Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Historias sobre mascotas que se distinguieron por su inteligencia e ingenio

La mayoría del tiempo, las mascotas nos sorprenden con acciones y decisiones extrañas que se convierten en el origen de un sinfín de situaciones cómicas. Sin embargo, a veces sucede exactamente lo contrario: nos entienden con una sola palabra, ayudando a resolver algunos problemas y, a veces, incluso usan su intelecto para enseñarnos una lección o engañarnos.

Genial.guru adora las historias sobre mascotas y sus peculiaridades porque no puede contener la sonrisa leyéndolas. Por lo tanto, también decidimos animarte un poco.

  • En verano, mi hermana y yo hicimos algunas reparaciones en la casa de mi madre, y nuestro perro salchicha iba a la tienda todos los días durante todo el verano: traía pan, un cartón de leche y un helado para él personalmente. Llevaba las compras en una mochila especial.
    Primero, le presenté a todos los vendedores explicándoles que su nombre era Sony, cuál sería su pedido diario y qué tipo de helado prefería. Funcionó muy bien, ni un solo fallo. Tenía que recorrer una manzana. Hacía la fila, comía su helado en el acto y se encargaba de llevar el pan y la leche a casa. Nos ahorró mucho tiempo. Fue una estrella de aquel verano, incluso fue filmado. © Ideer

  • Tuvimos un gato terriblemente inteligente. Sabía abrir las puertas y usar interruptores. También solía abrir las puertas de los muebles de la cocina y se metía en las ollas. Este hecho hizo que mi esposo decidiera instalar cerraduras de seguridad para niños. El gato se sentó y lo observó adjuntarlas y probarlas. Luego, manteniendo el contacto visual, se acercó y abrió la cerradura desde el primer intento. Mi marido ni siquiera montó el resto de los pestillos. Simplemente lavamos las ollas y sartenes cada vez antes de usarlas. © pro_ajumma / Reddit

  • Teníamos ratones en nuestro departamento. A juzgar por algunas señales indirectas, salían del baño. Tapé todos los agujeros que pude encontrar en las paredes con concreto. Cargué la ratonera por la noche y la puse debajo de la bañera. Por la mañana no la encontré. Ninguno de los miembros del hogar dijo haberla tomado. Agarré una linterna y me metí debajo de la bañera. La ratonera se encontraba a medio metro del lugar donde la había colocado, el cebo había desaparecido, el trozo de madera estaba claramente roído. Con muchísima precaución, intenté sacarla, pero nada más tocarla, la ratonera se disparó golpeando mis dedos. Fue como ver Tom y Jerry. Me duelen los dedos. © pa100r / Pikabu

  • Cada vez que estoy en la ducha, mi perro me observa con preocupación. Parece pensar que debo estar triste allí, ya que él mismo odia bañarse. Entonces trae y arroja un juguete a la bañera para animarme un poco. © badmoodrude / Twitter

  • No es ningún secreto que a los gatos les encanta comer por la noche, pero a la gente realmente no le gusta despertarse para alimentarlos. Entonces, nuestro gato aprendió a despertarme solo a mí, e incluso de manera tan imperceptible que pensé durante mucho tiempo que me despertaba yo sola. Además, sabe que si despierta a mi novio, en lugar de comer, solo se meterá en problemas. El gato actúa como un reloj despertador inteligente: cada vez que empiezo a moverme en la cama, maúlla; y si lo hace mi novio, permanece callado. Y no para hasta que me despierto. © Ideer

  • Mi pequeña rata llamada Rudy era tan inteligente como perezosa. Además, tenía un hábito: solía acercar el plato de comida al borde de su hamaca. Luego se subía encima de él, bajaba la cabeza y comía tranquilamente sin levantarse. © DickesEnde_r / Reddit

  • Parece que mi perro es inteligente. Cuando cocino, mientras espero a que hierve el agua u otra cosa, paso este rato frente a la computadora. El otro día estaba preparando comida para mi perro. Como de costumbre, estaba trabajando en la computadora. En ese momento, se asomó mi perro y asintió la cabeza hacia la cocina. Al entrar a la cocina, vi que el agua estaba hirviendo. Eché la comida y regresé a la computadora. En cuanto la comida empezó a subir, el perro volvió corriendo con una expresión en la cara: “Échale un vistazo, si no todo se quemará”. Entiende que tendrá que comerse toda esta comida. © Ideer

