Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Estos perros demostraron que son capaces de cualquier cosa para obtener comida

Los perros son capaces de ganarse el corazón de cualquier persona, y, seguramente, más de una vez has caído en sus encantos. Con sus mirada tiernas y su gran carisma, estos animalitos son capaces de conseguir todo lo que desean, como ya te contamos en este artículo. Inclusive existen casos en donde los perros se han aprovechado de su lindura para estafar a la gente, ¡todo para conseguir comida y caricias gratis!

Genial.guru quiere compartir contigo las aventuras de algunos amigos peludos que simularon ser animales sin hogar y engañaron a cada persona que se cruzaron en su camino, aunque luego fueron desenmascarados con fotos comprometedoras. Al final del artículo te espera un bono que demuestra que no solo los canes son los maestros del engaño.

El “Perro vaca”, un gran estafador

Con sus kilos de más y su pelaje con manchas, este animalito fue bautizado como “Perro vaca”, y se ganó el cariño de los estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, ubicada en Santa Fe, Argentina. De lunes a viernes, este perrito se encargaba de visitar dicha institución en donde obtenía regalos, comida y caricias. Más de una vez, muchos vieron cómo el gran estafador obtenía sobras de carne asada, churros, morcillas y costeletas, comidas exquisitas y bastante costosas de Argentina.

Sin embargo, tras una “denuncia” hecha por un usuario de Twitter, salió a la luz la verdadera historia de este hermoso sinvergüenza. Al parecer, gran parte de Rosario creía que el “Perro vaca” era un can callejero que se acercaba a la facultad para poder tener un lugar en donde dormir y conseguir algo de comida. Sin embargo, ¡todo era un engaño!

Según informó el usuario de Twitter, el “Perro vaca” siempre cumplía su propósito: conseguir comida gratis. Los fines de semana, el famoso perro de Rosario continuaba estafando a la gente, por lo que se dirigía al Parque España, lugar en donde habitualmente se reúnen los estudiantes que asisten a dicha facultad. Allí, este ser de 4 patas continuaba fingiendo ser un perro callejero, esperando a que alguien le diera alguna migaja de pan.

Pero sus mentiras no terminaron allí. Todos los días, él se detenía cerca de la salida de una carnicería, con una expresión inocente en su cara, y no se movía del lugar hasta que los dueños o empleados le daban algún trozo de carne. Al parecer, al “Perro vaca” solo le interesaba comer, aunque, para lograr su cometido, tuviera que estafar a más de una persona.

Pero al “Perro vaca” se le acabaron las mentiras. Su nombre real es Blanqui, y la verdad saltó a la luz cuando fue visto junto con su dueño. Con el revuelo que generó dicha noticia, también su dueña salió a dar declaraciones, y, a través de un post en Facebook, reveló más detalles sobre su verdadera vida.

“Perro vaca” fue, en algún momento, un animal callejero, y dormía en la esquina del hogar de sus actuales padres humanos. Tras un fuerte invierno, el matrimonio decidió adoptar a este bello perrito, quien a la noche sale a recorrer las calles y luego regresa a casa para dormir en un colchón. Al parecer, Blanqui no pudo acostumbrarse a estar todo el día encerrado dentro cuatro paredes, ya que esto le generaba depresión, a tal punto que sus dueños tuvieron que dejarlo salir. Por ese motivo recorre la facultad, el río, las calles de Rosario y se aproxima a la gente para recibir algo de cariño.

Adicta a las hamburguesas

Durante varias noches, una perra que parecía abandonada se acercó a un local de McDonald’s ubicado en Oklahoma City, Estados Unidos, para que los clientes del lugar se compadecieran de su carita y le regalaran las sobras de sus hamburguesas o papas fritas. Nadie podía resistirse a sus súplicas, y, por dicha razón, más de uno le entregó sus bocadillos.

Sin embargo, una publicación en Facebook creada por su dueña, Betsy Reyes, desenmascaró a la dulce y “angustiada” perrita que simulaba ser callejera. En el descargo, la mujer reveló que el animal se llama Princess, y que no es más que una farsante con un astuto plan. Al igual que los usuarios de las redes sociales, Betsy también se sorprendió al ver el espectáculo que su mascota había montado.

