Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

¿Qué dicen de nosotros nuestros gestos inconscientes?

Por más que quisiéramos controlar nuestros gestos y expresiones faciales, a veces es casi imposible hacerlo. Muchas veces sin darnos cuenta revelamos los pensamientos que tanto queremos disimular.

Genial.guru juntó algunos secretos de especialistas que no solo te ayudarán a entender mejor a tu interlocutor sino también a ti mismo.

Aspecto aburrido

Si tu interlocutor constantemente hace algunos movimientos obsesivos, por ejemplo, le da golpecitos sobre la mesa con sus dedos, se estira, se truena los dedos o mueve una pierna, puedes estar seguro de que la persona es inquieta.

La paciencia, el silencio y la concentración no son sus rasgos fuertes. Sus pensamientos están en algún otro lado, no contigo.

Nerviosismo

Cuando tu interlocutor se cubre el rostro o una parte suya con la mano, significa que en este momento presenta algunas dificultades o está sumergido en sus pensamientos pero intenta ocultar su estado emocional.

Sin embargo, si la persona pasa una mano por su frente como si estuviera "limpiándose el sudor", quiere decir que intenta alejarse de los pensamientos malos y concentrarse en algo.

Manos en la cadera

Si las manos de tu interlocutor se apoyan en la cadera, siente la necesidad de mostrar su fuerza y autoridad, se pone en una actitud dominante. Se puede interpretar como un desafío por su parte. Muchas veces de esta manera se recompensa la debilidad y la confusión.

Si sus manos reposan tranquilamente sobre sus piernas y la persona se sienta en la orilla de la silla, está de buen humor y tiene una actitud positiva hacia lo que está sucediendo alrededor.

Postura segura

Una mano en el bolsillo de la chaqueta o del pantalón con el pulgar hacia afuera habla de la seguridad interna de la persona. En las mujeres también una mano que toca de manera elegante el cuello habla de lo mismo.

Apretón de manos

Un simple apretón de manos puede decir mucho sobre la persona. Por ejemplo, cuando la persona al apretarte la mano, pone la suya por encima, intenta mostrarte su superioridad. Si te da la mano con su palma hacia arriba, está dispuesto a aceptar una posición subordinada.

Posición de las manos

Las manos juntas muchas veces van acompañadas por una sonrisa, pero en realidad, esto significa otra cosa. La depresión, la incertidumbre y la hostilidad acompañan este gesto. Puede ser que la persona esté pensando en sus problemas. Las manos en este momento sirven como una especie de barrera entre tú y tu interlocutor.

Postura abierta

¿Quieres saber cómo va la negociación? Fíjate bien en los gestos de tu interlocutor. Si todo va bien, los participantes se desabrochan sus chaquetas, estiran las piernas y se sientan en la orilla de sus sillas buscando acercarse más a su interlocutor de enfrente.

Falta de concentración

Pero si la persona recoge o se sacude la pelusa de su ropa, es una señal de que no le gusta para nada lo que se está hablando en la reunión. Incluso si dice que está completamente de acuerdo.

Jugar con el lóbulo de la oreja también es una mala señal. Tu interlocutor simplemente quiere terminar una conversación aburrida para él y marcharse.

Fotógrafo: Roman Zakharchenko, Modelo: Diliara Faizullina para Genial.guru