Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Señales de que te están manipulando

Todos, en cierta medida, manipulamos a los demás. Pero una cosa totalmente distinta es cuando alguien lo hace deliberadamente sobre nosotros.

Genial.guru estudió los tipos más comunes de manipulación y te explica cómo evitarlos.

7. Los manipuladores adulan activamente

La adulación es el arma favorita de los manipuladores. Después de todo, si eres tan bueno, nunca te negarás a ayudar a un pobrecito desprovisto de tus encantos. Apostando por esto, los manipuladores sacan de ti todo lo que quieren. Debes estar en alerta si uno de ellos, de repente y sin ninguna razón lógica, se manifiesta generoso lanzándote piropos.

6. El manipulador quiere que te sientas culpable

Manipular a una persona que experimenta un sentimiento de culpa es bastante sencillo. Ella misma está dispuesta a responder afirmativamente a cualquier petición. Los manipuladores utilizan distintos trucos, por eso, ten cuidado si de repente comienzas a ser víctima del sentimiento de culpa a causa de una persona específica. Lo más probable es que sus "pequeñas" peticiones ya estén en camino.

5. Los manipuladores incitan a que tomes apresuradas decisiones emocionales

Todo buen manipulador sabe que las decisiones rápidas de la víctima, basadas en emociones, son el "pan" que lo alimenta. Por ello, no te da tiempo para la reflexión, impulsa la toma de decisiones rápidas y así consigue lo que busca. La simple frase de "necesito tiempo", pronunciada con seguridad y confianza, parará sus pretensiones y lo más probable es que desista de sus preguntas incisivas.

4. El manipulador pasivo finge ser débil y "poco inteligente", aparenta siempre estar ofendido

Cuando en tu entorno existe un "alma empobrecida", que siempre tiene mala suerte y se siente tremendamente infeliz, te invaden las ganas de ofrecerle tu ayuda, abrazarla y regalarle tu calidez. Pero, en realidad, es justamente eso lo que perseguía. Estas "víctimas" pueden actuar inconscientemente, pero aun así, nosotros terminamos siendo manipulados.

3. El manipulador apela a la promesa y a la palabra dada

"¡Me lo prometiste!": una frase maravillosa que te llevará a hacer lo que quiere el manipulador, aunque te des cuenta de que ondea en el horizonte un fondo impuro. Después de todo, no querrás sentir por dentro que eres una persona que no cumple sus promesas. Y ante los ojos de la sociedad, tampoco. Define bien tus respuestas a las peticiones de los demás para evitar que ellos te pongan entre la espada y la pared.

2. El manipulador siempre empieza la conversación en un momento inoportuno

El manipulador ama dirigirse a ti con algún pedido justo cuando estás muy ocupado con otras cosas. De esta manera tendrá mayor probabilidad de que aceptes su petición, solamente para deshacerte de él. Él te pedirá miles de disculpas, se mostrará muy incómodo por que se ve obligado a recurrir a ti con la inquietud en un momento así, pero sin embargo lo hace.

1. Los manipuladores hacen referencia a experiencias positivas ajenas

Otro de los métodos preferidos por los manipuladores es aquello de "no te preocupes, yo (mi amigo, mi jefe, un conocido, etcétera) cien veces lo hice y no pasó nada". No importa que la idea ofrecida por el manipulador te asuste, lo más importante es que a ellos siempre le sale bien y tú solo tienes dudas. Por supuesto, esto es un engaño. No escuches estas afirmaciones como verdades absolutas y pide pruebas concretas.

Bono

Cómo protegerte contra la manipulación

  • Ignora la petición del manipulador. Finge no oirla o no entenderla.
  • Presta atención a la apariencia de la persona. No te fijes en lo que dice, mejor echa un vistazo a cómo lo hace. Esta técnica hará ponerse nervioso incluso al manipulador más hábil.
  • Cambia de tema de conversación.
  • Confúndelo. Insinúa que estás poniéndote de acuerdo, pero empieza a preguntar los detalles de la petición, sin responder claramente con un "sí" o un "no".
  • Y lo más importante: no tengas prisa por responder. Dile que necesitas un tiempo para pensarlo. En la mayoría de los casos, la otra persona persona no te volverá a preguntar, dado que el momento oportuno se esfumó.
Ilustrador Oleg Guta para Genial.guru