La verdadera historia se descubrió cuando, una noche, preocupada por el paradero de Princess, Betsy decidió seguirla para saber a dónde se dirigía cuando escapaba de su hogar. La mujer no esperaba encontrarse a su mascota sentada frente a un McDonald’s, esperando recibir alguna hamburguesa.

Rápidamente fotografió a Princess y decidió publicar la imagen en su cuenta personal. Allí les pidió a las personas que dejen de alimentar al can, debido a que no sabe comportarse y todo el tiempo se escapa para ir a McDonald’s a recibir comida. “Ella no es una perra callejera. Solo es una interesada que actúa como si fuera de la calle para que la gente se sienta mal por ella y le de hamburguesas”, explicó la joven.

Vato, el perro amante de la pizza

Este amigo se recuesta en la acera y observa fijamente a los clientes de un restaurante que disfrutan de sus porciones de pizza. Más de uno piensa que se trata de un perro callejero hambriento y, por dicha razón, le ofrecen un poco de su comida. Pero un medio de México mostró que la realidad es completamente distinta.

Este perro, llamado Vato, es un admirador de la pizza, y sabe usar sus encantos para poder conseguir una rebanada. Al igual que los estafadores de los que hablamos antes, él tiene una familia que lo quiere y lo cuida demasiado. Su dueño, un sexólogo que trabaja en una tienda ubicada a unos metros de la estación Nuevo León del Metrobús, en México, decidió adoptar a Vato cuando apenas era un cachorro, y lo lleva al trabajo con él regularmente.

Empleadas de la pizzería informaron que el lugar originalmente tenía mesas en la vereda. De esta manera, cuando Vato veía que alguien llegaba a comer, se acercaba y ponía una expresión adorable en su cara para que los clientes le convidaran comida.

Lo malo de esto es que comer tanta pizza perjudicó su salud. Vato fue diagnosticado con sobrepeso y artritis, por lo que su familia se vio obligada a ponerle una placa que dice: “No me des pizza, gracias”.

Bono: los perros no son los únicos que mienten

Ser embustero no es algo que solo los perros hacen, ya que este gato también hizo de las suyas. Así lo confirmó su dueño a través de una publicación de Facebook, en la que adjuntó imágenes comprometedoras del animalito.

Este estafador, llamado Caifas, utiliza la farmacia Guadalajara, ubicada en Tlacotengo, para realizar su espectáculo. Allí simula ser callejero y espera pacientemente a que alguien del lugar, ya sea empleados o clientes, le den un poco de comida.

Al descubrir las mentiras de su mascota, Bracho Torres publicó inmediatamente en su cuenta de Facebook cómo es la verdadera vida de Caifas, quien está lejos de dormir en la calle y de pasar hambre. En su relato, el hombre dijo que el animalito es bañado constantemente, le dan de comer todos los días, y hasta le proporcionan un tratamiento para una infección que tiene en uno de sus ojos.

En las fotografías compartidas por su dueño se puede ver que a Caifas no le falta nada. Tiene comida, pasea en una carriola junto con su pequeña dueña, posee un colchón en donde dormir y hasta disfruta de los partidos de fútbol que transmiten en la televisión.

Minnie, una mente maestra

Esta bella gata de Netherfield, en Nottingham, Reino Unido, tiene una mente maestra que la ayudó a crear un plan perfecto. Cada día se escapa de su casa y se acerca a una tienda local de Co-op food. Allí engaña a los clientes y los hace creer que es una gatita perdida en busca de comida, aseguró su dueña, Andrea Blower.

Cada individuo que se acerca al lugar no duda en tomarle una fotografía a la famosa gatita. Uno de ellos fue el líder del consejo municipal, quien, durante una visita a Netherfield, se encontró con Minnie y mostró ese bello acontecimiento en su red social.

Mientras tanto, su familia, la cual vive a una cuadra de distancia, ha intentado varias veces llevarla a su hogar, pero la gata se niega. Como consecuencia, su dueña decidió hacer un cartel en donde informa que Minnie tiene familia y que no hace falta que la alimenten, ya que recibe toda la comida necesaria en su hogar.

¿Qué harías si tu mascota se hiciera pasar por callejera? ¿Conoces alguna historia similar a estas? Cuéntanos en los comentarios.