Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

4 Pasos para convertir tus dificultades en beneficios

--2-
27k

¿Alguna vez en tu vida hubo momentos en que estuviste preocupado por una situación que en realidad no era tan importante? ¿Por casualidad, podrías recordar alguna relación que se rompió por una frase insignificante? ¿Te resultan familiares rencores con tus seres queridos que empezaron a dudar de ti?

Sucede que este tipo de experiencias tan desagradables pueden evitarse sencillamente con solo cambiar de argumentos. Genial.guru decidió averiguar cómo distintas alternativas positivas en tu discurso pueden mejorar tu vida.

Al principio, tendrás que fijarte en cada frase negativa pronunciada, pero poco a poco el pensamiento positivo se convertirá en un hábito y la vida se verá brillante y con nuevos colores.

Paso 1. Utiliza frases hechas

Para empezar, intenta utilizar en situaciones preocupantes proverbios, refranes y frases hechas, todos ellos en positivo. Por ejemplo, "esto también pasará" o "no es tan feo el diablo como lo pintan".

Estas expresiones, firmemente establecidas en nuestro diálogo cotidiano, vendrán fácilmente a la mente en una situación adecuada. Además, aunque solo sea un poco, siempre suavizarán momentos desagradables.

Paso 2. Cambia la forma

Ahora es el momento de controlar tu forma de hablar en cualquier situación en la vida, deshaciéndote de palabras que tan solo aportan tintes negativos. Puedes practicar de antemano y encontrar reemplazos agradables a situaciones adversas.

¿Lo probamos juntos?

  • Tu jefe no es un terco, sino una persona incisiva.
  • No es el fin de la época calurosa, simplemente, un paro temporal.
  • La tarea no es complicada, sino que está dirigida a aflorar tu gran profesionalidad.
  • Esta obra teatral no es aburrida, solo requiere una actitud reflexiva.

Paso 3. Cambia el fondo

Cuando el proceso de sustituir las palabras se automatiza, puedes probar cambiar la actitud sobre aquello que dices o piensas. ¡Claro que no es fácil!, porque cada fracaso, que genera en nosotros nerviosismo, ahora tiene que ser visualizado como una oportunidad. Incluso si tu mente "quiere" seguir inquieta y no está de humor para pensar en positivo.

Realmente, es difícil, pero hay que aprender a pensar de esta manera:

  • Mis vacaciones se posponen, pero podré ahorrar más y serán, no solo interesantes, sino las mejores que habré disfrutado.
  • Me dieron la baja médica, pero por fin tendré tiempo para leer aquel libro sensacional.
  • Ocurrió un pequeño accidente de tránsito, pero ahora recuerdo bien la nueva ubicación de las señales: evitaré un suceso más grave.

Paso 4. Interpreta

Al aprender la forma correcta de pensar, no te olvides de que la mayoría de los que están a tu alrededor no saben nada de esta técnica y probablemente continúen expresando sus emociones fieles a sus costumbres.

¡Pero tú sí sabes que, detrás de las palabras, habitan emociones bien diferentes!

  • ¿Tus padres cuestionaron a tu pareja? Puede ser que noten que, en esta relación, tu amor no es correspondido.
  • ¿Tu pareja te propuso ver una película en casa en vez de salir, alegando que tenía cansancio? Tal vez, realmente, el día haya sido muy duro y sueña con una velada tranquila (hablamos de una relación duradera, no del periodo romántico de nada más conocerse).

Pero recuerda, no debes permitir que otros te suelten lo que les venga en gana con el único deseo de aplastarte.

Mira siempre desde afuera: ¿cuántas cosas dependen de un pensamiento positivo?

A tres empresarios les hicieron la misma pregunta:
— ¿Por qué pagas impuestos?
El primero, suspirando, balbuceó:
— Si no lo hago, hay represalias.
El segundo, se encogió de hombros y contestó:
— Porque cumplo la ley.
El tercero sonrió y dijo:
— ¿Acaso queda otra? A mi hijo lo trataron en el hospital gratis de una enfermedad, mi hija terminó sus estudios en la escuela pública y a mi esposa, ayer, la policía la salvó de ser víctima de un robo. Y todo eso, gracias a mí y a que pago mis impuestos.

--2-
27k