holgada. Al superar la enfermedad, Erika empezó a hacer ejercicio, se casó y dejó de sentir vergüenza por su cuerpo.

Brooke Cheeba

Brooke Cheeba es una estilista talentosa. Por lo general, comparte con sus seguidores sus nuevos trabajos. Pero hace poco la chica sorprendió a todo el mundo con la confesión de que al fin (!) subió de peso. Debajo de esta foto admitió: "¡Al fin me siento más femenina y segura de mí misma, estoy llena de alegría!".

Imagen de portada bitingback
--5-
66k