Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Solo existen 6 señales de un alma gemela. Pero todos se equivocan con la última

Solo existen 6 señales de un alma gemela. Pero todos se equivocan con la última

Llevarse bien con una persona es bastante fácil. Pero "coincidir" con ella en el sentido más elevado es bastante difícil. Cuando logras sintonizarte por completo, se dice que encontraste a tu alma gemela, y si tienes suerte, sólo sucede varias veces en la vida.

Genial.guru decidió descubrir cómo entender que has encontrado a tu alma gemela.

Tu alma gemela y tu pareja, tu destino o media naranja (como quieras decirle) no es lo mismo. Puede ser tu amigo, algún familiar tuyo, un amante o simplemente un conocido. A veces sucede que al reírse en la misma escena de la película te das cuenta de que esta persona está en la misma onda contigo.

Tal vez la señal principal del alma gemela es sentir como si se conocieran desde hace mil años. A veces sucede que conoces a alguien que es dos veces mayor o menor que tú, es de otra nacionalidad, de otra religión, pero enseguida sabes que te entiende: en el sentido más profundo de esta palabra.

Pueden tener preferencias diferentes en ropa, comida y otros detalles, pero en cuestiones de valores, moral y expresión emocional son muy similares. Tienen el mismo sistema de valores y la percepción del mundo en general.

Si lo analizamos desde otro punto de vista, un alma gemela es como tu propio reflejo o el reflejo de tu "yo" interior. La entiendes porque la miras como si te miraras en el espejo. Estamos hablando del alma, por supuesto, no del aspecto físico. Esto es lo que se conoce como "la ley del espejo".

La conexión estrecha y los valores similares tienen un gran potencial para convertirse en algo creativo, en la creación conjunta de algo. Puede ser lo que sea: empezando con una pequeña aventura y terminando con planes de cómo conquistar el mundo.

Se parecen entre sí. Si la persona intenta cambiarte, quiere decir que tiene otros valores, otra percepción de la vida, otros planes, por lo cual ya no es tu reflejo, y no es tu alma gemela.

Imagen de portada Ivan Troyanovsky