Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Situaciones que debes evitar para no criar a un niño neurótico

--2-
30k

Existe una enorme cantidad de libros sobre métodos de crianza. En esta ocasión, queremos contarte lo que no se debe hacer a los niños bajo ningún concepto.

Por eso, Genial.guru ha encontrado para ti 13 situaciones que hay que evitar a toda costa para no criar a un niño neurótico.

13. Exigir del niño lo imposible

No establezcas a tu hijo metas inalcanzables. Por ejemplo, tu hijo de 2 años no tiene por qué ser capaz de distinguir entre Bach y Vivaldi; con 3 años, saber de memoria versos de Lorca; con 5, entender la historia de la antigua Grecia; ni con 10 comprender los principios que rigen los modelos bancarios; o con 12 años, tener decididos sus objetivos en la vida.

12. Sobreproteger a tu hijo

No necesitas que en cada momento tu hijo esté dentro de tu campo de visión. No te preocupes por cada pequeño detalle, eso solo genera ansiedad y se contagia al pequeño. Procura que el niño no adquiera la sensación de peligro constante porque, de lo contrario, le resultará complejo confiar en el mundo en un futuro próximo.

11. Utilizar palabras "programadoras" negativas

Aprende a hablar de forma correcta con tu hijo. Evita empezar las frases con palabras de este tipo: "Tú siempre", "Tú nunca", "Todos menos tú" o "Siempre que tú". Otro mal ejemplo: "Todos los demás ya se han cambiado de ropa. Tú, siempre eres el último". No deberías comentar constantemente todas sus acciones utilizando frases como: "No te saldrá bien", "Ponte recto", "Deja que lo haga yo", "No corras", "¿No puedes quedarte quieto sin tocar nada?"

10. Interrumpir la concentración del niño

Maria Montessori decía que la concentración de un niño es lo más importante y nunca debe interrumpirse. En su libro, "El secreto de la infancia", descubrió que una niña de tres años, trabajando con cilindros de madera, sacaba todos y luego los volvía a insertar en el espacio adecuado. Montessori se sorprendió por el nivel de concentración en su trabajo. La niña se desconectó tanto que no percibía nada a su alrededor.

No interrumpas a tu hijo si está construyendo una pirámide durante dos horas, la concentración es fundamental para él.

9. Discutir delante del niño

Tu hijo no debe llegar a pensar que no se puede confiar en nadie. No discutas con tu pareja en presencia del niño. Evita que conozca los detalles de posibles problemas de tu relación desde su infancia y menos aún en las discusiones.

8. Aceptar todos sus caprichos

No cedas a todo lo que te pida tu hijo, los límites existen y el adulto que los establece eres tú. Si no quiere ir a dormir, no debes permitirle jugar hasta el amanecer, si no quiere despertarse para ir a la escuela, no le permitas siempre quedarse en la cama. También tiene que aprender a adaptarse a la sociedad en la que vive.

No lo chantajees. De esta manera, aprenderá a utilizar esta estrategia. No hay nada malo en comprarle algo que pide, pero no puede comprársele todo lo que exija.

7. Gritar y pegar a tu hijo

Si gritas, el niño no percibe el fondo de lo que dices, simplemente se encierra en sí mismo oyendo los gritos, sin entenderlos. Al golpear a un niño, solo enseñas que la fuerza es lo que se impone y el más fuerte prevalece sobre el débil. Un "cachete a tiempo" es el mejor ejemplo de esto último. Si quieres educar a un futuro adulto con dignidad, debes ser firme, pero siempre amable, sin violencia de ningún tipo.

6. Hablar mal de tu hijo

No hables mal de tu hijo en su ausencia y, especialmente, cuando está al lado. Y lo que es más importante: no cuentes a los otros historias que pueden parecer divertidas sobre su vida, pero que para él pueden resultar humillantes. Elogia sus avances y no hagas énfasis una y otra vez en sus errores del pasado, ni lo trates con insignificancia como un "Don Nadie". Tú mismo reaccionarías mal a estas preguntas sobre ti: "¿Por qué estás tan gordo?", "¿De quién habrás heredado esos dientes desencajados?"

5. Compararlo con otros niños

Nunca le digas a tu hijo que es peor que otros niños en la guardería o en la escuela. Si lo comparas, hazlo solo con él mismo en el pasado, enfatizando sus logros y animándolo a conseguir todo lo que se proponga, si de verdad se lo propone. Las comparaciones son odiosas, no lo olvides.

4. Inculcarle estereotipos

La diferencia entre los niños y las niñas: ellas son modestas y ordenadas, pendientes de los chismes y ellos son fuertes, duros y nunca lloran. Estos estereotipos solo sirven para que uno renuncie a lo que es por naturaleza, solo provoca que los niños repriman sus emociones. Hay niñas ordenadas a las que les gusta el fútbol y son fuertes y niños a los que les encanta el ballet y no les atraen, en absoluto, los juegos de pelota.

3. Asustarlo con personajes de cuentos o reales

Si no quieres "construir" a un niño neurótico, no lo asustes con animales salvajes, brujas o fantasmas. Tampoco recurras a intimidarlo con policías, doctores que le hagan daño o vecinos malvados. No amenaces con leyendas de que alguien vendrá a llevárselo, ni finjas que te vas sin él y lo dejas solo (el típico "adiós, mamá se va sin ti"). El niño debe sentirse seguro, confiar en ti y saber que siempre lo protegerás (que es diferente de sobreprotegerlo). Nunca te rías de sus miedos, por muy insignificantes que te parezcan. Lo importante es la confianza.

2. No explicarle el porqué de las cosas

Si quieres criar a un futuro adulto que conserve el interés por las cosas, no pases por alto sus preguntas recurriendo al tópico de que es demasiado pequeño para saberlas. Es mejor que desciendas a su nivel para explicárselo con palabras y frases sencillas. No temas que vea que no sabes algo, busca la información junto a él. Haciéndolo juntos, podrá aprender que la información se obtiene buscándola. Y no olvides que las cosas más complejas son la suma de muchas pequeñas.

1. Ser un mal ejemplo

Un niño aprende por imitación, así que empieza por dar tú mismo el ejemplo. Si te comportas de una forma madura, manteniendo el control, sin martirizarte por un sentimiento de culpa por errores cometidos, reconociendo tus propios logros, será muy difícil que tu hijo acabe siendo un neurótico.

Imagen de portada Sabelskaya, Sabelskaya
--2-
30k