Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Por qué cada vez más gente sufre de trastornos mentales

Desde la misma infancia, nos enseñan que solo el dolor físico es un motivo para detenerse, pensar y consultar a un médico. Atribuimos la ansiedad al ritmo frenético de la vida en la ciudad, la falta de sueño al estilo de vida incorrecto y la fatiga a la edad. Mientras tanto, los médicos están haciendo sonar la alarma: estas también son manifestaciones de trastornos mentales o enfermedades que afectan negativamente el funcionamiento del cerebro y luego matan lentamente nuestro cuerpo en el sentido literal.

Genial.guru anima a todo el mundo a cuidar su salud mental e intenta averiguar por qué en el siglo XXI no debes tener miedo de acudir a un médico especialista.

Por qué hay cada vez más personas que buscan ayuda psicológica

Gracias a los logros de la ciencia moderna, el mundo interior de las personas ya no parece tan misterioso e incomprensible. Han sido inventadas las herramientas para estudiar la actividad cerebral, los métodos de tratamiento y diagnóstico han cambiado: lo que podría haberse confundido con una manifestación de mal genio puede llamarse hoy un trastorno mental o un síntoma de enfermedad.

No se puede decir que vivimos una epidemia de las enfermedades mentales, solo que las personas hablan más a menudo de cómo se sienten y qué les molesta. Gracias a Internet tenemos acceso a la información lo que permite a una persona a familiarizarse con las historias de otra gente y comprender cómo detectar síntomas alarmantes de la enfermedad. Sin embargo, recurrir a un especialista a menudo ayuda a resolver el problema y volver a la vida normal.

Aprendimos a refutar los mitos. Por ejemplo, el aumento del número de personas con autismo desde la década de 1980 fue relacionado anteriormente con la propagación de la vacuna. Pero, de hecho, han cambiado los métodos del diagnóstico de la enfermedad, asimismo la definición de la enfermedad se ha hecho más amplia.

Actualmente se trata de un trastorno del espectro autista (TEA) que combina el autismo infantil y el atípico, el síndrome de Asperger y el síndrome de Rett. El TEA se puede diagnosticar en una persona que parece tímida y encaja en la definición generalmente aceptada de introvertido, pero esto no le impide vivir y sentirse bastante cómoda en la sociedad moderna.

Por cierto, los datos procedentes de largos años de observación ayudan a notar las manifestaciones de tales trastornos a una edad temprana. Por ejemplo, si un niño construye una torre de los bloques de construcción observando estrictamente el orden de los colores, este es un motivo para consultar a un médico.

Enfermedades y trastornos que aparecieron en el siglo XXI

Hay una serie de enfermedades que los médicos han aprendido a diagnosticar relativamente recientemente, mientras que en el pasado se atribuían al estado emocional. Por lo tanto, el uso de imágenes de resonancia magnética (IRM) en la década de 1970 ayudó a los científicos a penetrar en el interior del cerebro humano y demostrar que la depresión es realmente una enfermedad en la que se interrumpe la transmisión de señales entre las neuronas y todo el cuerpo funciona de manera diferente.

Además, las emociones individuales, como las manifestaciones de ira, hoy en día se consideran no menos peligrosas que la depresión o la adicción, y requieren tratamiento si una persona no las puede controlar.

“Un amigo me pidió que le enseñara cómo fue mi depresión. Con esta foto comenzó mi curación”.
waynedewho

El 34 % de las personas con trastornos mentales no tienen síntomas tan obvios: la mayoría atribuye su estado a la fatiga, la edad, el mal humor o el estrés. Los que están enfermos ni siquiera saben que necesitan ayuda.

Por ejemplo, si una persona a menudo siente ansiedad, su cabeza le da vueltas o le duele, sus latidos cardíacos aumentan repentinamente, suele sudar y siente molestias en el plexo solar, esto puede ser algo más que una simple emoción, si no una manifestación del trastorno de ansiedad generalizada, que es difícil de manejar sin medicamentos. En 2011, más de 29 millones de europeos fueron tratados por este trastorno.

