Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Curiosidades sobre la anguila eléctrica, uno de los animales más peligrosos y enigmáticos del planeta

La electricidad es parte de la naturaleza, y no hablamos solamente de las tormentas y relámpagos. Las neuronas generan impulsos eléctricos llamados impulsos nerviosos. Por lo tanto, los animales estamos atravesados por la electricidad, y, sin ella, nuestra vida sería imposible. Sin embargo, en algunas especies, esta es tan potente que es capaz de lograr cosas que provocan asombro, o, mejor dicho, escalofríos.

Genial.guru quiere compartir con sus lectores una lista de curiosidades de las anguilas eléctricas que los ayudarán a conocer mejor a estas criaturas de alto voltaje. Al final, incluimos un bono en el que podrán ver a una de ellas en acción. ¡No se lo pierdan!

1. No son anguilas

Aunque su aspecto puede relacionarse con las anguilas, las eléctricas no pertenecen a la familia de los anguílidos, sino a la Gymnotidae, como las morenas. Por lo tanto, más allá de que se las confunda, lo único que tienen de anguila es su nombre. Algo semejante ocurre con la orca, que, aunque es conocida como “la ballena asesina”, en realidad, es un delfín.

2. Deben subir a la superficie cada diez minutos para respirar

Se alojan en aguas poco profundas, en zonas fangosas, desde donde cazan, y necesitan subir a la superficie cada diez minutos ya que respiran aire de la atmósfera. Dado que ese es su modo de proveerse del 80 % del oxígeno que requieren para vivir, si no lo hicieran, morirían ahogadas. Carecen de pulmones, y sus branquias les permiten eliminar el dióxido de carbono, pero no proveerse de oxígeno.

3. Habitan solo en América del Sur

Son exclusivas de América del Sur, y se las puede encontrar en las cuencas del Orinoco y del río Amazonas, en pantanos, arroyos y zonas de aguas estancadas. No existen las anguilas eléctricas de mar, solo las de agua dulce.

4. Pueden producir hasta 860 voltios de electricidad

Una anguila de 2,5 metros puede producir una descarga capaz de encender 12 bombillas. La especie Electrophorus voltai puede producir descargas de hasta 850 voltios, lo que la vuelve letal para cualquier animal, incluidos los seres humanos. Para tener una idea de la potencia de la que son capaces, podemos decir que el cuerpo humano solo puede soportar entre 220-250 voltios. Por todo esto, la anguila es el generador vivo de bioelectricidad más potente de la naturaleza.

5. La hembra puede poner hasta 17 000 huevos

Se reproducen durante la temporada seca. El macho construye un nido con su saliva en un lugar escondido para librarlo de posibles ataques de intrusos, y la hembra puede depositar hasta 17 000 huevos. El cuidado de las crías se reparte entre los dos.

6. Atacan en grupo

Aunque se creía que eran animales solitarios, un equipo de investigadores descubrió que se comunican entre sí para atacar y electrocutar en grupo a sus víctimas. Si ya una anguila eléctrica puede ser letal, no hay modo de que alguien sobreviva a un ataque grupal. Este descubrimiento vuelve a estas criaturas mucho más peligrosas de lo que se pensaba.

7. Los machos pueden vivir hasta 15 años, y las hembras, hasta 22

Los machos en cautiverio viven entre 10 y 15 años; las hembras, entre 12 y 22. No hay registros de cuánto vive una anguila eléctrica en la naturaleza.

8. Son animales lentos

Su forma quizás nos hace pensar que son nadadoras veloces. Hasta podríamos llegar a creer que la electricidad les permite aumentar la velocidad de su desplazamiento. Pero no es así. En realidad, las anguilas eléctricas nadan con más lentitud que la mayoría de los peces. Alcanzan una velocidad aproximada de 8 km/h.

9. No tienen depredadores

Ser un animal de alto voltaje tiene sus ventajas. Una de ellas (quizás la más importante) es que nadie se atreverá a tocarlo. El riesgo es demasiado grande. Los caimanes, las pirañas y los cocodrilos suelen comer anguilas eléctricas, pero solo una vez que están muertas.

Bono: una anguila ilumina un árbol de Navidad con sus descargas

En el Tennessee Aquarium, en EE. UU., se realizó un experimento: en el tanque de la anguila eléctrica se colocaron sensores que permitían detectar la descarga provocada por el animal. Estos estaban, a su vez, conectados a las luces de un árbol navideño. Por lo tanto, cuando la anguila producía una descarga, la intensidad de la misma correspondía al brillo de las luces del árbol. De ese modo, los visitantes podían apreciar la potencia liberada por la anguila.

¿Puedes nombrar un animal que te resulte más extraño que las anguilas eléctricas? ¿Quién te parece más temible? ¿Una anguila eléctrica, un tiburón o una piraña? Cuéntanos en los comentarios.