Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Estas son las 9 cosas que no tiene que hacer un buen psicólogo

--3-
12k

Actualmente es mucho más habitual hablar sobre el bienestar mental que hace unos años. Esto es saludable, porque sin emociones sanas es difícil disfrutar de la vida. El creciente interés en este tema llevó a una gran afluencia de pacientes y profesionales.

Genial.guru averiguó las 9 cosas que nunca hará un buen psicólogo u otro especialista de la salud mental. ¡Léelo y mantente sano!

1. Trabajar fuera de su ámbito de competencia

Las emociones normalmente son tratadas por psicólogos, psicoterapeutas y psiquiatras. El ámbito de las competencias de estos especialistas son las siguientes:

  • Psicólogo. No es un médico. Frecuentemente escucha de sus pacientes esto: "Soy fea", "Mi hijo no me hace caso", "Nadie me quiere".
  • Psicoterapeuta. Puede ser médico y puede no serlo (más abajo te explicaremos por qué). Frecuentemente escucha de sus pacientes esto: "Tengo miedo a los microbios", "Tengo ganas de robar algo", "A menudo tengo ataques de pánico".
  • Psiquiatra. Es un médico. Frecuentemente escucha de sus pacientes esto: "Oigo voces", "Quiero saltar del noveno piso de una manera bonita","¡Soy Dios, ponte de rodillas, esclavo!".

Un buen psicólogo no ayudará a un paciente que tiene alguna fobia, como un buen psiquiatra no curará la inseguridad en ti mismo, porque estas cuestiones rebasan los límites de sus competencias. Pero los aficionados ayudan a cualquier tipo de paciente prometiéndole un resultado de buena calidad.

2. Ocultar su educación

Muchos especialistas ocultan su educación enseñando otros certificados obtenidos en cursos en línea. Un psicólogo tiene que ser licenciado en educación psicólogica, un psiquiatra, en el ámbito de psiquiatría. La situación se complica con los psicoterapeutas. El derecho a ser psicoterapeuta te lo da lo siguiente:

  • Educación básica (de medicina o de psicología). Puede durar de 8 a 10 años en un instituto médico o la mitad de tiempo en alguna universidad donde enseñen psicología.
  • Capacitación profesional. Se puede acabar en 2 días obteniendo un certificado de arteterapeuta. Por ejemplo, por 5 años de estudios puedes recibir el título de psicoanalista (es un psicoterapeuta que hace psicoanálisis).

Es evidente que si acudes con algún especialista, debes de preguntarle detalladamente sobre su educación. Un profesional te responde a todas las preguntas rápidamente sin titubear.

3. No obedecer la duración de la sesión

Un profesional no termina la sesión ni temprano, ni tarde. En primer lugar, es una cortesía simplemente, porque puedes tener tus planes. En segundo lugar, es cumplimiento del marco temporal que crea sensación de estabilidad en el paciente y ayuda a seguir el plan elaborado.

4. Criticar a los colegas

Si un psicólogo te prometió curar no solo tu psique, sino también arreglar tu campo energético y enseñarte a leer las cartas de tarot, acudiste a la persona equivocada. Y si posteriormente recurriste a otro y te explicó por qué hay que eludir a los doctores que habías visitado antes, puede que tampoco sea un profesional capacitado. Los psicólogos, psicoterapeutas o psiquiatras buenos no criticarán los métodos del trabajo del especialista anterior, ya que no conocen en detalle cómo realizan sus tratamientos.

5. Familiarizarse

Un buen psicólogo, psicoterapeuta o psiquiatra hará todo lo posible para establecer relaciones confidenciales con la persona que acudió a él. Te puede pedir retrocomunicación despúes de la sesión para disipar las dudas y la causa de tu malestar, si las hay. Nunca te tuteará sin tu permiso, contará chistes verdes o dirá cumplidos raros. Un especialista calificado no va a querer hacer amistades.

6. Dar muchos consejos

El famoso psicólogo y psicoterapeuta Mijail Litvak afirma: "La calificación de un psicólogo es inversamente proporcional a la cantidad de consejos que da". Eso también se aplica a otros especialistas en el ámbito de la salud mental. Su tarea consiste en que el paciente encuentre el problema y lo resuelva correctamente.

  • Incorrecto: "¿Tienes la sensación que nadie te necesita? Adopta a un perro".
  • Correcto: "¿Tienes la sensación que nadie te necesita? ¿Según tu opinión, qué te podría librar de ella? ¿No lo sabes? Recuerda los momentos en que olvidaste este sentimiento".

7. Proponer una amplia gama de servicios

Un buen profesional no solo tiene que tener un título universitario, sino también tener experiencia. Obtener destrezas prácticas en todos los ámbitos es bastante difícil, por eso un profesional escoge dos o tres y mejora sus habilidades. Por ejemplo, las fobias, el estado obsesivo o las depresiones. O en niños: sus enfermedades, relaciones con sus coetáneos y adultos. Cuando un especialista sirve tanto para un barrido como para un fregado, entonces puede que no sea muy bueno.

8. Decir términos incompresibles

"Tu latrogenia da miedo, hay que desarrollar afiliación, de otro modo la despersonalización estará cerca". Algo parecido se puede escuchar de los falsos especialistas. A menudo no es una señal de alto profesionalismo, sino un artilugio para ocultar su incompetencia. Un especialista bueno hace lo máximo para que te relajes y te sientas cómodo, los términos incompresibles no ayudan.

9. Imponer sus servicios

No existe un consejo universal que pueda ayudarte a encontrar a un psicólogo, psicoterapeuta o psiquiatra adecuado para ti. Después de la primera sesión sentirás que te escuchan e intentan ayudarte. Si no pasa esto, no significa que el psicólogo sea malo, quizá no es tu especialista. Él no te llamará con el objetivo de que vuelvas.

Es importante entender que el primer lugar de trabajo de tu estado espiritual son tus esfuerzos. Si no te esfuerzas en cambiar, el milagro no sucederá, como por ejemplo, no tendrás una bonita figura por solo escuchar a tu entrenador.

Imagen de portada depositphotos
--3-
12k