Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Por qué muchas coincidencias no son casuales

Por qué muchas coincidencias no son casuales

Seguramente cada persona, alguna vez, ha vivido situaciones en las que no logra explicar las infaltables coincidencias. Por ejemplo, de pronto decidiste llamar a un viejo amigo y en ese mismo instante él te llama; o por casualidad te encontraste con un conocido en la calle y, después de conversar con él, tu vida cambió de pies a cabeza; o te hiciste una pregunta en la mente y recibiste la respuesta en un cartel publicitario.

Y a veces las coincidencias son tan perfectas que es imposible creer en ellas. Un excelente ejemplo de ello es la historia del actor Anthony Hopkins. Se estaba preparando para la grabación de la película "La chica de Petrovka" basada en la novela de George Feifer. Para estudiar a su personaje, necesitaba la versión original de la obra que no podía encontrar en ninguna de las librerías, ni en la biblioteca ni con sus amigos. El actor estaba completamente desesperado pero por accidente encontró un ejemplar de la novela, olvidado por alguien, en una banca en el metro. Más adelante, cuando iba a tomar su vuelo para ir al set, el actor por casualidad se topó en el aeropuerto con Feifer, el autor de la obra, quien se quejó con Hopkins porque le había prestado a un amigo el ejemplar más valioso de su libro con sus notas de autor, y aquel lo perdió en algún lugar en el subterráneo.

¿Cómo se puede explicar esto? En Genial.guru decidimos averiguarlo.

Parece que todos los eventos del mundo, todas las personas y toda la información están conectados entre sí con unos hilos invisibles que a veces brillan. Y, según la opinión del famoso psiquiatra Carl Gustav Jung, de verdad es así. Este fenómeno se llama sincronicidad y tal vez sea el más misterioso en el Universo.

Jung llegó a la conclusión de que existe una relación estrecha entre el ser humano y lo que lo rodea, más bien, con el espacio, tiempo, lo consciente y lo inconsiente. Y en ciertos momentos, bajo la influencia de sentidos objetivos, en esta relación surge una atracción fuerte, la cual provoca coincidencias inesperadas que, por lo general, solemos llamar coincidencias fatales, destino, suerte increíble o incluso milagro.

Y cuanto más estrecho es el vínculo, entre los que te rodean y tú, mayor es la probabilidad de que notes y le des improtancia incluso a las casualidades más pequeñas. Pueden ser, por ejemplo, anuncios publicitarios, canciones o programas en la radio, encuentros inesperados, imágenes, conversaciones, aromas.

Claro que no podemos estár 100% seguros de este fenómeno, sin embargo, su existencia a veces ayuda a actuar y a tomar decisiones, o cambiar la vida drásticamente. Simplemente hay que ser más abierto y atento para "crear" esta posibilidad de sincronía. No por nada Don Juan decía: "una coincidencia afortunada simplemente es una forma de actuar".

Incluso este artículo puede ser el resultado de sincronicidad. Tal vez estabas buscando una explicación a tus coincidencias extraordinarias o estabas esperando una señal. Aquí está.

Imagen de portada Perhydrol