Pero hay trastornos que aparecieron como reacción a los fenómenos del nuevo siglo. Por ejemplo, la cibercondría: las personas que la sufren hacen sus propios diagnósticos a base de los síntomas de las enfermedades descritas en los sitios web.

En el siglo XXI, los especialistas comenzaron a registrar más fobias que no son enfermedades independientes, pero pueden ser sus primeros síntomas. Entre ellas, la peladofobia: el miedo a la calvicie causada por el deseo de verse siempre joven. También está ganando popularidad la caliginefobia: el miedo a las mujeres hermosas. Muy a menudo aparece como consecuencia de una relación fallida con una pareja que estaba buscando una apariencia ideal debido a sus propios complejos y, al mismo tiempo, fue nerviosa, agresiva y egoísta.

Hay fobias que aparecieron debido al progreso científico y tecnológico. Por ejemplo, miedo a la radiación, miedo a las llamadas telefónicas o miedo a los robots.

Muchos de nosotros hemos sido educados de tal manera que creemos que tenemos que combatir nuestros miedos sin la ayuda de otras personas. Pero resulta que en algunos casos incluso los medicamentos no pueden ayudarnos: si tienes miedo de volar en un avión, los sedantes no te van a servir de ayuda, sino que solo inhibirán tu respuesta cerebral. Sin embargo, varias sesiones de trabajo con un psicólogo y los vuelos posteriores en un simulador de avión pueden eliminar la fobia.

Las fobias desencadenan ataques de pánico y conducen a trastornos mentales. Por lo tanto, no debes esperar que el miedo se desaparezca con el tiempo si no trabajas en ello.

Los cambios en el estilo de vida han provocado la aparición de nuevos malos hábitos. Uno de ellos es el ningufoneo. Este es un deseo incontrolado de distraerse con el teléfono: revisar constantemente las noticias, mirar la pantalla, incluso hablando con alguien en vivo y comer sin soltar el teléfono.

Al estudiar la forma en que este hábito afecta la vida familiar, los científicos descubrieron que el 46,3 % de los encuestados enfrentaban constantemente el rechazo de su pareja, el 22,6 % lo calificó como la causa de los conflictos y más de un tercio declaró que los deprimía.

La gran influencia de los teléfonos inteligentes ha llevado a la formación del síndrome de la llamada fantasma, cuando una persona escucha y a veces siente que el dispositivo está vibrando o sonando. Algunos expertos creen que esto es algo similar a una ilusión visual cuando vemos una cara o una figura en los contornos de las nubes.

Mientras tanto, el insomnio se considera un peligro para la salud y requiere tratamiento especial. La falta de sueño amenaza a una persona con daños graves en varias células debido a que sufre la memoria, se deteriora el sistema inmunitario, se ve afectado el metabolismo y aumenta el riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Hoy en día, el insomnio se considera el principal desencadenante de la enfermedad de Alzheimer.

Otros fenómenos modernos que matan nuestra alma

Sin juegos al aire libre con compañeros, los niños se desarrollan mal. Se hacen reservados, incapaces de mostrar empatía, excesivamente crueles y egoístas. Los juegos con compañeros, por el contrario, tienen un efecto positivo en la formación de la personalidad del niño, porque, al comunicarse entre ellos, los niños aprenden a trabajar con las emociones, aprenden a perder, encuentran un lenguaje común con personas de diferentes temperamentos. Es lo mismo que está en la naturaleza de otros seres sociales, para quienes los juegos son la mejor manera de conocer el mundo.

La infidelidad causa trauma psicológico y no solo dolor. El matrimonio dejó de ser un pacto económico. La monogamia de ayer es un compañero para toda la vida; la monogamia de hoy es uno para este momento. Elegimos a una persona, convenciéndole de que la amamos únicamente por su originalidad. Y luego, después de un tiempo, le mostramos que en realidad no es tan original.

