Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
La gratitud nos acerca a la felicidad

La gratitud nos acerca a la felicidad

--2-
15k

La gratitud es un hábito que podemos adquirir y una forma de forjar nuestra manera de ver la vida. En todas las religiones que existen sobre el planeta agradecer es un gesto fundamental para retribuir al universo lo bueno que recibimos, ¿por qué esta sencilla acción es un gesto universal y cómo está relacionada con nuestro desarrollo emocional y felicidad?. Genial.guru quiere compartir contigo esta valiosa información que explica por qué dar las gracias cada día nos acerca a una vida plena y postitiva. 
 

Nuestro lado más primitivo o instintivo concibe la existencia a partir de la carencia. Nuestro cuerpo está programado para sobrevivir y esto implica que nos enfoquemos en lo que nos hace falta porque así fue como la humanidad logró mantenerse a salvo en tiempos remotos. Nacemos diseñados para enfocarnos en suplir necesidades insatisfechas: conseguir comida, resguardo para dormir, calor... Por lo tanto, nuestro cerebro se enfoca en la carencia para activar los motores que nos impulsan a conseguir lo que nos hace falta y así sobrevirir. Pero muchos de nosotros no necesitamos concentrarnos en la supervivencia desde hace décadas, entonces ¿por qué seguimos enfocados en lo que nos hace falta? Tal vez porque no nos hemos dado a la tarea de entrenar nuestro pensamiento para operar en positivo y enfocarse en lo que tenemos en lugar de ver lo que nos hace falta. 

Con nuestra evolución viene la capacidad de reflexionar, abstraer y crear, esto quiere decir que podemos tener múltiples enfoques diferentes al de la mera supervivencia. Estos otros centros de interés que hemos desarrollado como especie a lo largo de los años son los que nos permiten entablar relaciones profundas, desarrollar una consciencia ética y una noción de espiritualidad, desarrollar grandes inventos y elaborar pensamientos complejos. Agradecer es uno de los procesos más interesantes que hoy en día somos capaces de poner en práctica y está relacionado con nuestro bienestar porque estimula nuestra capacidad de enfocarnos en lo bueno y no en las carencias. 

Recientemente, un estudio realizado por Glenn R. Fox revela que agradecer activa las regiones cerebrales asociadas con la cognición moral, los juicios de valor y la abstracción (es decir los córtex cingulado, prefrontal y medio). De acuerdo con esto el gesto de agradecer se ha revelado como una conexión de distintas áreas de nuestro cerebro que parecen fortalecer nuestra naturaleza humana. 

Según esta investigación, al agradecer también se activan de manera directa zonas de nuestro cerebro relacionadas con la recompensa, la satisfacción y las emociones positivas. 

No sólo se trata de un proceso de abstracción en donde llenamos de significado un símbolo con el que sentimos deber de retribución emocional, sino que a nivel cerebral y biológico es uno de los pocos espacios en donde ponemos en práctica nuestra cualidad empática, esa fortaleza de nuestra especie que también está relacionada con la cooperación y la vida en colectivo.

Cultivar el sano hábito de agradecer por todo lo bueno que nos rodea contribuye a fomentar nuestra felicidad, desarrollar nuestra capacidad de abstracción y fortalecer nuestro lado más humano. 

Foto de portada: unsplash

--2-
15k