Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

6 Mecanismos de defensa en tu mente que pueden actuar por ti

Los misterios de la mentalidad humana aún no están desvelados por completo. A veces no entendemos por qué actuamos de una manera u otra, y esto es porque salen a la superficie mecanismos mentales sutiles, que a menudo nos ayudan, pero a veces pueden ser contraproducentes.

Para entenderlo mejor, en Genial.guru preparamos una breve lista con estos agentes secretos del subconsciente y la acompañamos con ilustraciones divertidas en las que te resultará fácil encontrarte a ti mismo en diferentes momentos de tu vida.

Negación

La negación es uno de los mecanismos de defensa psicológica más fáciles. Su significado radica en el hecho de que la persona se niega a aceptar la información o eventos dolorosos, y lo hace de manera inconsciente. Por ejemplo, puedes no darte cuenta por completo del comportamiento no muy bonito de un ser querido o negar el enfado que sientes hacia tus padres. Por lo general, eso suele protegernos del dolor, que ahora es imposible de soportar, pero en casos severos puede conducir a una inacción perjudicial.

Represión

Es una herramienta diaria que todos usamos para apartar de nuestra mente pensamientos y sentimientos desagradables. Alejarse del mundo detrás de un libro interesante, perderte en las redes sociales o simplemente comerte una pizza sin pensar en nada. Es una manera muy conveniente para escapar de los problemas. Pero cuando el daño es realmente insoportable, se mueve de forma automática al inconsciente y comienza a dirigir en secreto las reacciones de ti mismo. Además, una constante inmersión en el mundo de los libros en un intento de evitar los problemas reales no conducirá a un buen resultado.

Proyección

La protección que siempre está con nosotros. Su significado radica en atribuir nuestros "malos" sentimientos, deseos, ideas... a otras personas. Por ejemplo, podemos culpar a todo el mundo de la rudeza y la ira sin notar lo mismo en nosotros: ver y sentirte impecable cuando todo a tu alrededor es una pesadilla resulta muy agradable. La proyección también tiene un lado positivo: gracias a ella, podemos captar los sentimientos de los demás y darles nuestro apoyo. Vale la pena detenerse a pensar si, a menudo, te encuentras con esta frase: "todas las personas normales lo hacen", o bien con el deseo de explicar de una manera simple, así como calcular las acciones de los demás, sin que ellos te lo hayan fundamentado y dado sus razones.

Distorsión

Este mecanismo se remonta a la primera infancia, cuando el mundo todavía se dividía en lo "malo" y lo "bueno", algo que era comprensible para el niño. Al crecer, nos damos cuenta de que el mismo objeto puede tener diferentes propiedades, pero de vez en cuando un adulto puede volver a dividir a la gente con una fórmula simple: o "malo" o "bueno", defendiendo sus puntos de vista y la autoestima. El peligro consiste en que tú, de esta manera, puedes no darte cuenta de las cualidades positivas de un objeto calificado de "malo", ni las negativas del etiquetado como "bueno", lo que provoca una fuerte distorsión de la realidad.

Regresión

Es un método de protección que se basa en la creencia de que a una persona pequeña o débil la protegerán. Al funcionar este mecanismo, nosotros, inconscientemente, no del todo, hablamos con un director o supervisor enfadado con una voz infantil, nos quejamos de la salud o contamos que nos hemos quedado solos en este mundo y nadie nos ayuda. A menudo eso funciona, pero a los que abusan de tales medios los pueden perseguir verdaderas enfermedades y este "look de debilidad" puede conducir a un infortunio crónico.

Sublimación

Quizás es uno de los mecanismos de protección que puede considerarse positivo. A través de él, podemos redirigir la energía de nuestros conflictos internos hacia las acciones que no suponen una amenaza social, es decir, escribir historias tras la pérdida de seres queridos, pintar el horror cuando quieres matar al jefe o trabajar fuerte en el gimnasio cuando estás enfadado con tu compañero de trabajo. Sin embargo, vale la pena recordar que también es solamente un medio de protección de nuestra mente respecto a algo desagradable.

¿Cómo poder con todo esto?

Parece que luchar en contra de la dirección de estos procesos resulta imposible, pero, de hecho, siempre existe una forma de salir de este círculo vicioso. Comienza observándote a ti mismo: ¿qué momentos te llevan fuera de ti mismo, qué te molesta, qué te causa dolor? Por la noche, encuentra cinco minutos y apúntalo, y luego analiza por qué esto te causa dolor. Busca la respuesta, no en el mundo exterior, sino dentro de ti mismo. Si te sientes enfadado o cansado, lo más probable es que estás en el camino correcto. Si es necesario, no tengas miedo de acudir a un psicólogo.

Al principio va a ser complicado. Pero piénsalo: sentir alegría por cada día nuevo, en general, estar de buen humor, no temer resolver problemas, ser un apoyo para los demás, ¿acaso no es algo con lo que siempre has soñado?

¡Todo saldrá bien!

Imagen de portada 20th Century Fox
Ilustradora Ekaterina Gapanovich para Genial.guru