Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Animales que pueden enseñarnos muchas cosas sobre el amor y la pasión

Pensamos equivocadamente que solo las personas somos capaces de tener sentimientos profundos. Genial.guru detectó varios ejemplos en el mundo animal de cómo expresan sus emociones y sentimientos los animales. Debemos admitir que sus esfuerzos para conquistar el amor o mantener la relación son de envidiar.

Ptilonorhynchidae

Estas aves son las más románticas. Para su futura "esposa", el macho construye un hogar y lo decora con todo tipo de cosas brillantes y coloridas que logra encontrar. Como un verdadero creador, el pájaro anda en busca de conchas, bayas, cosas tiradas por humanos, dándole la preferencia al color azul. ¿Acaso alguna mujer podría resistir ante tal atención?

Caballitos de mar

Solo es una ilusión eso de que los caballitos de mar son poco activos. Cuando se trata de una relación, hacen bailes espectaculares que incluso los amantes del tango envidiarían. La pareja se sujeta de las colas y baila en un torbellino desplazándose hacia la superficie del agua y hacia el fondo. Todo esto va acompañado de "serenatas" para la caballita amada. Después del maratón de baile que dura varios días, la pareja al fin baila el baile nupcial cambiando en el proceso su color. Y ya no se separan durante toda la vida.

Elefantes

Resulta que para estos enormes e imponentes animales es muy importante el contacto físico. La trompa del elefante es un arma peligrosa y una herramienta que puede levantar hasta 600 kg. Pero al mismo tiempo, también la utilizan para expresar sus sentimientos. Su trompa es mucho más sensible que, por ejemplo, los dedos humanos. Precisamente esa parte de su cuerpo les ayuda a mostrar cariño: las parejas se abrazan con las trompas, se acarician la espalda y la cabeza.

Peces mariposa

Por lo general, estos hermosos peces nadan en grupos. Pero en cuanto encuentran a su pareja, se separan de la manada. A partir de ese momento todo lo hacen juntos: cazan juntos, viajan alrededor de su arrecife de coral y tienen "hijos". Si de pronto se pierden, empiezan a buscarse el uno al otro sin pensar, incluso si es peligroso.

Manaquines

Para conquistar el corazón de su pareja, los manaquines emplean todas sus habilidades. Le demuestran sus talentos: unos trucos de acrobacia y una increíble voltereta a 180°. Su arma principal es la "caminata de la Luna" al estilo de Michael Jackson. Mientras la fascinada pareja está admirando sus pasitos espectaculares, el manaquín toca una melodía usando sus alas. Y lo hace a una gran velocidad: 30 veces más rápido que un video habitual.

Nutrias marinas

Tienen un proceso de cortejo bastante juguetón y activo. La pareja bucea y nada, la hembra hace parecer que huye pero luego se rinde. Lo más romántico es cómo duermen las nutrias: se agarran de las patitas para que la corriente no se las lleve.

Grullas japonesas

El cortejo de las grullas es todo un ritual fascinante: contiene saltos con corridas, aleteo con inclinaciones y bailes, y lanzamiento de pasto al aire. Al final, la recién formada pareja "sella" el resultado con un canto conjunto. Y lo siguen hasta que empiecen a cantar al unísono. Tal vez solo en las películas de Disney se puede encontrar una unión tan profunda.

Los escíncidos

Estos lagartos no escatiman tiempo en cortejos largos. La hembra se pasea enfrente del macho y aquel intenta llamar la atención con empujones suaves, lamidos y mordisqueos ligeros. A veces necesitan varios meses para formar la pareja, pero después de esto siempre regresan con la misma en la época de celo. Incluso procuran vivir cerca para no perderse de vista.

Fregatas

Al encontrar a su media naranja, una fregata necesita llenar sus pulmones de aire tanto como pueda, literalmente. Para que la hembra corresponda sus sentimientos, infla su bolsa de la garganta que parece un enorme corazón. Todo eso va acompañado de aleteos y cantos nupciales, el macho espera pacientemente a que la hembra se impresione. Si la dama le dice que sí, frota su cabeza contra la bolsa de la garganta del caballero. Esto significa que la unión se acaba de formar.

Caracoles

Los caracoles son tan lentos que el cambio de su conducta durante la búsqueda de pareja de inmediato se hace notable. Se mueven más rápidamente, se detienen, estiran su cuello al máximo mirando alrededor. Y, al fin, al encontrar a su media naranja, se pegan lo más que puedan con sus "suelas" para expresar su amor. A pesar de que los caracoles son hermafroditas, los juegos amorosos les encantan.

Leones

Pasión como la de los leones es difícil de encontrar. Durante "la luna de miel", no se separan ni un minuto y se miran con ojos enamorados. Las escenas apasionadas de amor cada 20 minutos se terminan con descansar abrazados, olvidando la comida y la cacería. Si de pronto al león se le ocurre cazar, le entrega toda su presa a su amada. Y observará obedientemente cómo ella se lo come todo hasta el último pedazo, aún cuando él mismo se está muriendo de hambre.

Bonobo

Los bonobos tienen una conducta sexual muy intensa. Pero esto no les impide traer un poco de romance a su vida cotidiana. Tienen una actitud muy enternecedora hacia su pareja: intentan abrazarla y besarla lo más que puedan. Se cuidan mutuamenta y pueden sentir compasión y consolar a sus semejantes, lo cual los destaca entre otros monos.

Imagen de portada Francois de Halleux
Basado en material de planetwildlife, neatorama, nat-geo, nkj