Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Según estudios, la realidad virtual puede llegar a curar algunas fobias

Las fobias son algo muy común entre las personas. Por ejemplo, se les puede tener un temor inaudito a las arañas y no poder hacer nada para superarlo. Hasta la presencia de la más pequeña es capaz de sacar de quicio a quienes les tienen miedo, y, en esos momentos, resulta imposible actuar con normalidad y tomar coraje para enfrentarla. Pero, por suerte, gracias a los avances tecnológicos, nuevos estudios relacionados con este tema se han llevado a cabo con artefactos de realidad virtual. Eso permitió descubrir que, gracias a la simulación de espacios, desórdenes psicológicos como las fobias pueden ser curados.

Genial.guru quiere contarte cómo la realidad virtual puede llegar a transformar y a deshacer el poder de algunas fobias.

Intentos y fracasos

Hasta 1992, para tratar algunas fobias se utilizaban estímulos que provocaban ansiedad en los pacientes, imitando el sentimiento del miedo. Estas pruebas fracasaban dado que, para que el experimento funcionara, los pacientes debían recrear una situación, por ejemplo, arriba de un edificio muy alto. Pero los esfuerzos imaginativos no eran suficientes.

La nueva era de la tecnología y la psicología

En noviembre de 1992, la Universidad Clark Atlanta fue la primera que utilizó la realidad virtual para combatir desórdenes psicológicos. Desde entonces, esos mismos científicos han estado llevando a cabo continuas pruebas para medir la eficacia de esta nueva tecnología.

La ciencia virtual logra ser más efectiva ya que revive el plano de lo real, a tal punto que la mente se ve engañada completamente por las imágenes demostradas. De esta forma, la ansiedad causada por el momento es completamente pura.

Los simulacros pueden cambiar tus miedos

La realidad virtual se basa en crear una simulación 3D de un entorno específico. Hoy en día, la Universidad Duke lleva a cabo sesiones de terapia virtual para curar desórdenes de ansiedad. El tratamiento se les ofrece a aquellos con miedo a las alturas, elevadores, tormentas, aviones e incluso a los que le tienen temor a hablar en público.

En la Universidad de Texas se está explorando la eficacia a la hora de eliminar el miedo a las arañas. Se realizó una prueba con 77 aracnofóbicos, quienes fueron sometidos con niveles de progreso (1-14) hasta el punto máximo de ansiedad frente a la araña. La mayoría del grupo llegó al nivel 10, que se estimaba de muy difícil altura.

Es importante comprender cómo el cuerpo responde al miedo

A través de la exposición virtual, el paciente se ve sumergido en una situación de miedo muy similar a lo real. Un terapeuta acompaña a la persona durante todo el período de prueba. Hay que tomar en cuenta que muchos sufren de fobias terribles, por lo que el encuentro con una gran altura puede llegar a ser paralizante.

Neurobiólogos de la Universidad Stanford están intentando comprender más de cerca cómo es que funciona la mente cuando es expuesta a sus peores pesadillas. Utilizando realidad virtual, su misión es explorar los orígenes de la ansiedad. Si se logra penetrar en los mecanismos cerebrales, se podrá desarrollar nuevos dispositivos virtuales más avanzados, capaces de deshacer completamente las sensaciones de temor.

Un par de pruebas y adiós al vértigo

En el Reino Unido se llevó a cabo una nueva investigación publicada en The Lancet, en la cual se estudió a 49 adultos con temor a las alturas. Por un mes, los pacientes se vieron expuestos a 30 minutos de realidad virtual coreográfiada con situaciones de vértigo. Los resultados finales revelaron ser altamente efectivos. Uno de los integrantes de la investigación compartió su experiencia:

“Acabo de terminar mis sesiones, hice cuatro en total. La semana pasada, después de mi tercera sesión, fui al Westgate (un centro comercial). La diferencia en mi capacidad mental para lidiar con las alturas fue increíble. Anteriormente no iba a ningún lado cerca de los bordes. Las sesiones que he tenido me han dado mucho en qué pensar, y, ciertamente, con respecto a mi miedo a las alturas, parece que me ha ayudado mucho. Por lo tanto, vale la pena hacerlo”.

¿Tienes fobias? ¿Conoces a alguien a quien podría interesarle mucho esta información? Cuéntanos en la sección de comentarios, y comparte este artículo con él.