  • Mi perro suele engañarme obligándome a levantarme y mirar por la ventana para ver qué está pasando allí fuera. En ese momento, toma mi asiento. Es que a los dos nos gusta el mismo sillón. Nunca había tenido un perro tan inteligente. © bethnerdasaurus / Twitter

  • Mis dos gatos duermen conmigo, uno a mi lado y el otro sobre una almohada cerca de mi cabeza. Siempre nos dormimos juntos, pero, aparentemente, no pueden dormir toda la noche y por la mañana se van en silencio. Sin embargo, tan pronto como suena mi alarma, estos dos vuelven corriendo hacia mí y toman sus posiciones originales (uno sobre la marcha se convierte en una bola, a juzgar por el golpe en el costado que recibo cada mañana), y cuando abro los ojos, levantan perezosamente la cabeza, entrecierran los ojos adormilados y bostezan, como si estuvieran diciendo que acaban de despertarse. © Gerda32 / Pikabu

  • Hace unos 15 años tuvimos una perra llamada Motilda. Era una mascota muy inteligente, con una sed insaciable de aventuras. Por lo tanto, le encantaba cavar un hueco debajo de la cerca para fugarse de la casa, y después de un par de horas regresar con una cara inocente. Durante una de estas fugas, mi madre fue al mercado. Y ahí la vio al lado de las vendedoras de empanadas. Las mujeres le daban de comer a la pobre perra con los ojos llenos de tristeza. Al ver a mi madre, corrió con la velocidad de un torpedo en una dirección desconocida. Al regresar a casa, mi mamá encontró a Motilda ya en su lugar. Con una expresión de inocencia, le pidió algo de comer. © GelbeEule / Pikabu

  • Hace tiempo, una paloma se metió a través de esta ventana. Ahora, según mi perro, necesita una vigilancia constante, no importa que esté cerrada. © Tarsiussallius / Twitter

  • Tuve una rata muy inteligente, se llamaba Ramona. A menudo se salía de la jaula por la puerta superior y corría hacia nosotros para que la acariciásemos. Pero lo más asombroso era que ella misma solía cerrar la puerta de la jaula para que las otras tres no pudieran fugarse. Comprendía que entonces gastaríamos el tiempo en buscarlas en lugar de acariciarla. © caffieneandsarcasm / Reddit

  • Juro que es verdad. Mis gatos no pueden abrir la puerta, pero realmente quieren salir. Y los perros pueden, pero no les interesa. Una mañana presencié esta escena: la puerta está abierta, los gatos están en la calle y los perros comiendo galletas que los gatos les tiraron de la nevera. © twoscooters / Twitter

  • Usé a mi gato como detector de mentiras. Si dudaba de una persona, la invitaba a mi casa por un minuto bajo el pretexto de entregarle algunos papeles de trabajo. El gato se le acercaba para que lo acariciara o siseaba al ver a este sujeto. Incluso atacó a uno de mis invitados. Más tarde resultó que este hombre tenía un trastorno mental grave. Mi gatito me sirvió honestamente de “detector” unos 18 años. No se equivocó ni una sola vez. © Ideer

  • A mi perro le gusta mucho el juguete kong que se llena de golosinas, y el perro necesita jugar con él para que se caigan. Un día, en medio de la noche, mi esposo saltó de la cama al escuchar unos fuertes golpes. Resultó que el perro se dio cuenta de que la mayoría de las piezas se caen cuando el juguete rebota de la superficie. Por lo tanto, se le ocurrió un plan: sube las escaleras con él, lo tira de los escalones, baja, recolecta todas las delicias por el camino y repite el procedimiento. © PancakesxBacon / Reddit

Estamos seguros de que tus mascotas también suelen sorprenderte con su ingenio. Cuéntanos algunas historias que se quedaron grabadas en tu memoria.

Imagen de portada Ideer
Compartir este artículo