Debido a esto, la infidelidad se percibe más duro, como si fuera una traición y un engaño que duró desde el comienzo de la relación. Está afectando la autoestima de la persona, se le hace cada vez más difícil confiar en la gente, desarrolla la depresión, la crisis o incluso la degradación de la personalidad. No solo está roto su corazón, sino que toda su vida está destrozada.

En lugar del problema del hambre viene la obesidad. Hay más personas en el mundo que sufren de comer en exceso que las que carecen de alimentos. La disponibilidad de alimentos baratos de baja calidad, junto con la popularización de la comida rápida, ha llevado al desarrollo de trastornos alimentarios. Algunas personas sufren de anorexia y bulimia intentando ser parecidas a las modelos de moda, otras se niegan a tratar la obesidad, aunque el sobrepeso solo en pocas ocasiones puede ser la norma. La mayoría se esconde detrás de body positive, que realmente nos enseña a amarnos a nosotros mismos, pero, en primer lugar, implica cuidar nuestro propio cuerpo y luchar por una apariencia saludable.

Las redes sociales no estrechan los lazos entre las personas, sino que nos aíslan de los demás. El culto al éxito y la prosperidad lleva al hecho de que una persona compite constantemente con los demás por la atención y, por temor a parecer poco atractiva evita la comunicación en vivo. Las personas muestran su vida a los demás, pero solo cuando cumple con la norma generalmente aceptada.

El ruido de la ciudad acorta nuestras vidas. Cada año, la ciudad suena más fuerte: el nivel de ruido en ella es mucho más alto de lo que se considera seguro para nuestra salud. Esto puede irritar y desencadenar la producción de cortisol, la hormona del estrés, reducir nuestra productividad en un 60 % y crear vibraciones que afectan negativamente el funcionamiento de los órganos del cuerpo. Literalmente, viviendo en el entorno urbano, nos estamos volviendo locos.

Cómo deberíamos actuar

  • Escúchate a ti mismo, y no a los demás. Si sientes ansiedad, llevas mucho tiempo sin poder dormir sin pastillas y parece que no tienes fuerzas para nada, consulta a un psicólogo. En la mayoría de los casos, el problema se puede resolver, de modo que el efecto será notable después de las primeras sesiones. No temas a los psiquiatras: hay muchos médicos privados que respetarán tu condición y te van a brindar ayuda, especialmente si muestras el deseo de trabajar en ti mismo. Es más difícil tratar a quienes no se consideran enfermos.
  • Haz solo lo que quieras. Este es uno de los principios sobre los que se construyen la mayoría de las reglas que ayudan a combatir la baja autoestima y el estado neurótico. Por ejemplo, lograrás un gran éxito en poco tiempo en el trabajo que te complace, incluso si lo inicias desde cero.
  • Mantén la rutina diaria cómoda. El cuerpo funciona mejor si la mayor parte del sueño transcurre entre las 22:00 y las 03:00, es cuando se libera la mayor cantidad de hormonas que nos ayudan a combatir el estrés. Se recomienda que la parte principal del trabajo mental se realice en la primera mitad del día y que el trabajo físico se haga en la segunda mitad. De esta manera descargas tanto el cuerpo como el cerebro.
  • Rodéate de alegría y tranquilidad. Pasa más tiempo paseando al aire libre, en un parque o bosque, cerca de un estanque. Después de un día duro, escucha los sonidos que se consideran ser relajantes y ayudan a estabilizar la respiración y la frecuencia cardíaca. Evita a las personas desagradables, incluso si son tus parientes, pasa más tiempo con aquellos que te dan emociones agradables. No te olvides de los deportes.

Mantener la calma y encontrar el camino hacia sí mismo no es una tarea fácil. ¿Qué técnicas y métodos te ayudan a cargar rápidamente las pilas y a equilibrarte?

Compartir este artículo