Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
7 Razones por las que la gente se divide entre las letras y las ciencias

7 Razones por las que la gente se divide entre las letras y las ciencias

La eterna disputa entre "ciencias y letras" probablemente nunca sea resuelta. Y todo porque la división de las personas en 2 grupos es muy condicional. En realidad, hay más de dos sistemas que describen las capacidades humanas. Además, todos nacemos con predisposiciones potenciales para desarrollar cualquier tipo de actividad.

Genial.guru trató de averiguar qué y cómo influye en la formación la predisposición de un niño para elegir una u otra materia y de dónde aparecen los partidarios de letras y los de ciencias.

A pesar de que todos nacemos preparados para cualquier campo de actividad, todos somos diferentes. Cada uno de nosotros es inherente a un conjunto de instintos y cualidades naturales, que luego nos pueden ayudar a aprender una u otra profesión determinada. Por ejemplo, alguien descubre que tiene un oído absoluto y a otro la naturaleza lo premia con una excelente memoria.

Por ejemplo, el talento musical de Mozart se manifestó ya a los 3 años, y el gran artista del Renacimiento Rafael pintaba asombrosamente a los 8 años.

Incluso sin tener predisposiciones innatas y talentos especiales, es posible desarrollar capacidades en un campo concreto. Prestando atención a ciertas habilidades y desarrollándolas intensamente, es posible aumentar significativamente las posibilidades de tener éxito incluso en un tipo de actividad en la que, al parecer, se carecía de una predisposición particular.

Por ejemplo, el creador de la tabla periódica de los elementos químicos, Dmitri Mendeléyev, en la escuela no era un alumno demasiado brillante: repitió el primer curso y hasta tuvo un aprobado raso en química.

Los profesores juegan un papel muy importante en el desarrollo de las predisposiciones innatas y capacidades del niño. Un maestro o pedagogo con talento puede despertar en un individuo de letras su interés por las matemáticas, y viceversa. Por desgracia, a menudo se encuentra la situación inversa, cuando el profesor puede desalentar cualquier deseo de entregarse a la materia en la que, al parecer, el niño tiene una predisposición.

El trabajo duro, la perseverancia, la capacidad de superar contratiempos y no darse por vencido son cualidades del carácter del niño para no ceder a las dificultades en la resolución de problemas matemáticos complejos o en la selva de la lengua china.

Van Gogh, el famoso adicto al trabajo "en el arte de la pintura", comenzó a dibujar bastante tarde, a los 27 años. Gracias a su debida diligencia, en tan sólo una década, atravesó el duro camino del joven artista a un verdadero maestro.

A menudo, las predisposiciones innatas hacia cierta actividad dependen de la herencia. La historia conoce casos donde los representantes de todo un linaje demostraban talento y habilidades especiales en uno u otro campo. Incluso, hoy en día, si se mira alrededor, se pueden descubrir muchos ejemplos de dinastías hereditarias de médicos, maestros, pedagogos, etc.

Así, la familia Bernoulli, de Suiza, en los siglos XVII-XVIII, hizo una enorme contribución a la ciencia. Entre sus miembros, 9 famosos matemáticos y físicos, y el Departamento de Matemáticas de la Universidad de Basilea durante 105 años, casi sin interrupción, lo ocuparon representantes de esta familia.

Con frecuencia, los padres, desde una edad temprana, le ponen al niño las etiquetas de letras o de ciencias, aumentando así la presión en su desarrollo cognitivo. Además, los padres desarrollan y estimulan activamente en el niño una actividad por la que éste se inclina (tal vez inconscientemente). El niño percibe con atención "lo que quieren sus padres", y trata de no decepcionarlos.

El padre de Blaise Pascal también estudió matemáticas y dedicó mucho tiempo al desarrollo cognitivo de su hijo, explicándole a su niño curioso la geometría y proporcionándole los libros necesarios.

Y, por supuesto, no es menos importante, el factor del ambiente en el que crece el niño. En casa, los padres le inculcan a una niña la pasión por la lectura y a los niños a construir con cubos; los amigos se interesan por la misma materia y se convierten en personas afines; en la escuela secundaria, la mayoría de los niños eligen, por ejemplo, una clase de matemáticas especializada y un niño intenta alcanzar a sus compañeros para no ser menos. Todos estos factores afectan el camino, de letras o de ciencias, que finalmente seguirá la persona.

P.D. No importa si te consideras de ciencias o de letras. Estamos seguros de que si uno realmente desea algo, puede llegar alto en cualquier profesión, lo importante es aplicar los máximos esfuerzos posibles y creer en uno mismo.

Ilustradora Julia Kamenschikova para Genial.guru