Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
12 Historias que demuestran que la primera reunión con los padres de tu pareja puede ser muy divertida

12 Historias que demuestran que la primera reunión con los padres de tu pareja puede ser muy divertida

--3-
90k

Conocer a los padres de tu pareja siempre es emocionante y un poco incómodo. Al fin y al cabo, es probable que estas personas se conviertan pronto en tu familia y afecten las decisiones de tu pareja. ¡Y es tan difícil soportar la presión y no meter la pata!

En Genial.guru recopilamos 12 historias divertidas que sólo podrían suceder en una reunión con los padres de tu pareja.

  • Un día mi novio vino a conocer a mis padres. Papá tomó la palabra y toda la noche organizó un interrogatorio. Al final de la noche, mi pareja ya no pudo soportarlo, cortesmente se despedió y se dirigió a la puerta. En ese momento exacto, nuestro perro se sentó en el pie de mi papá, y él dijo "¡fuera, fuera!". Mi novio se dio la vuelta y calmadamente dijo: "Lo entiendo. Ya me voy". Nunca había visto a mi padre tan avergonzado ni disculpándose tanto. Ahora son amigos.
  • Estaba conociendo a los padres de mi novio. Estábamos cenando y mis manos temblaban de angustia. Y, por supuesto, cuando traté de servirme ensalada, mi mano falló y vertí todo sobre la mesa. Pensé, "bueno, aquí vamos...". Y entonces mi novio tomó con su tenedor parte de la ensalada derramada y comió. Creo que me casaré con él.
  • Fui a conocer a los padres de mi chico y su hermana hizo lo mismo con su novio. Trajo a un motociclista con su apariencia y lenguaje, y eso lo dice todo. Sus padres, al verlo, se quedaron sin palabras. Como resultado, yo era un verdadero ángel para sus ojos, en contraste con un "monstruo" así. Más tarde, resultó que la hermana de mi novio, sabiendo lo estricta que era su madre, le pidió a su amigo que nos ayudara. ¡Le debo la vida!
  • Traje a mi novio a conocer a mis padres, mi papá me llevó a un lado y me contó una historia desgarradora sobre un hijo que accidentalmente había tenido en la juventud. Mirándome con seriedad, me dijo que era él. Mi madre confirmó su relato. Me puse histérica. Y luego dijeron que era una broma. ¡Una broma!

  • Cuando era joven y tímido, fui a conocer a los padres de mi novia. Al terminar de tomar el té juntos, en vez de decir simplemente "gracias", les solté: "¡Gracias, hasta pronto!". Poniéndome más nervioso, me vestí y me marché. Fui fiel a mi palabra, después de todo.

  • Cuando mi futuro esposo vino a visitar mi casa por primera vez para conocer a mis padres, en la entrada del apartamento lo recibió nuestra gata. Al ver a una nueva persona, ella se le acercó para olfatearlo, por lo que la primera impresión de mis padres siempre será la siguiente: un hombre joven, sonriendo nervioso y, al lado, nuestra gata vomitando como en una obra de teatro.

  • Una vez, fui a la casa de mi novia y quería usar el baño. La puerta no se cerraba con pestillo. Después de varios minutos, se abrió, y delante de mí se encontraba un hombre enorme con traje de corbata (era su padre). Yo estaba sentado, allí con mis pantalones abajo. Estaba tan confundido que no podía pensar siquiera qué decir, "¡Hola! ¿Está María en casa?".
  • Yo no soy muy femenina. Bebo cerveza y utilizo bastantes palabras que suenan duras. Sin embargo, cuando mi chico me pidió que conociera a sus padres, me puse mi vestido más bonito y me hice rizos. Sus padres me adoraron, hasta que abrí una botella de cerveza para su papá con un tenedor.
  • En una cena con los padres de mi novio, no pude apartar mis ojos de él, y confundí los platos de mermelada y mostaza. Para no ofender a su madre soltando un bollo que horneó, seguí bebiendo mi té con un pan realmente picante.

  • El día que conocí a los padres de mi novio, me sorprendió verme en su álbum familiar. Era Navidad en el jardín de infancia. Yo estaba en el fondo vestida como Scheherezade.

  • Ayer, estuve en casa de mi novio por primera vez. En su hogar están haciendo reformas. Conocí a sus padres, tomamos el té, vimos una película, y luego me fui a casa. Hoy me enteré de que sus padres no le preguntaron nada sobre mí, excepto si me gustaba cómo habían decorado las paredes del pasillo.

  • Vivía con mi novio desde hacía 6 meses, y ya era hora de conocer a sus padres. Estábamos sentados en la cocina, preparándonos para su visita, y escuchamos el timbre de la puerta. Había un hombre y una mujer, diciéndome que les había inundado el piso. Revisé todo, no encontré fugas, les dije que se fueran y cerré la puerta. Llamaron de nuevo, abrí la puerta, y los vi riéndose. Resultó que mis futuros suegros tenían un sentido del humor un poco extraño.

--3-
90k