Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

3 Razones por las que no podemos sacar una canción de la cabeza

Seguramente te ha pasado algo similar: se te pegó una canción y no la puedes sacar de tu cabeza por más que lo intentes. ¿Quieres saber por qué sucede esto y cómo deshacerte de este mal? En Genial.guru encontramos respuestas a estas preguntas. Y de paso logramos deshacernos de una canción pegajosa que nos traía locos.

“Gusano del oído“: así es como los científicos llaman las canciones que no podemos sacar de la cabeza. Muchas investigaciones se han dedicado a este tema, y esto es lo que se ha descubierto:

1. Por lo general, se nos pegan las canciones que nos gustan subconscientemente

Sí, si no puedes sacar de tu cabeza algún éxito de Lady Gaga o Justin Bieber, al parecer, es hora de que cambies tus preferencias musicales. Pero, hablando en serio, en la mayoría de los casos de verdad tendemos a ”grabar" en el subconsciente del cerebro precisamente las canciones que más nos gustan, asegura el investigador Ira Hyman.

La profesora Victoria Williamson descubrió que si miras la cantidad general de melodías pegajosas, la cantidad de canciones molestas solo es un 30%: estas son las canciones que mencionamos al quejarnos, callando las demás que no nos irritan tanto.

2. Básicamente todas las canciones pegajosas tienen algo en común

Se nos puede pegar cualquier canción, pero de acuerdo con varias encuestas e investigaciones, su mayoría tiene algo en común. Resulta que las canciones pegajosas tienden a tener un ritmo acelerado y cambios bruscos de tonalidad. Los autores de las canciones hacen todo para que su música sea lo más memorable que se pueda y fácil de reproducir. El especialista en música Patrick Metzger encontró algo aún más curioso: él descubrió que una frase se repite básicamente en todas las canciones modernas. ¿Será que es parte del secreto?

3. Todo es culpa de las asociaciones

Las canciones, por lo general, se nos pegan tras haberlas escuchado muchas veces: por ejemplo, si es un éxito rotundo en la radio o en la televisión. Además, si ya la has escuchado decenas de veces, seguramente has logrado crear asociaciones, por lo cual aumenta la probabilidad de que se convierta en tu “gusano del oído“. Entonces cualquier cosa puede actuar como ”gatillo" para iniciar la reacción: algún lugar, una persona, comida o incluso un aroma.

Algunos consejos que te ayudarán a deshacerte de los “gusanos del oído“:

  • Escucha la canción que se te pegó desde el principio y hasta el final. Tal vez estás intentando recordar la letra y por eso la ”repasas" una y otra vez.
  • Acude a otro tipo de música: de preferencia, música clásica.
  • Intenta distraer el cerebro con alguna otra actividad, no muy difícil: sal a trotar, limpia la casa o lee un libro.

Por más que te moleste la canción, recuerda: si de vez en cuando se te pegan algunas canciones, definitivamente puedes presumir un oído y memoria musical. ¡Felicidades!

Imagen de portada NBC