Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

7 Señales de que tú mismo estás arruinando tu relación

Cuando en una relación algo sale mal, muchas veces tendemos a culpar a nuestra pareja. Pero una relación siempre es de dos. Y es imposible que sólo uno siempre tenga la razón.

En Genial.guru creemos que es importante identificar estas 7 señales a tiempo. Estás destruyendo tu relación si...

Dependes de los dispositivos móviles

Si cada minuto que tienes libre "te metes" a tu smartphone, tal vez tengas una adicción. Los científicos de la Universidad de Arizona descubrieron que las personas que no se separan de sus móviles tienen problemas con su relación. Intenta enfocarte en otros asuntos entretenidos: lee un libro mientras viajas en el metro u observa a los pasajeros, antes de dormir haz planes para el fin de semana.
También existen aplicaciones que te ayudarán a controlar el tiempo que gastas en Internet. Por ejemplo, Rescue Time.

No sabes poner prioridades

Si tienes un horario muy saturado y no tienes tiempo para tu vida personal, inclúyela en la lista de las cosas importantes. Usa aplicaciones especiales que te ayuden a planificar tu día mejor. Por ejemplo, Any.do (iOS, Android).

Para conservar el romance en tu relación, usa el método "2 / 2 / 2": una vez cada 2 semanas ten citas con tu pareja; una vez cada 2 meses, viaja con ella un fin de semana; una vez cada 2 años, salgan juntos de vacaciones.

No apoyas a tu pareja

La palabra "gracias" a veces parece tan trillada que olvidan decirla. Pero no creas que si tu pareja hace algo por ti, lo hace porque es su obligación. Tu pareja, al igual que tú, necesita apoyo y palabras de aliento. Agradece incluso los detalles insignificantes. "Te ves fantástico", "Valoro todo lo que haces", "Creo en ti"... estas palabras no son tan difíciles de pronunciar pero hacen milagros.

Eres muy formal en tu manera de comunicarte

La comunicación de dos personas que se aman debe ser sincera y abierta. Compartan el uno con el otro los detalles y las emociones del día, aprendan a escuchar. En vez de "¿Cómo estás?" se pueden inventar varias preguntas para establecer una tradición. Por ejemplo, "¿Qué fue lo más interesante de hoy?" o "¿Qué te hizo reír hoy?".

Si te disgusta algo de tu pareja, dilo tranquilamente y sin reproches, incluyendo en tus frases la palabra "yo". En vez de "¡No te atrevas a decirlo!" di "Tus palabras me lastimaron".

Te enojas por nada

No intentes cambiar a tu pareja. Gracias a sus peculiaridades es la persona que amas. Si algo te provoca una molestia infinita, pregúntate por qué. ¿Tal vez no se trata de la pasta de dientes? Deja que tu pareja vea sola el resultado de sus acciones. Por ejemplo, si tu marido tira sus calcetines donde sea, dile que sólo llegarán a la lavadora de la canasta de ropa sucia. Cuando se le acaben los calcetines, lo entenderá sin palabras.

No sabes llegar a un acuerdo

Concéntrate en cómo podrían resolver sus problemas juntos. Los gritos, el chantaje y la ignorancia muchas veces son producto de tus expectativas elevadas. ¿No será que este es el caso? No lleves la situación al extremo, intenta hablar tranquilamente con tu pareja. Cuando hables de algo importante, toca a tu pareja, así podrá sentir que estás con él. Toma en cuenta esta regla: un problema, una conversación.

Durante una discusión, sal de la habitación aunque sea por 30 segundos. Cuando te calmes, la conversación será más eficiente.

No confías en tu pareja

La ansiedad y la experiencia negativa en el pasado a veces nos impiden confiar en la gente. Pero si quieres tener una relación verdaderamente íntima, toma por hecho que tu pareja es sincera contigo. No le exigas reportes de sus pasatiempos sin ti, ni tampoco revises su correo electrónico y móvil, no lo obligues a darte explicaciones. Además, las sospechas vacías pueden impulsar a tu pareja a hacer precisamente lo que tú sospechas que está haciendo. Concéntrate en lo bueno.

Ilustradora Ekaterina Gapanovich para Genial.guru