Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
10 Consejos para sentir el sabor de la vida

10 Consejos para sentir el sabor de la vida

--4-
44k

En el ritmo de la vida moderna muchas veces no tenemos tiempo ni para el hobby favorito, ni para salir a pasear antes de dormir, ni para decirse palabras de amor en pareja. No tenemos tiempo para vivir. Slow Life es un movimiento que existe hace más de un cuarto de siglo, y su idea principal es vivir sin prisa.

Genial.guru quiere compartir contigo estas enseñanzas que te ayudarán a sentirte en armonía todos los días.

1. Estar a solas con la naturaleza.

La naturaleza es una fuente de energía, armonía y belleza. Al estar sintonizado con ella, el ser humano se olvida de sus problemas y aprende a escuchar a su corazón. Intenta a veces mirar las estrellas o recibir el alba en las orillas de algún río, o simplemente admirar el vuelo de los pájaros. Estos momentos adornarán tu vida.

2. Amar el silencio.

Nos hace tanta falta en el ritrmo alocado de las ciudades grandes llenas de publicidad y llamadas telefónicas. Incluso nuestros propios pensamientos no nos dejan en paz. El silencio es un visitante muy raro, viene tan pocas veces que empezamos a tenerle miedo. Sin embargo, en realidad, en silencio puedes sentirte renovado y entender algo acerca de ti, lo cual es muy importante. Puedes dar un paso e invitar el silencio a tu vida, al menos por unos minutos.

3. Distribuir el trabajo de manera uniforme.

Lo importante es hacer las tareas sucesivamente, ya sean tareas domésticas o asuntos laborales. Incluso si son demasiadas, concentra tu atención en una sola y hasta que la termines no te distraigas con otras. De lo contrario, no tendrás tiempo para nada y perderás las ganas de hacer algo. El trabajo tiene que satisfacerte, así ahorrarás tu tiempo y energía.

4. Hacer lo que amas.

Al leer este punto, tal vez plantees la importancia de realizar tu potencial creativo. Cada uno de nosotros tenemos algo de creatividad, tenemos este don pero no todo el mundo se da cuenta de su existencia. Para notar qué es lo que te gusta, debes encontrar tiempo para probar distintas opciones. Puede ser lo que sea: dibujo, jardinería, artesanía, escribir poemas o jugar con tus niños. Dime, cuando haces algo que te gusta, ¿acaso no te sientes feliz?

5. Asistir a eventos moderadamente.

A veces cuando quieres hacer tu vida más variada, te sobrecargas de impresiones: por la mañana vas a una exhibición, luego a un parque de atracciones, después al cine y por la noche al teatro. Todo se mezcla en tu cabeza, y no tienes la oportunidad de entender y asimilar toda la información recibida. Si te enfocas en una sola cosa, la calidad de la experiencia recibida será distinta. Una exhibición te puede inspirar a crear algo por tu cuenta, las atracciones te dejarán una sensación agradable de aventuras por el resto del día, mientras la película o la obra de arte te harán pensar en la idea de la trama o incluso en tu propia vida.

6. Comunicación en vivo.

Nada puede reemplazar una comunicación en vivo. Para conservarla, puedes limitar conscientemente tu comunicación por otros medios: teléfono, correos electrónicos, Internet. Un encuentro con tu amigo sustituirá centenares de mensajes electrónicos o llamadas. Presta atención a tus seres queridos, encuentra tiempo para hablar con ellos y compartir qué es lo que emociona a tu alma.

7. Sentir el sabor de lo que comes.

Es una actitud especial hacia la comida que se manifiesta en realizarlo todo sin prisa: desde la preparación hasta la hora de comer. Cuando vas de compras para conseguir los ingredientes necesarios para tu platillo, no entres a la primera tienda que encuentres. Mejor dedícale a esto un tiempo durante el fin de semana. Ve tranquilamente a un mercado y escoge los alimentos más frescos y mejores, planea tu menú de la semana, pon una música agradable y siéntete como un chef en un excelente restaurante. Después de que todo esté listo, disfruta cada trocito de tu comida sin prisa, saboreando cada cucharada.

8. Descansar conscientemente.

Todo el día has trabajado duro. Y al fin tienes una oportunidad extraordinaria de visitar 5 países en 5 días, incluyendo sus museos y lugares de interés... Después de unas vacaciones de este tipo, necesitarías otro mes para restablecer tus fuerzas. No busques hacer lo más que puedas en un corto plazo; disfruta cada momento, contempla lo que está alrededor, conoce a nuevas personas, habla con ellas. Puedes sentir la plenitud y satisfacción de un paseo por un río o de beber un café en un lugar acogedor.

9. Ser imprevisible.

A veces tienes que permitirte ser espontáneo y no hacer planes, sólo seguir tu estado de ánimo y hacer lo que se te antoje en ese momento.

10. Aprender de los niños pequeños.

Todos fuimos niños en algún momento de nuestras vidas. Y lo seguimos siendo, solo que ahora llevamos a un niño adentro y casi no lo dejamos manifestarse en nuestras vidas. Observa el comportamiento de los niños y procura mirar el mundo a través de sus ojos: sin prejuicios ni experiencia. Los niños nunca tienen prisa, viven en el presente, en este "aquí y ahora", eso es lo más importante. Permite que ese niño salga de vez en cuando a jugar en tu vida.

Fuente vitamarg, Portada, Hayao Miyazaki
Traducción y adaptación Genial.guru
--4-
44k