Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Sencillos consejos de cómo no caer en las trampas de tu propia conciencia

A veces parece que toda nuestra vida consiste de una lucha constante de emociones, pereza y tentaciones. Y no siempre la victoria está a nuestro lado. Sin embargo, usando algunos trucos psicológicos, podrás fácilmente combatir cualquier tipo de tentación y, al fin, deshacerte de la pereza.

Hoy Genial.guru juntó para ti 10 trucos psicológicos que te ayudarán a entenderte mejor y tomar el control de tu vida.

1. Trátate con simpatía

Trátate bien, aprende a perdonarte tus debilidades, celebra tus éxitos y no te culpes de los errores ya cometidos. Sucede que nuestro cerebro protege no solo la salud del "dueño", sino también su estado anímico. Por lo tanto, mientras te estás culpando por los errores y maldices tus debilidades, el cerebro busca desesperadamente alguna manera de animarte. Y lo más agradable es lo que tanto quieres evitar. "Ni modo, la dieta ya se arruinó, cómete tu rebanada de pastel, ¡criatura sin fuerza de voluntad!".

2. No caigas en la trampa de lo barato

Todos a menudo nos enfrentamos con servicios gratuitos y regalos en las tiendas o salones de belleza. Te aconsejamos no tomar nada gratis si no quieres gastar dinero en exceso. No te das cuenta de que tu cerebro toma este regalo como una deuda ante esa persona u organización. Por lo tanto, después terminas "pagando la deuda": con una compra espontánea, la recomendación del producto o la marca a tus amigos, una actitud neutral a un precio elevado.

3. Lee muchos libros pero poco a poco

¿Te gusta leer pero no tienes tiempo? Lee cierta cantidad de páginas al día. En el proceso de lectura entre tú y un libro interesante se interpone el miedo ante todo el volumen de trabajo que tiene que hacer tu cerebro. No lo sabes pero a tu cerebro no le gustan los proyectos a largo plazo: consumen demasiada energía. Por lo tanto, lee poco a poco: unas 10 o 12 páginas al día no asustarán tu cerebro. Además, es realmente poco y la lectura no tendrá tiempo de cansarte.

4. Entrena no solo los músculos de tu cuerpo sino también tu cerebro

Visualiza tus deseos: no ciertos objetos sino habilidades o alguna situación. Encuentra un tiempo antes de dormir para practicarlo. Por ejemplo, cuando te imaginas que levantas pesas, la sangre llega a tus músculos, así el cerebro los está preparando para el ejercicio. A pesar de que con tan solo visualizar no entrenarás los músculos, esta práctica fortalecerá tu motivación y, por lo tanto, el camino hacia tu sueño se reducirá.

5. No hables durante ni después de ir al gimnasio

Después de cualquier ejercicio físico o alguna situación de emergencia, te vuelves más social y hablador que en la vida normal. Así es más fácil que cuentes algún secreto por accidente, especialmente si te entrenas con algunos conocidos. Esto sucede porque durante el ejercicio en tu organismo se inicia la reacción "pega o corre": se acelera el pulso y la respiración, el cerebro reacciona a este estado como a una amenaza de peligro y mobiliza todas sus fuerzas para superarlo. Y tú, mientras tanto, te conviertes en un objetivo fácil para cualquier espía. ¡Tómalo en cuenta!

6. Deja a un lado los juegos en tu móvil

,Deja a un lado todos los juegos móviles que "desarrollan el intelecto y la atención"; no funcionan. Si realmente quieres cuidar el futuro de tu cerebro, empieza a hacer deporte. Porque precisamente durante el entrenamiento físico llega más sangre al cerebro, lo cual te beneficiará mucho más que todo tipo de juegos y acertijos.

7. Divide una tarea difícil en unas cuantas sub-tareas consecutivas

Si tienes una tarea difícil enfrente de ti, divídela en una multitud de subtareas. Esto le ayudará a tu cerebro a dejar de pensar en una tarea difícil haciendo que se enfoque en varias tareas consecutivas que no son tan complicadas. Por ejemplo, si tienes que crear un documento muy importante, anota los puntos y pon la lista enfrente de tus ojos. No notarás cómo poco a poco te gustará el proceso y lo realizarás más rápido.

8. Déjalo donde estaba

¿Te gusta ir de compras pero a veces se te hace difícil abstenerte de las compras espontáneas? La culpa es de la "hormona del deseo", dopamina. Esta hormona empieza a funcionar cuando ves algo interesante y atractivo. Sin embargo, cuando puedes tocar la mercancía, la hormona empieza a funcionar con mayor eficiencia: la sangre llega a la cara, el corazón late más rápidamente: y, sin darte cuenta, ya estás poniendo en tu canasta alguna cosa inútil. Pon tus manos en los bolsillos y no toques las cosas que no necesitas. Claro, si quieres evitar gastos innecesarios.

9. Tapa el plato cuando te sientas lleno

Este sencillo y fácil truco te ayudará a no comer en exceso incluso si comes en compañía de alguien y no puedes dejar la mesa. Simplemente quita el plato de tu vista o tápalo con una servilleta. Ayúdale a tu organismo: al retirar la comida de tu vista, sin darte cuenta detienes el proceso de producción de dopamina, la "hormona del deseo". Tu cerebro toma la comida como una recompensa pero solo cuando la ve o siente su aroma. Por lo tanto, en vez de luchar con las ganas de comerte otra rebanada, simplemente retira la pizza de tu vista, ¡te sentirás mucho mejor al instante!

10. Para dormir bien, intenta quedarte dormido con una luz tenue

Una hora antes de dormir, apaga la mayoría de las luces en todas las habitaciones. Este truco te permitirá dormir mejor, y tu sueño será tranquilo y sano. Cuando silencias la luz, le das una señal a tu cerebro de que ha llegado el crepúsculo y es hora de dormir. A su vez, el cerebro "aprueba" la producción de melatonina, el regulador de los ciclos sueño-vigilia. Poco a poco, el metabolismo se vuelve más lento, los procesos psíquicos pasan al "modo de sueño".

Ilustradora Dinara Galieva para Genial.guru